Los peores países para los fumadores: desde excesivas multas hasta prohibiciones de fumar en sus casas

La lucha contra el tabaco está siendo cada vez más real, con medidas más severas y objetivos que buscan que los cigarrillos pasen a la historia y que sean territorios “libres de humo”

Las estrategias contra el tabaco se han notado en una gran cantidad de países, que buscan que en los próximos años ya no se vendan cigarrillos ni haya fumadores
Las estrategias contra el tabaco se han notado en una gran cantidad de países, que buscan que en los próximos años ya no se vendan cigarrillos ni haya fumadores FOTO: Cristina Bejarano La Razón

La lucha contra el tabaco está siendo cada vez más real, con medidas más severas y objetivos que ya no solo buscan reducir el número de fumadores en los distintos territorios del mundo, sino también que los cigarrillos pasen a la historia y que sean países “libres de humo”. El último en sumarse ha sido Nueva Zelanda.

El Gobierno neozelandés quiere que en 2025 solo haya un 5% de fumadores neozelandeses con su nueva ley cuyo objetivo es lograr una “generación libre de tabaco” con medidas como la limitación de los establecimientos donde se puede vender cigarrillos o la reducción de la nicotina. La medida podría entrar en vigor en 2022, y la región, que ya fue una de las primeras en prohibir fumar en los bares, prohibirá fumar en 2026 con 18 años. Con esta ley, se calcula que en los próximos años bajen de 8.000 establecimientos donde se vende tabaco a unos 500, reduciendo drásticamente la ingesta de tabaco hasta que no está permitido.

Son muchos los países que están poniendo limitaciones al tabaquismo. Según la Organización Mundial de la Salud, más de 78 países tienen una ley contra el tabaco, tal y como indica uno de sus últimos informes sobre leyes antitabaco. En el caso de España, el 19,7% de la población española es fumadora, una cifra por encima de la media de la Unión Europea, que está en un 18,4% de la población. China es el país que más población fumadora tiene en el mundo. No obstante, la tasa de población fumadora más alta la tiene Kiribati, en la zona centro oeste del Pacífico, por encima de Montenegro o Grecia.

Así, Nueva Zelanda se convierte en el segundo país más restrictivo del mundo con el tabaco, solo por detrás de Bután. En Este país, directamente, está prohibida la venta de tabaco desde 2006, y se estableció un impuesto del 100% sobre los cigarrillos importados para el consumo privado. Las multas van a partir de los 225 dólares, cifra muy excesiva teniendo en cuenta que el ingreso mensual promedio de este pequeño reino es de 16 dólares.

Australia también está haciendo cada vez más dura su ley antitabaco. Aquí, quienes tiren colillas al suelo se enfrentan a multas de entre 330 y 660 dólares, y también está prohibido fumar, además de serlo en espacios públicos, en algunas de sus zonas comerciales. En Reino Unido tienen como objetivo que no haya fumadores para 2030. El país británico podría convertirse en el primero en recetar cigarrillos electrónico, como una de sus medidas para que la población deje de fumar.

Bélgica es uno de los países con leyes cada vez más estrictas. Ya no solo mantiene la prohibición de fumar en restaurantes, bares o cafeterías, sino también se incluye en establecimientos en los que se venden bebidas, tales como los salones de juego, o en otros lugares públicos como la recepción de un hotel. En 2020, Bruselas anunciaría que aquellos que tiraran colillas al suelo, serían multados con cifras desde los 200 euros.

Estados Unidos es otro de los peores lugares para los fumadores a día de hoy. Desde 1964, el país está en continua lucha contra el tabaquismo, con leyes cada vez más severas. Por ejemplo, San Francisco (California) decidió prohibir a sus vecinos fumar tabaco en casa si viven en edificios de tres o más apartamentos para evitar los efectos del humo en terceros, una medida ya presente en varias ciudades estadounidenses. Además, más de la mitad de los estados norteamericanos ya implementaron la prohibición de fumar en lugares públicos, o en sitios como Nueva York, se venden cigarrillos a precios muy elevados, la edad para comprar el producto es a los 21 años y hasta se han prohibido los cigarros electrónicos en sitios públicos.

Las estrategias contra el tabaco se han notado en una gran cantidad de países, sobre todo en Brasil, uno de los territorios más críticos contra el tabaco. Asimismo, solo en este país y en Turquía se implementaron integralmente todas las medidas (firmadas por 182 países) que incluían zonas libres de humo, advertencia en las cajetillas, elevar los impuestos y prohibir la publicidad y promoción del tabaco, según el estudio GBD.