MENÚ
martes 23 julio 2019
22:18
Actualizado

Macri se apaga

  • El presidente argentino, Mauricio Macri aspira a la reelección en octubre para proseguir con sus reformas. El rescate del FMI y el apagón juegan en su contra
    El presidente argentino, Mauricio Macri aspira a la reelección en octubre para proseguir con sus reformas. El rescate del FMI y el apagón juegan en su contra

Tiempo de lectura 4 min.

23 de junio de 2019. 23:23h

Comentada
Ángel Sastre Buenos Aires. 23/6/2019

El histórico corte de luz que sufrió Argentina y que afectó a más de 50 millones de habitantes de Uruguay y Paraguay hace una semana ha supuesto un golpe bajo para las expectativas del presidente argentino Mauricio Macri. La defensa de sus reformas liberales frente al pasado corrupto del tándem de «Los Fernández» compuesto por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner ha caído en saco roto. El fallo masivo de la red eléctrica y los titubeos en la respuesta política han mermado las posibilidades de Macri para la reelección, aunque todavía queda «partido» hasta las elecciones de otoño.

Supuestamente el corte se debió a un fallo en el sistema de transporte del litoral, cuyas causas aún no han podido detallar de manera oficial. De hecho, el Gobierno argentino asegura que no habrá certezas hasta dentro de una semana, algo que tampoco tranquiliza a una sociedad cansada de aguantar el encarecimiento de la luz. El corte masivo afectó las operaciones de trenes, metro e incluso a las elecciones a gobernador en las provincias de Santa Fe, San Luis, Formosa y Tierra del Fuego. Un desastre sin paliativos.

Una semana después, el Gobierno aún no tiene un informe sobre las causas del traumático episodio que abre interrogantes sobre la sostenibilidad de un sistema energético que cuesta unos 9.500 millones de dólares [8.350 millones de euros] anuales. «Se siguen investigando las causas para determinar con precisión lo ocurrido, pero aún no tenemos información para brindar», dijo un portavoz de la secretaría de Energía.

¿La culpa es del sistema? Por ahora, la información que ha trascendido es que se identificaron cuatro fallos: dos inconvenientes en el sistema de transmisión y dos centrales que se subieron tarde al sistema, según indicaron las empresas Transener y Cammesa. ¿Error humano o fallo tecnológico? No se ha compartido esta información. Solo que este error implicó el apagado del sistema de alta tensión. A esto se sumó otro fallo en una obra que se está realizando para desplazar una torre de 120 metros de altura, que estaba sobre el río y se pretende llevar a tierra firme, y por ello, estaba fuera de servicio. Pasado el mediodía del domingo empezó la recuperación del sistema, de lo que pudo haber sido una catástrofe de haberse producido un día que no fuera festivo. Básicamente falló el sistema de seguridad automático y el resto cayó en efecto dominó.

Una de las principales beneficiadas con el suceso es Cristina Fernández de Kirchner quien acudirá como vicepresidenta a las comicios de octubre con Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete con su ex marido, el difunto Néstor Kirchner. Si bien durante su época «K» los cortes eran masivos sobre todo en verano cuando el consumo se disparaba –algunos barrios se quedaban hasta un mes si luz–, los porteños parecen haber olvidado las desgracias pasadas y culpan a la actual Administración. Por su parte, el Gobierno afirma que las subidas de las tarifas del gas y la luz –algunas treparon hasta un 1.300%– son utilizadas para que las empresas inviertan y mejoren las instalaciones obsoletas. El problema es que el precio aumenta pero la calidad de los servicios sigue siendo muy deficiente. Durante el anterior mandato el transporte y la energía estaban subvencionados. Ahora un billete de metro supera el euro por ejemplo, algo impagable para las clases más pobres que en Argentina ya superan el 34%. «Es verdad que el Gobierno ha invertido cifras récords en planes sociales y ha realizado algunas inversiones en infraestructuras pero la “megadeuda” contraída con el FMI no está siendo utilizada para tales fines, sino para contener el dólar que roza los 50 pesos. La subida del dólar es sinónimo de inflación en gran flagelo de un país en recesión», asegura Ariel Toribio, analista de la Universidad de Buenos Aires.

Argentina volvió al podio de los países con mayor inflación del mundo. En mayo alcanzó una interanual de 57,3% y superó al último registro de Sudán del Sur que, por el contrario, logró desacelerar su dinámica de precios a una de 56,1%. Así, el país tuvo un IPC sólo superado por Venezuela y Zimbabue. Básicamente Argentina se ha vuelto demasiado caro para los argentinos, un terreno que allana en camino al tándem electoral «Fernádez-Fernández», aunque todos dan por sentado que será Cristina de Kirchner quien manejará los hilos de la Casa Rosada.

Últimas noticias