MENÚ
domingo 21 julio 2019
22:47
Actualizado

Un "Rusiagate" a la italiana amenaza a Matteo Salvini

Un colaborador del líder de la Liga pidió 65 millones al Kremlin La Fiscalía de Milán investiga la grabación de una supuesta reunión en Moscú.

  • Matteo Salvini, en la Cámara italiana, negó ayer cualquier relación con el caso
    Matteo Salvini, en la Cámara italiana, negó ayer cualquier relación con el caso
Roma.

Tiempo de lectura 4 min.

12 de julio de 2019. 12:50h

Comentada
Ismael Monzón Roma. 12/7/2019

La conexión rusa persigue a la Liga del hoy ministro de Interior italiano Matteo Salvini desde hace años. Él siempre lo ha negado, pero la sentencia que condenó al partido a pagar 49 millones de euros por un desfalco de su fundador, Umberto Bossi, reactivó la teoría de la financiación desde Moscú. Ahora, a las investigaciones previas se añade un audio destapado por el portal estadounidense BuzzFeed, en el que supuestamente se escucha a uno de los hombres fuertes de la Liga negociar con seis emisarios del Kremlin un negocio de 65 millones de euros. La Fiscalía de Milán ya reaccionó ayer al mismo abriendo una investigación por posible corrupción internacional.

La reunión se habría producido en octubre de 2018, en el marco de la visita a Moscú de Salvini a Vladimir Putin, un líder por el que siempre ha mostrado admiración en público. Mientras, Gianluca Savoini, un hombre que pertenece a la Liga casi desde su fundación y que preside la fundación Lombardía-Rusia, se entrevistaba en el hotel Metropol de la capital rusa con los enviados de Putin. La forma de hacer llegar estos 65 millones al partido sería favorecer un acuerdo entre una compañía petrolera rusa y la italiana Eni. «¿Tenemos a Eni por parte italiana, cierto? Tenemos una compañía petrolera rusa por nuestra parte y dos sociedades en medio. Tú eres el banco y una empresa rusa firmará el contrato con el banco», dice un ruso. Eni ya ha anunciado que es todo falso y que tomará acciones legales.

En otro momento se escucha: «Es muy importante en este periodo histórico y geopolítico en el que Europa está cambiando. El próximo mayo son elecciones europeas. Queremos cambiar Europa, y una nueva Europa debe estar más cerca de Rusia, como antes». Pese a que la voz sería hipotéticamente suya, Saovini también ha negado esa conversación y dijo al diario «La Repubblica» que no se reconoce en la grabación.

Hace años que los partidos políticos en Italia dejaron de recibir fondos públicos. De modo que las fundaciones privadas son una de las vías para obtener financiación, ya que éstas sí pueden hacer donaciones y no resulta fácil rastrear la procedencia. En este caso, no hay constancia de que ese dinero acabara en las arcas de la Liga, aunque la versión coincide con una investigación realizada por el semanario «L’Espresso». La Liga consiguió prorratear el pago de los 49 millones que le impusieron de multa en cómodos plazos durante los próximos 60 años. Sin embargo, la ayuda rusa serviría para explicar cómo una formación que no tiene un euro en su caja se ha convertido en la mayor maquinaria política italiana.

El asunto se enredará ahora en el lento sistema judicial, aunque ya tiene consecuencias políticas relevantes. En primer lugar, porque aún se está definiendo el reparto de comisarios europeos y el nuevo consejo del BCE. Italia aspira a colocar a los suyos después de haber perdido poder en la nueva estructura comunitaria y un escándalo de este tipo con el Kremlin no ayudaría demasiado. Precisamente de esa conversación se extrae que la Liga necesitaba financiación con vistas a las elecciones europeas, porque Salvini sería el encargado de exportar el modelo de Putin a la UE. En todos estos años, Italia se ha mostrado contraria a las sanciones impuestas a Moscú.

El líder de la Liga ya ha respondido que no ha cogido «un rublo, un euro, un dólar o un litro de vodka de Rusia» y ha anunciado querellas contra los autores de la publicación. Mientras, el primer ministro, Giuseppe Conte, le echó ayer una mano a su vicepresidente al manifestar que mantiene «plena confianza en él». El día anterior, sus socios en el Ejecutivo, el Movimiento 5 Estrellas (M5E), habían mantenido una posición mucho más ambigua. «Cada vez que leo un episodio de este tipo, estoy más orgulloso del M5E», escribió en redes sociales su líder, Luigi Di Maio.

Mientras, la principal fuerza de oposición, el Partido Democrático (PD), anunció que pedirá la apertura de una comisión parlamentaria para investigar el caso. Una iniciativa que contará con el apoyo del M5E. Pero, hasta ahora, cualquier relación con Putin no ha penalizado electoralmente a Salvini.

Últimas noticias