MENÚ
viernes 23 agosto 2019
20:20
Actualizado

Bagdhadi: Todo contra todos

  • Bagdhadi: Todo contra todos

Tiempo de lectura 4 min.

25 de mayo de 2019. 01:42h

Comentada
J.M.Zuloaga 25/5/2019

Con todo y contra todos los que se opongan al “califato”. Abu Bark Bagdhadi, el cabecilla de Daesh, cree que la historia tiene para él un lugar privilegiado entre los grandes hombres, cuando en realidad, por la trayectoria que sigue, puede que termine en la galería de los horrores, junto con otros sanguinarios personajes.

El último número de su revista “Al Naba”, el 183, incluye un editorial en el que deja claro que no va a caer en los “errores” cometidos por otros: “el Islam y su gente han dado su vida en la lucha contra sus enemigos, pero, luego, el fruto de su jihad (lucha) ha ido a manos de otros, como sucedió anteriormente en muchos frentes, como Bosnia, Afganistán (se debe referir a la expulsión de los rusos) etcétera”.

Por ello, deja claro que los ataques del Estado Islámico contra América y sus aliados no se detendrán “hasta que Dios gobierne sobre ellos”. Y que lo mismo hará “con los chiítas de todo el mundo, encabezados por los tiranos de Irán y sus seguidores”.

Bagdhadi marca diferencias con Al Qaeda, que ha hecho de los Estados Unidos su objetivo preferente, la teoría del "único enemigo" en el que estaban obcecados. “Lucharon con América y los regímenes cercanos, explotaron su capacidad para extorsionarlos y miembros de sus familias fueron capturados después la invasión estadounidense de Khorasán (Afganistán) para ampliar su hegemonía en este país e Irak”.

Frente a este escenario, está el planteado por Daesh que, aunque ha perdido los territorios conquistados, ha logrado, según ellos, por la vía del cansancio y los elevados costes económicos, la retirada de los Estados Unidos de Irak. “Dios guió a los muyahidines temprano para descubrir este esquema malicioso. Desde entonces, nuestra jihad apunta a todos los elementos posibles del poder de Irán, en Irak y por encima de ellos. Y han hecho de éste uno de sus objetivos más importantes. Han estigmatizado todas las recomendaciones”.

Bagdhadi: Todo contra todos

Recuerda que algunas de las “objeciones provenían de los príncipes de Al-Qaeda y los malos científicos que están cerca de ellos, exigiéndoles que dejen de luchar contra los chiítas. Con el pretexto de luchar a tiempo completo contra los cruzados (cristianos),que, de hecho, era la esperanza de algunos de ellos para hacer valer su teoría”. Según “Al Naba”, han fracasado y lo único que han logrado es que los talibanes afganos de Al Qaeda hayan mejorado sus relaciones con Irán.

Sobre el conflicto que enfrenta en la actualidad a los Estados Unidos con Irán, Daesh cree que no se llegará a las armas sino que ambas partes tratarán de mejorar sus posiciones negociadoras. “El conflicto entre los infieles en Irán y los Estados Unidos es antiguo, e Irán se ha beneficiado de la lucha de los muyahidines. Con Estados Unidos a su favor, especialmente con la insistencia de los príncipes de al-Qaeda en la teoría del "único enemigo" en el que estaban confinados”. En definitiva, el Estado Islámico ve el asunto como un conflicto entre “infieles”, en el que algo ocultan ambas partes.

El mensaje está claro. Daesh va a seguir luchando con todo lo que pueda para lograr su ansiado “califato mundial”. Para ello va a luchar con todos los medios, contra todo el que se ponga delante. Su “califa” no va entrar en teorizaciones geopolíticas; sencillamente, las desprecia. La gravedad de la amenaza, (conferencias, declaraciones, documentos...aparte), requiere una respuesta global, porque, parafraseando lo que tantas veces se ha repetido, un día serán los cristianos, otro los chiítas, otro los africanos, otro los europeos....

Últimas noticias