Internacional

Zelenski ruega a la UE que admita a Ucrania: “Sin ustedes, estaremos solos”

Ayer el país pidió su ingreso en el club comunitario, pero las capitales están divididas

Con una simple chaqueta caqui militar, en una sala desierta acompañado tan sólo por la bandera de su país y en un lugar desconocido ya que su vida corre peligro. El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha comparecido hoy por videoconferencia ante el pleno del Parlamento Europeo, un día después de que su país haya pedido ingresar en el club comunitario. Él mismo ha reconocido lo improvisado de su discurso, porque ante la magnitud de los acontecimientos, cualquier papel queda obsoleto. “Para algunos puede ser un mal día. Para muchos de nosotros puede ser el último”, ha asegurado.

El presidente de Ucrania ha aprovechado este momento histórico para recordar la petición de la antigua república soviética de formar parte del club europeo. “Estoy seguro de que como se dice en una expresión ucraniana la opción europea de Ucrania es nuestra opción, es aquello a lo que nos dirigimos”, ha señalado.

“Sin ustedes, Ucrania estará sola. Hemos demostrado nuestra fuerza, hemos demostrado que somos iguales que ustedes. Demuestren que están con nosotros, que no nos dejarán de lado”, ha implorado el mandatario del país, quién se ha negado a abandonar su patria, a pesar de que varios países se han ofrecido a otorgarle protección internacional.

El mandatario recordó que los ucranianos tan sólo quieren gozar de los mismos derechos que los europeos y que están pagando un “alto precio” por esta libertad. “Ayer fallecieron 16 niños y seguirán diciendo que están atacando infraestructuras militares. ¿Cómo pueden hablar de una intervención solo militar si mueren niños y jóvenes lanzando misiles? Dos misiles crucero impactaron el la plaza de la Libertad, en Járkov. Decenas de víctimas. Este es el precio de la libertad para nosotros”, denunció horas antes de que el Parlamento Europeo aprobase una resolución no vinculante en la que se pide a los Estados miembros la entrada de Ucrania en la Unión Europea. A pesar de que en los últimos días el club comunitario ha dado pasos inéditos, impensables hace tan sólo una semana, las capitales europeas están divididas sobre esta posibilidad.

La entrada en el club comunitario es un proceloso camino que puede durar años e incluso décadas, ya que obliga al país a una serie de reformas tanto económicas como institucionales o de lucha contra la corrupción, los denominados criterios de Copenhague. Mientras los países del Este han pedido la activación de un procedimiento express, nunca visto hasta el momento, algunas capitales como París – ya reticentes a la Ampliación de los Balcanes- piden cautela y Bélgica aboga por crear una relación especial con el país.

Como paso intermedio, también abre la posibilidad de otorgar el país el estatus de candidato, el primer paso para un posible adhesión futura y que permite el desembolso de algunos fondos europeos.

En una de sus discursos más vibrantes de su mandato, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se refirió ayer al ingreso de Ucrania en el club comunitario, sin dar demasiadas pistas sobre la opción elegida. “Hoy, la Unión Europea y Ucrania están más cercanas que nunca. Hay todavía un largo camino por delante. Tenemos que terminar esta guerra y deberíamos hablar sobre los próximos pasos. Pero estoy seguro: nadie en este hemiciclo puede dudar de que un pueblo que se levanta de manera tan valiente por nuestros valores pertenece a nuestra familia europea”, subrayó para después terminar su discurso con un: “larga vida a Europa y larga vida a una libre e independiente Ucrania”.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, llamó a los europeos a estar a “la altura del momento”, aunque también reconoció que otorgar al país el estatus de país candidato es un “tema complicado”.

Para la presidenta de la Eurocámara, “el mensaje que envía Europa es claro: resistiremos , no miraremos hacia otro lado cuando hay gente en las calles luchando por nuestros valores contra la masiva maquinaria de guerra de Putin”.

Los presidentes de las tres instituciones europeas coincidieron en su discurso en que la UE se encuentra ante una encrucijada histórica que marcará el futuro del club. A pesar de las dudas iniciales, los Veintisiete han impuesto un paquete de sanciones sin precedente en su Historia, han roto el tabú de financiar con dinero común el armamento para auxiliar al ejército ucraniano y también podrán en marcha un sistema de protección inmediata para todos los desplazados que están huyendo del país e instalándose en los países fronterizos.