España

“Aunque nos fijemos en China, Rusia es la principal amenaza de Occidente”

La presidenta de la subcomisión de Seguridad y Defensa en el Parlamento Europeo, Nathalie Loiseau, y Shabeer Ahmadi, periodista y refugiado afgano en España, han comparecido junto a la investigadora Carlota García en el seminario sobre el futuro de la Política Europea de seguridad y defensa y la crisis de Afganistán

Afganistán y el acuerdo Aukus firmado por Estados Unidos, Australia y Reino Unido no suponen una “puñalada en la relación trasatlántica”.
Afganistán y el acuerdo Aukus firmado por Estados Unidos, Australia y Reino Unido no suponen una “puñalada en la relación trasatlántica”. FOTO: Shamil Zhumatov AP

Esta mañana, ha tenido lugar el seminario sobre el futuro de la Política Europea de seguridad y defensa y la crisis de Afganistán en la Oficina del Parlamento Europeo de Madrid. En ella, han intervenido Carlota García Encina, investigadora principal de Estados Unidos y relaciones transatlánticas del Real Instituto Elcano, Nathalie Loiseau, presidenta de la Subcomisión de Seguridad y Defensa del Parlamento Europeo, y además, el ex-director adjunto de informativos en la televisión afgana Tolo News, Shabeer Ahmadi, el cual se encuentra refugiado actualmente en España.

La primera en intervenir fue Carlota García, la cual habló sobre la crisis de Afganistán y las consecuencias para las relaciones transatlánticas. Esta se mostró tajante en decir que Afganistán y el acuerdo Aukus firmado por Estados Unidos, Australia y Reino Unido, no suponen una “puñalada en la relación trasatlántica”. Así, aseguró que el presidente estadounidense, Joe Biden, busca un compromiso con los países europeos, y en especial “una Unión Europea más autónoma y más capaz, en términos de geopolítica, ante la amenaza de Rusia y China”, debido al proceso de ajuste estratégico en el que se encuentra actualmente el país norteamericano -Afganistán es parte de este proceso- algo que “tendrá que tener en cuenta la UE”.

García matizó que el mundo cambia constantemente, así como tanto Rusia como China influyen en las relaciones transatlánticas. Biden está buscando una Administración “más amable”, cerrando así la etapa del anterior presidente, Donald Trump, y busca el compromiso de la UE, la cual ha perdido centralidad estratégica. Por ello, no quieren que se desplieguen más fuerzas, solo con la intención de hacerlo cuando estén en juego los intereses estadounidenses. Aun así, afirma García, que no necesitarán fuerza militar, sino “compromiso, económicas y ayudas, algo que tres países están entorpeciendo: Reino Unido, Turquía e Italia, este último miembro de la Unión Europea”.

Tras su intervención, fue el turno de la presidenta de la subcomisión de Seguridad, Nathalie Loiseau. Esta recalcó los cambios en la situación geopolítica, como la crisis del coronavirus, que ha afectado a la salud de los “compatriotas europeos”, y en especial ahora la crisis de Afganistán. “Hemos tenido que evacuar a nuestros propios ciudadanos no hemos podido hacerlo de forma autónoma. Para entender la crisis de Afganistán, hay que hacer balance de 20 años de presencia en Afganistán, y en el que Occidente no ha sido capaz de construir un Estado”, dice.

En cuanto al acuerdo Aukus, afirma que la UE no fue informada (de ahí el enfado de Francia) y han sido puestos al margen. Estados Unidos establece que no quieren ser los cuidadores del mundo, por lo que Europa no debe depender del gobierno estadounidense.

Así, “tenemos que examinar los instrumentos en seguridad y defensa, tales como Cooperacón, Fondo Europeo de Defensa e instrumento de paz”. Además, los miembros de la Unión Europea, deben tener “coherencia, ir de la mano”, entre sus propuestas.

El último en intervenir fue Shaaber Ahmadi, el periodista afgano refugiado en España. Cuando fue evacuado a principios de agosto, vino junto a parte de su familia, su madre y su hermano. Su padre, sin embargo, se quedó en el país. Ahora está refugiado en Huesca, y asegura, en sus declaraciones -que aprovechó para hablar de su situación actual y hacer un llamamiento a la Unión Europea sobre la situación afgana- que el país vive una “etapa de incertidumbre y depresión, porque no saben qué va a pasar sobre su futuro y los talibanes han impuesto un régimen del terror en el que la gente es acosada, detenida e incluso investigan sus teléfonos móviles, así como las mujeres han perdido parte de sus derechos”. “Y todo esto no le importó al anterior presidente (Ghani), que se fugó y dejó a su pueblo a merced de los talibanes”.

Pide que se decida cómo avanzar con Afganistán y hablar con os países que los apoyan (Rusia, China, Irán y, en especial, Pakistán) para poner una resistencia y crecer como país: “No una guerra, que llevamos 40 años y estamos cansados, sino presión diplomática y enviar ayuda al pueblo, pero no a los talibanes”.

Después del turno de Loiseau, García y Ahmadi fue el turno de las preguntas. “Frente a los desafíos de China, Rusia, al margen de Estados Unidos, debemos saber defender nuestros intereses. Hay intereses comunes, con matices que pueden ser diferentes, pero debemos coordinarnos”, decía la presidenta de la subcomisión. Ella hace hincapié en que, aunque sea China la más mencionada, la primera amenaza es Rusia”. “Parece que hemos olvidado la crisis de Crimea”, añade. Así, menciona que tanto Rusia como China intentan que Hungría, con el gobierno de Orban muy crítico con la política europea, “intenta boicotear las cosas”.

“El mensaje es claro: luchas contra los yihadistas”, trasmite García, afianzando que la victoria “es de China, que no ha invertido ni un dólar, mientras nosotros hemos invertido una élite corrupta”. Por último, Ahmadi sugiere “ayudar a los afganos y afganas del régimen de los talibanes”.