Internacional

Los rostros de la resistencia ucraniana: hacer lo posible para resistir la cruel invasión de Rusia

Cada ciudadano es una pieza del engranaje nacional para preservar su independencia frente a la invasión rusa

Rostros de la resistencia ucraniana
Rostros de la resistencia ucraniana FOTO: La Razón La Razón

La invasión rusa de Ucrania ha cambiado para siempre la vida de más de 40 millones de ucranianos. Muchos se sintieron conmocionados por la decisión sin fundamento de Rusia de iniciar la guerra. Sin embargo, la resolución de hacer todo lo posible para resistir el cruel ataque pronto se hizo cargo. Soldados, voluntarios, políticos y civiles que simplemente están tratando de hacer su trabajo cotidiano, cada uno tiene su papel que jugar en el gigantesco esfuerzo que el país está haciendo para preservar su independencia y evitar convertirse en una masa gris y sin sangre bajo el yugo del dictador cínico. Parece como si estas personas estuvieran tratando de compensar con su coraje y amabilidad la erupción del mal que esta guerra desató. Aquí hay historias de algunos de ellos.

Lesya Ganzha (Kiev)

La activista de derechos humanos Lesya
La activista de derechos humanos Lesya FOTO: LA RAZÓN LA RAZÓN

Antes de que comenzara la invasión, Lesya era una activista de derechos humanos, así como una ávida navegante. Una de las primeras cosas que hizo cuando empezó la guerra fue ir al centro de reclutamiento militar y ofrecerse como voluntaria. Dice que tuvo mala suerte. La fila era demasiado larga y tenía que irse a casa.

En cambio, recurrió a hacer lo que creía que era lo más importante, entregar alimentos y suministros críticos a aquellos que no tenían a nadie más que los ayudara. En los primeros días de la guerra, cuando los saboteadores del enemigo invadían la ciudad y se temía un ataque inminente, la vida en Kiev se paralizó. Teniendo un coche y dispuesta a ayudar, Lesya sintió que no podía hacerse a un lado. Más tarde también ayudó a evacuar a la gente de los pueblos vecinos atacados por los rusos.

Mientras se entrena, comparte breves actualizaciones sobre su nueva vida. Al carecer de experiencia militar, dice que sus habilidades para disparar aún no son tan buenas. Los agujeros de bala, que se concentran alrededor del centro de su primer blanco de práctica de tiro, cuentan una historia diferente. Lesya dice que se necesitan una media de 250 000 balas para conseguir una muerte, ya que la mayoría de los soldados mueren a causa del fuego de artillería. Los soldados llaman a las balas “semilla” y las usan como medio de intercambio.

Reacciona con enojo a algunas ofertas desde Occidente de participar en una discusión con los rusos para encontrar la paz. Compara esto con una víctima de abuso a la que se le dice que haga las paces con el abusador y que haga lo que él le diga que haga. Para ella, la mayoría de los rusos son como los familiares del abusador que simplemente miran y no interfieren mientras repiten que “no es nuestra guerra”.

Lesya continúa trabajando en un sitio web con información sobre 126 mujeres bielorrusas que han sido encarceladas después de protestar contra el fraude electoral de Alexander Lukashenko en las presidenciales de agosto de 2020.

Oleg Baturin, periodista (Kajovka)

El escritor y periodista Oleg Baturin
El escritor y periodista Oleg Baturin FOTO: L A LA RAZÓN

Oleg Baturin, activista y periodista de Kajovka, fue una de las primeras personas secuestradas por los rusos en la región ocupada de Jersón, en el sur. Unos uniformados lo capturaron cuando estaba en la calle y lo subieron a un microbús. Adentro, tenía que acostarse boca abajo, mientras los hombres ponían sus pies y las colillas de sus cigarros sobre su espalda y decían que lo matarían.

No lo habían hecho. Pero trataron de intimidarlo y golpearon a Oleg. No le dieron casi nada de comer y beber y no decían dónde estaba. Nunca expresaron demandas específicas ni explicaron por qué fue detenido. Como dijo Oleg en su primer mensaje después de ser liberado, claramente sabían quién era, querían romper, pisotearlo, mostrar que le sucederá a cada periodista.

Había muchas otras personas detenidas con Oleg, la mayoría de ellos soldados ucranianos veteranos o en servicio. Su trato fue mucho peor. Espera no volver a escuchar los gritos de dolor que escuchó allí nunca más en su vida.

Oleg dijo en una entrevista que sus captores parecían sorprendidos por una protesta que una vez claramente se oyó por la calle. Quejaban entre sí, “Hemos venido a liberarlos y están haciendo esas cosas”. Aún así, dijeron que “una vez que capturen Mikolaiv y Odesa, van a poner las cosas en orden.”

Oleg fue liberado después de 8 días de cautiverio. No pudo dormir las dos primeras noches en casa. Se ha estado sintiendo mejor desde entonces. Dice que el apoyo de su familia, amigos e incluso de personas al azar que se enteraron de sus calvarios lo ha ayudado enormemente.

Su amigo, Serhiy Tsyhipa, que fue secuestrado el mismo día, sigue desaparecido. Oleg continúa activo en las redes sociales e informa sobre nuevos casos de secuestros. El miércoles escribió que los rusos secuestraron a un joven de 20 años cuando caminaba con su madre en Kajovka. Ella rogó a los rusos que lo dejaran ir. Pero fue en vano.

Olena, voluntaria

Olena nació, creció y vivió en Cherniguiv, una ciudad acogedora predominantemente de habla rusa cerca de la frontera con Bielorrusia. Una tragedia, provocada por la invasión rusa, se está desarrollando allí. Durante semanas, la ciudad ha estado bajo constantes bombardeos, con pocos alimentos, sin electricidad ni agua corriente.

Esta guerra tocó muy de cerca a la familia de Olena. Su padre resultó herido y fue encontrado en un hospital después de una semana de búsqueda. Su abuelo que vivía en el campo murió hace dos semanas. No pudo asistir a su funeral. La casa del abuelo fue dañada por un bombardeo poco después. Mientras está de duelo, Olena está feliz de que su abuelo no haya vivido para experimentar la pérdida de su hogar.

Pide no revelar su verdadero nombre. Grupos especiales de saboteadores están cazando y recopilando información sobre voluntarios y activistas.

Olena ayuda a recaudar fondos, comprar y enviar los artículos más necesarios tanto para los civiles como para los miembros de la defensa territorial de la ciudad. En una publicación reciente en una red social, informa que ha comprado un dron. Lo compara con la escoba Firebolt en Harry Potter. Volará alto y ayudará a atrapar soplones.

Ella dice que su voluntariado la ayuda a salir adelante. Como nunca antes siente que está en el lugar correcto. Sin embargo, anhela poder volver a casa.

Escribe que nunca quiso odiar a los rusos. Su padre habla ruso puro, ella creció escuchando música rusa. Pero nunca podrá volver a escucharlo. No confía en ellos, no quiere tener nada que ver con ellos. “Es como un reflejo. Una vez que hayas tocado un hierro candente, no querrás volver a tocarlo”.

Dice que los ucranianos son más libres ahora que nunca. Unidos, fuertes, decididos. “Porque tenemos razón. Estamos luchando por todo el bien del mundo. Definitivamente ganaremos”.