MENÚ
domingo 18 noviembre 2018
00:04
Actualizado
  • 1

El régimen busca en Turquía a un aliado frente a Washington

Beirut.

Tiempo de lectura 4 min.

30 de agosto de 2018. 03:02h

Comentada
E. Bonet.  Beirut. 30/8/2018

Pese a la crisis interna que amenaza al Gobierno, el régimen iraní se muestra, sin embargo, inflexible en su intención de fortalecerse como potencia regional pese a las amenazas de Estados Unidos y su gran aliado Israel. Ayer mismo, el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, realizaba una visita no anunciada a Ankara, donde fue recibido por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Zarif llegó sobre las 14.30 GMT a la sede central del partido Justicia y Desarrollo (AKP) en Ankara, donde acababa de terminar una reunión de esta fuerza política islamista que gobierna Turquía desde 2002, y donde fue recibido por Erdogan.

El titular turco de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, señaló a la Prensa, antes de participar en el encuentro, que en la entrevista se iban a abordar tanto las relaciones bilaterales como el conflicto en Siria, en el que Ankara y Teherán apoyan bandos enfrentados. «Nuestras noticias siempre son buenas. ¿Qué esperamos de la conversación? Esperamos resultados. Hablaremos. Están las relaciones bilaterales. Está Siria», dijo Çavusoglu.

El próximo 7 de septiembre, Erdogan, su homólogo ruso, Vladimir Putin, y el presidente de Irán, Hasan Rohani, celebrarán una cumbre trilateral en Teherán dedicada al conflicto sirio. La prensa turca ha señalado que Irán y Rusia, que respaldan al régimen de Bachar al Asad, intentarán allanar el camino para que las fuerzas gubernamentales sirias retomen la provincia de Idlib, la única gran zona aún en manos de los rebeldes. Ankara, por su parte, teme que esta operación desencadene una nueva oleada de refugiados que intenten ponerse a salvo en Turquía, informa Efe.

Tras el encuentro, el ministro iraní acusó a Estados Unidos de acosar incluso a sus aliados, en alusión a la crisis económica desatada en Turquía por las sanciones dictadas por el Gobierno de Donald Trump para conseguir la liberación del pastor norteamericano Andrew Brunson. «Los estadounidenses han demostrado que no tienen límites ni fronteras ejerciendo presión y usando la fuerza contra otros, incluso contra sus propios aliados», dijo Zarif. Por ello, continuó el jefe de la diplomacia iraní, «Turquía y algunos socios europeos han llegado a la conclusión de que Estados Unidos no es un aliado fiable».

Coincidiendo con este encuentro, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, insistió ayer en que su país «sigue trabajando para evitar el afianzamiento militar iraní en Siria» y aseguró que «el Ejército israelí seguirá tomando medidas firmes y decididas contra los intentos de Irán de estacionar fuerzas y sistemas avanzados de armamentos en Siria. Ningún acuerdo entre Siria e Irán nos detendrá, ni ninguna amenaza», dijo en un centro de investigación nuclear del desierto del Néguev. Israel «trabaja para evitar el afianzamiento militar», «no desistirá de ese objetivo» y en el ámbito diplomático, seguirá «poniendo presión sobre el peligroso, extremista régimen en Irán», insistió el jefe de Gobierno israelí.

Últimas noticias