“Francia no es un objetivo excepcional del terrorismo yihadista”

Yan St Pierre, experto en yihadismo en el Modern Security Consulting Group (Mosecon), analiza el histórico macrojuicio por los atentados terroristas de 2015

Policías franceses aseguran el Palacio de Justicia antes de la llegada del convoy que transporta a Salah Abdeslam y otros miembros del comando
Policías franceses aseguran el Palacio de Justicia antes de la llegada del convoy que transporta a Salah Abdeslam y otros miembros del comando FOTO: CHRISTOPHE PETIT TESSON EFE

El terrorismo yihadista vuelve a las portadas de los medios de comunicación en Francia con el inicio del macro juicio por los atentados de París de 2015en los que 130 personas murieron en una sucesión de ataques en la sala de conciertos Bataclan, en varios restaurantes de la capital y en el estadio nacional de fútbol. Seis años después, las víctimas esperan justicia y respuestas a algunas de las preguntas que aún no tienen. Yan St-Pierre, experto en yihadismo en el Modern Security Consulting Group (Mosecon), asegura que Francia no es objetivo excepcional del yihadismo pese a ser el país europeo que más ataques ha sufrido en los últimos cinco años.

-Francia es el país europeo que más ataques yihadistas ha sufrido después de 2015. ¿Por qué Francia es el objetivo del yihadismo?

-Francia, lamentablemente, no es la única que ha sufrido numerosos ataques terroristas después de noviembre de 2015. Reino Unido, Alemania, Bélgica, España y otros también han sufrido múltiples ataques terroristas en los últimos años y siguen siendo objetivos habituales de los terroristas. Pero debido a lo que sucedió en 2015 y 2016, el ataque en Niza, y las respuestas posteriores, Francia parece sobresalir, pero no es un objetivo excepcional. El desafío para frenar las tendencias del terrorismo es que, lamentablemente, los terroristas siempre tienen la ventaja porque son los agresores y los servicios de seguridad deben alcanzarlos. Por lo tanto, una vez que se ataca, las fuerzas del orden se adaptan a lo que sucede mientras que los terroristas ya buscan su próxima ventaja. Además, muchas de las medidas promulgadas para frenar estas dinámicas son de naturaleza represiva, mientras que el proceso que fomenta la radicalización y el terrorismo es dinámico, personal y está catalizado por una variedad de elementos que están fuera del alcance de la aplicación de la ley.

-¿Cuáles son sus expectativas sobre el histórico juicio por los atentados de París de 2015 que dejaron 130 muertos?

-No espero que descubramos nuevos detalles importantes, pero mi enfoque para este juicio está en las víctimas y quizás algunas de ellas obtengan respuestas a las numerosas preguntas que tienen desde hace seis años. Por lo tanto, las preguntas principales para mí son: ¿proporcionará a las víctimas un sentido de justicia? ¿podrán cerrar las heridas? Mi esperanza es que lo haga parcialmente.

¿Podría la victoria de los talibanes en Afganistán alimentar una nueva ola de ataques yihadistas en Europa?

Como ya podemos observar desde la toma de Kabul por los talibanes, muchas organizaciones terroristas de todo el mundo, ya sean afiliadas a Al Qaeda, grupos de chats extremistas y, en algunos casos, grupos de extrema derecha, han elogiado el éxito de los talibanes y lo han promovido como un éxito que hay que emular. Aunque todavía es demasiado pronto para medir cómo esta inspiración se traduce en apoyo real, financiero, operativo o de otro tipo, los casos anteriores en los que las organizaciones extremistas se beneficiaron de una situación de éxito muestran que el triunfo proporcionó un impulso en el reclutamiento de más combatientes y en el apoyo recibido, lo que significa recursos adicionales para grupos extremistas y capacidades operativas mejoradas. Sin embargo, la posible cooperación entre los talibanes y EE UU para luchar contra el terrorismo del ISIS-K podría contribuir a mitigar el impacto del éxito integrista en los círculos extremistas.