Asia

“Si estalla una guerra entre Estados Unidos y China, los americanos lo pasarán muy mal”

El profesor Kanishkan Sathasivam asegura que Pekín “ya ha tomado la decisión estratégica de que Taiwán debe reunificarse con el continente muy pronto usando cualquier medio disponible”

Buques de guerra chinos durante un despliegue en aguas del Mar del Sur de China este año
Buques de guerra chinos durante un despliegue en aguas del Mar del Sur de China este año

Kanishkan Sathasivam, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Salem State, en Estados Unidos, cree que China se encuentra en una encrucijada en relación al contencioso con Taiwán, la isla que Pekín reclama como parte de su territorio soberano. El analista considera que el gigante asiático ha tocado techo en su ritmo de crecimiento económico, así que cree que “el equilibrio estratégico de poder será cada vez menos favorable para China”. A su juicio, Pekín “tiene ahora una pequeña ventana para aprovechar su posición de fuerza actual” con una posible incursión sobre Taiwán. La otra alternativa, añade, es “arriesgarse a perder cualquier perspectiva de una operación militar exitosa para forzar la reunificación taiwanesa en el futuro”.

¿Qué posibilidades hay de que se produzca un conflicto militar abierto entre Pekín y Taiwán?

La probabilidad es alta y aumenta cada día. Pekín ya ha tomado la decisión estratégica de que Taiwán debe reunificarse con el continente muy pronto usando cualquier medio disponible. Pero es posible que aún no se haya tomado la decisión de usar la fuerza militar para lograr ese objetivo, aunque es muy probable que se tome pronto. Esto podría suceder dentro de unos meses o como máximo en un par de años a partir de ahora.

¿Cambiará la administración Biden el enfoque de Estados Unidos hacia Taiwán?

La Administración Biden está diciendo todas las cosas habituales que las administraciones estadounidenses han dicho en el pasado sobre este tema y sobre el compromiso de Estados Unidos con la defensa de Taiwán frente a una invasión china. Sus acciones hacia aliados regionales como Japón, Australia y Filipinas en el contexto de China también apoyan la continuación de la política estadounidense. Sin embargo, se preguntan si la implicación de EEUU es genuina o si es solo un compromiso sobre el papel que muestra debilidad hacia China en otras áreas temáticas como el comercio, Hong Kong y los derechos humanos.

¿Cuál es el principal objetivo de la estrategia asertiva de China con respecto a Taiwán?

Esta pregunta es la más importante de todas. El objetivo final de China aquí es obvio y está bien establecido: reunificar Taiwán con el continente. Y la parte china incluso tiene un marco temporal para que esto ocurra, que es el 100 aniversario del establecimiento de la República Popular China, en 2049. El tiempo es el factor clave para comprender lo que está pasando actualmente en el estrecho de Taiwán. Pekín ha creído hasta ahora que el tiempo está de su parte. Hasta ahora China pensaba que continuaría creciendo económicamente al tremendo ritmo que ha demostrado desde fines de la década de 1990, y este crecimiento económico continuaría impulsando su crecimiento político, diplomático y militar en el escenario mundial. Mientras tanto, Taiwán e incluso EEUU continuarán perdiendo peso durante las próximas dos décadas, lo que provocaría que el equilibrio estratégico entre China, por un lado, y Taiwán y EEUU por otro lado continúe cambiando a favor de Pekín. En este escenario, Taiwán no tendría más remedio que aceptar una unificación pacífica porque la parte Taiwán-Estados Unidos tendría la garantía de perder en cualquier guerra entre las dos partes.

Pero el PIB de China ha dejado de crecer al 10%. ¿Ha tocado techo?

Este año, China -y especialmente el propio presidente Xi Jinping- ha llegado a la conclusión, de una forma acertada, de que el tiempo ya no está de su lado. China ha alcanzado su punto máximo en su crecimiento económico y ahora se encamina hacia décadas de declive. Y con este declive vendrá inevitablemente también un declive diplomático y militar, y el equilibrio estratégico con respecto al lado de Taiwán y Estados Unidos comenzará a alejarse. Un artículo reciente en Foreign Affairs de Hal Brands y Michael Beckley describe y fundamenta muy bien este escenario, y yo mismo he dicho lo que dicen desde hace algún tiempo. China ya no tiene el tiempo a su favor, y cada mes y año que pasan hace que el equilibrio estratégico de poder sea cada vez menos favorable para China. Por lo tanto, Pekín tiene una pequeña ventana en este momento para aprovechar su fuerte posición actual para producir un resultado favorable con respecto a Taiwán, o arriesgarse a perder cualquier perspectiva de una operación militar exitosa para forzar la reunificación taiwanesa en el futuro. Pero iniciar una guerra entre las principales potencias es una apuesta extremadamente arriesgada, por lo que se encuentran en una situación clásica de trampa en la que están muy nerviosos por comenzar una guerra ahora, pero tampoco pueden permitirse esperar demasiado.

Entonces, ¿qué haces si eres el Gobierno chino en esta situación?

China lleva a cabo tácticas de presión, de miedo e intimidación (no solo militarmente sino también política, diplomática y económicamente) contra Taiwán con la esperanza desesperada de que la parte taiwanesa reaccione de forma exagerada dando un paso irresponsable, provocador o estúpido que justifique y legitime la acción militar china contra Taiwán. De esa manera, China puede argumentar ante la comunidad internacional que no es responsable de iniciar una guerra.

El Ejército Popular de Liberación de China está inmerso en un gran proceso de renovación. ¿Qué áreas militares y defensivas son las más avanzadas?

El reciente lanzamiento de misiles chinos fue claramente para un arma espacial, los expertos lo llaman un sistema de bombardeo orbital. Este es un sistema cuyas raíces se remontan a la década de 1960, cuando tanto la parte soviética como la estadounidense trabajaron en sistemas similares para la entrega de ojivas nucleares desde la órbita espacial. Sin embargo, ambas partes pusieron fin a su investigación sobre tales sistemas y firmaron un acuerdo de control de armas para no implementarlos nunca, ya que se los consideraba demasiado provocativos con respecto a la estabilidad nuclear entre las dos potencias. Pero en los últimos años, tanto China como Rusia han comenzado a buscar sistemas de armas basados en el espacio, principalmente destinados a la guerra antisatélite, pero también para otros fines, incluido este sistema chino de bombardeo orbital. Hay que tener en cuenta que hasta ahora no se ha detectado mucha capacidad aquí para usar este sistema en la guerra convencional. Sigue siendo algo que sólo será útil en el contexto de las ojivas nucleares.

¿En qué áreas de la tecnología militar están por delante de EEUU?

China, y en menor medida incluso Rusia, tienen algunas capacidades muy avanzadas en ciertas áreas de la guerra moderna, áreas elegidas específicamente por estos estados porque brindan beneficios y ventajas asimétricas sobre EEUU, lo cual incluye sistemas de armas nucleares en general, además de guerra espacial y cibernética, inteligencia artificial, computación cuántica, robótica (que incluye drones) y misiles hipersónicos. Y en varias de estas áreas tecnológicas, los chinos (y posiblemente también los rusos) están por delante de EEUU. Estados Unidos ha permitido que sus capacidades militares para la guerra convencional contra estados pares se desvanezca durante los últimos veinte años, ya que se ha centrado en áreas como como la guerra contra el terrorismo y la contrainsurgencia, junto con recortes presupuestarios de defensa, todo ello para facilitar un mayor gasto en programas nacionales. Ahora Estados Unidos está tratando de ponerse al día con retraso, y la pregunta es si Estados Unidos puede ponerse al día antes de que estalle una guerra, o si los chinos (y posiblemente los rusos) aprovecharán su ventaja mientras la tengan.

¿Cuál de las dos potencias se impondría si hubiera una guerra en Asia?

Mi análisis es que si estallara una guerra ahora entre EEUU y China, Estados Unidos lo pasará muy mal y sufrirá muchas pérdidas. Pero finalmente prevalecería o al menos podría devolver las cosas al status quo anterior a la guerra. Los chinos han gastado mucho dinero en tecnología, pero su personal militar está mal preparado y poco cualificado. Muchos de ellos son simplemente reclutas campesinos. Además, sus sistemas militares de alta tecnología tienen problemas de fabricación y un control de calidad deficiente que conduce a una baja disponibilidad y confiabilidad. Son el tipo de poder militar que puede producir una actuación militar espectacular en una sola batalla o en una guerra muy corta. Pero en una guerra prolongada, sus problemas de preparación, confiabilidad y capacitación se convertirán en factores importantes.