Internacional

Antivacunas asaltan el Parlamento de Canadá y colapsan el país como protesta por las restricciones contra el coronavirus

El primer ministro, Justin Trudeau, que dio positivo en covid-19, se encuentra “escondido en un lugar seguro”

Anti-COVID-19 vaccine mandate demonstrators gather as a truck convoy blocks the highway at the busy U.S. border crossing in Coutts, Alberta, Canada, Monday, Jan. 31, 2022. (Jeff McIntosh/The Canadian Press via AP)
Anti-COVID-19 vaccine mandate demonstrators gather as a truck convoy blocks the highway at the busy U.S. border crossing in Coutts, Alberta, Canada, Monday, Jan. 31, 2022. (Jeff McIntosh/The Canadian Press via AP) FOTO: Jeff McIntosh AP

El primer ministro Justin Trudeau anunció el lunes que ha dado positivo en la prueba de covid-19, pero que “se encuentra bien” y seguirá trabajando a distancia desde su casa.

Trudeau dijo que dos de sus hijos tienen covid-19 y una prueba realizada el lunes reveló que él también está infectado. Y aprovechó una rueda de prensa virtual televisada para denunciar a los manifestantes antivacunas que llenaron Ottawa para quejarse de las restricciones del coronavirus.

“Los canadienses se vieron sorprendidos y francamente asqueados por el comportamiento de algunas personas en la capital de nuestra nación”, dijo Trudeau. “Quiero ser claro. No nos sentimos intimidados por quienes lanzan insultos e improperios contra los pequeños comercios y roban a los indigentes. No cederemos ante quienes enarbolan banderas racistas. No cederemos ante quienes practican el vandalismo o deshonran la memoria de nuestros veteranos”.

Algunos manifestantes se desplazaron en convoyes de camiones y aparcaron en las calles que rodean la colina del Parlamento, bloqueando el tráfico, y un número menor pero significativo permaneció el lunes.

Muchos canadienses se sintieron indignados por las imágenes del fin de semana de algunos manifestantes orinando en el Monumento Nacional a la Guerra y bailando sobre la Tumba del Soldado Desconocido, mientras que otros llevaban carteles y banderas con esvásticas.

Muchos se negaron a llevar máscaras en hoteles, centros comerciales y tiendas de comestibles, y un albergue para personas sin hogar informó de que los manifestantes le habían exigido que les diera de comer.

Canadá tiene una de las tasas de vacunación más altas del mundo contra el coronavirus, vacunas que están diseñadas principalmente para evitar que los infectados caigan gravemente enfermos.

Los organizadores de la protesta han pedido que se eliminen todas las restricciones y los mandatos de vacunación del coronavirus y que se destituya a Trudeau, aunque él es responsable de muy pocas de las restricciones, la mayoría de las cuales fueron puestas en marcha por los gobiernos provinciales.

El departamento de policía de Ottawa ha dicho que está investigando posibles cargos criminales por algunas acciones durante las protestas.

“A los responsables de este comportamiento, hay que ponerles fin. A todos los que se unieron a la caravana, pero que con razón se sienten incómodos con el símbolo del odio y la división que se exhibe, únanse a sus compatriotas, sean valientes y hablen. No apoyéis la intolerancia y el odio”, dijo Trudeau.

Algunos protestaban contra una norma que entró en vigor el 15 de enero y que exige a los camioneros que entran en Canadá estar totalmente inmunizados contra el coronavirus. Estados Unidos ha impuesto el mismo requisito a los camioneros que entran en ese país, por lo que suprimirlo en Canadá no supondría mucha diferencia.

Algunos legisladores conservadores de la oposición sirvieron café a los manifestantes y la líder del partido conservador, Erin O’Toole, se reunió con algunos camioneros que protestaban. La manifestación también atrajo el apoyo del ex presidente estadounidense Donald Trump.