África

La oposición sudanesa preparan una gran manifestación contra los golpistas

Los jóvenes denuncian que los militares les han robado su sueño democrático

Manifestantes protestan en Jartum contra el golpe militar
Manifestantes protestan en Jartum contra el golpe militar FOTO: Marwan Ali AP

Sudán se prepara para una gran manifestación convocada para este sábado, en las calles de la capital en protesta por el golpe de Estado militar perpetrado a principios de esta semana, mientras diferentes organizaciones piden a los uniformados evitar el uso excesivo de la fuerza contra los ciudadanos.

Desde el pasado 25, día en el que el líder militar sudanés, Abdelfatah al Burhan, perpetró un golpe de Estado en el que arrestó al depuesto primer ministro, Abdalá Hamdok, los diferentes grupos opositores están echando un pulso a las fuerzas de seguridad para devolver al país el Gobierno civil, que ha sido disuelto.

Islam Omar, un funcionario gubernamental de 35 años, dijo a Efe que saldrá en las manifestaciones “para condenar al golpe de Estado”, ya que la asonada “ha secuestrado mis sueños y ha suspendido la transición democrática y el Gobierno civil”.

Diferentes grupos opositores han llamado desde el día 25 a que los “hijos de la revolución”, en referencia a los movimientos populares que derrocaron al dictador Omar al Bashir, que ostentó el poder durante tres décadas en el país hasta abril de 2019, salgan a las calles para manifestarse, pero la convocatoria de mañana puede ser diferente.

“Las protestas de mañana no van a derribar a las autoridades militares, sino que mostrarán a la comunidad Internacional el rechazo popular a estas medidas tomadas por Al Burhan”, dijo Omar, y añadió que “los jóvenes continuarán en la resistencia que será pacífica, incluso si dura 10 años”.

Por otro lado, Ibrahim Mustafa, un estudiante universitario de 22 años, afirmó a Efe que su intención es la de “movilizar a toda la calle” contra las decisiones tomadas por Al Burhan, sin que exista la posibilidad de suspender las manifestaciones. “Hemos conseguido nuestra libertad tras 30 años de Al Bashir y no vamos a dejar de lado ahora nuestra libertad”, sentenció.

Al Burhan disolvió el pasado lunes los órganos creados para el periodo de transición iniciado tras el derrocamiento de Al Bashir y declaró el estado de emergencia en todo el país, aunque un día después prometió que volvería a restablecerlos.

Este golpe se dio tras críticas cruzadas entre el estamento militar y los partidos políticos, cuya convivencia en el proceso de transición había sido tensa desde el inicio, y el aumento de la tensión después de una presunta intentona golpista hace un mes que el Gobierno atribuyó a “remanentes” del régimen de Al Bashir de “dentro y fuera de las Fuerzas Armadas”, algo que enfureció a los uniformados.

El representante especial de la ONU en Sudán, Volker Perthes, pidió hoy a los militares y las fuerzas de seguridad sudanesas que respeten el derecho de los manifestantes y eviten el uso excesivo de la fuerza en las grandes protestas convocadas para mañana.

En un vídeo publicado en la cuenta oficial de Twitter de la misión de la ONU en Sudán, Perthes reiteró su llamada a “los militares y las fuerzas de seguridad a que respeten el derecho de los manifestantes y eviten el uso excesivo de la fuerza” en las protestas de mañana en las calles de Jartum, así como que los manifestantes clamen sus demandas “de manera pacífica”.

El día de la asonada, los ciudadanos sudaneses salieron a protestar y resultó en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad que se saldaron con al menos 10 muertos por “tiroteos mortales”, denunció hoy Amnistía Internacional (AI).

Sudán ha vivido jornadas sangrientas en las protestas de los últimos años contra el régimen de Al Bashir, como la del 3 de junio de 2019, cuando las fuerzas de seguridad dispersaron brutalmente con fuego real y gas lacrimógeno una multitudinaria sentada en Jartum, matando a más de 100 personas e hiriendo al menos a 700, según AI.

Posible vuelta del “premier” depuesto

En un posible giro de lo acontecido esta última semana en el país africano, Al Burhan se plantearía la vuelta de Hamdok como primer ministro pese a haber sido depuesto, según informó hoy a Efe una fuente de la oficina del militar, que pidió el anonimato.

Al Burhan envió hoy a una persona de confianza a la residencia de Hamdok, de donde no sale tras ser liberado tan solo 24 horas después de su arresto, para consultarle si retomaría el cargo de primer ministro, aunque no se ha llegado hasta el momento a ningún resultado en las negociaciones.

El informante aseveró que existe una lista de tres candidatos para primer ministro en el caso de que Hamdok rechace volver a su puesto, mientras varios ministros que fueron detenidos el día del golpe continúan en paradero desconocido.