¿Granitos sin sentido?: puede que tengas acné cosmético

Entrevistamos a una experta que resuelve todas nuestras dudas sobre este problema en la piel.

Acné cosmético
Acné cosméticoInstagramMaminat

Es probable que a lo largo de esta cuarentena hayas notado cambios en tu piel. Durante estos días, hemos tratado de no maquillarnos y de desarrollar una rutina de belleza adecuada. Nos hemos puesto más mascarillas de lo que en nosotras era habitual y quizá hayamos visto que ha sido peor el remedio que la enfermedad. Si eres de las que se ha preguntado en este confinamiento: ¿por qué tengo más granitos si no me maquillo y me cuido más que nunca? quizá la respuesta a tu pregunta sea: sufres acné cosmético. ¿Has oído hablar de este problema de la piel?

Natalia Olmo, fundadora y directora de Maminat nos dice que el acné cosmético es un tipo de afección en la piel que surge por las sustancias tóxicas que contienen algunos de los cosméticos que utilizamos. Es diferente a otro tipo de acné porque este en principio se produce por cambios hormonales o estrés. La doctora de medicina estética, Alejandra Olmo asegura que existen dos tipos de acné cosmético: la foliculitis y la comedogénesis. La foliculitis es la inflamación del folículo piloso que suele deberse a la obstrucción del mismo. Por su lado, la comedogenesis es el proceso de obstrucción del folículo, muchas veces debido a la limpieza incorrecta de la cara o al mal uso de cosméticos.

¿Cómo podemos prevenir el problema?

Natalia Olmo nos cuenta que para evitar tener acné cosmético, podemos utilizar productos que sean respetuosos con nuestra salud y nuestra piel. “Yo siempre voy a apostar por la cosmética natural y ecológica”, asegura. “De ese modo evitamos perfumes en las formulaciones, sulfatos y parabenos, que suelen dar muchos problemas”, añade. También podemos recurrir a los productos no comedogénicos, que son, según la experta, “aquellos que no obstruyen la piel y no provocan puntos negros o acné”. Pero ¡cuidado! No siempre los productos naturales son productos no comedogénicos. Natalia Olmo nos dice que el hecho de que un producto sea o no comedogénico va a depender de su fórmula y de la cantidad que lleve de dicha materia prima que pudiera resultar comedogénica. “Por ejemplo, el aceite de coco es comedogénico y es natural”, nos explica. “Sin embargo, dentro de una fórmula podría no serlo”, agrega. Por tanto, hay productos que pueden ser comedogénicos en cosmética natural y no en cosmética.

¿Y si ya tenemos acné cosmético? ¿Podemos solucionarlo?

“Pues sí, seguro”, dice Natalia Olmo. “Yo lo solucioné”, asegura. “Empecé en el mundo de la cosmética natural tras sufrir acné cosmético y quedarme bloqueada porque no sabía cómo mejorar”, comenta sincera. “Lo solucioné tratando mi piel grasa con los productos adecuados, siempre naturales y ecológicos", relata la experta.

Otras razones para confiar en los productos naturales

Al margen de porque nos ayudan a luchar contra el acné cosmético, hay una razón fundamental que nos empuja a confiar en los productos de cosmética natural. Así lo explica Natalia Olmo: “porque somos éticos con el medioambiente y si no cuidamos la naturaleza nos espera un futuro crudo. Usamos materia prima que es sostenible, tenemos cremas o champús indicados para cada tipo de piel y también según la edad. Además, fomentamos la reutilización de los envases y usar el mínimo número de residuos posible”. Ahora que, como sabes, la industria de la belleza va a cambiar como consecuencia del coronavirus, confiar en productos que respetan el planeta es más importante que nunca. Nuestra piel y la naturaleza nos lo van a agradecer.