Lucía Rivera: “no me considero influencer, solo doy consejos a las chicas que quieren empezar en la moda”

Hablamos con Lucía Rivera y nos cuenta cuáles son algunos de esos tips, cómo se ve en cinco años...

Lucia Rivera durante un evento de Anekke en Madrid.
Lucia Rivera durante un evento de Anekke en Madrid.Daniel GonzalezGTRES

Nos recibe en el 30 de la Gran Vía Madrileña. En la planta decimocuarta frente a una gran cristalera desde la que se divisa una capital libre de humos. Brilla un sol post- COVID verdaderamente especial pero el panorama es anómalo. Lucía Rivera viste un minivestido en denim blanco y melena natural peinada al viento. Apenas se ha puesto maquillaje y no lleva mascarilla. Sí la luce el equipo de prensa que la acompaña en la presentación de la nueva colección de Anekke. Bolsos de mujer de estilo romántico con diseños muy originales. Vemos a Lucía relajada, serena. Nos sentamos con ella en un cómodo sofá y, sencillamente, charlamos.

LRL: Hace exactamente un año, esta cabecera te hizo entrega de un premio de moda. ¿Qué se siente al recibir este tipo de galardones?

Lucía Rivera: Hombre, yo soy consciente de que me queda una larga carrera por delante, me quedan muchísimas cosas que hacer pero recibir premios siempre es maravilloso.

LRL: ¿Cómo te gusta que te definan? ¿Cómo modelo o como influencer?

Lucía Rivera: Como modelo. No me considero influencer. Considero que sí es una profesión pero yo no ejerzo como influencer. Yo soy reconocida porque soy modelo. Hago alguna cosa en Instagram pero ¡ya! De hecho, me suben los posts. Yo no subo los posts con marcas. Tengo a alguien que me lo lleva.

LRL: ¿Cómo has llevado el confinamiento? ¿Qué has hecho para cuidarte en este tiempo?

Lucía Rivera: Siempre hago muchísimo deporte pero ya más por algo mental que por algo físico. Intenté comer sano. En Asturias es bastante difícil - risas- porque cada vez que vas la fabada es algo que no puede faltar. Pero bueno, sí, comí sano, medité, que yo nunca había meditado en mi vida. Siempre quería meditar y nunca lo conseguía. Además estar con mi familia me hace estar en calma así que eso ya es cuidarte mentalmente.

LRL: ¿Cuáles son tus planes para este verano? ¿Qué tienes pensado hacer?

Lucía Rivera: Lo que se pueda hacer porque después de tres meses sin trabajar, todo llega después y aunque sea verano… nosotras las modelos tenemos las vacaciones cuando lo diga nuestra carrera no cuando tú lo decidas. Así que, cuando pueda haré lo que se pueda pero no tengo ningún plan todavía.

LRL: Te veremos negra en las fotos de Instagram porque coges color a la velocidad de la luz. ¿Cómo lo haces?

Lucía Rivera: ¡Ya! Y además no se me fue el color de México. No sé… mi familia es súpermorena. Mi abuelo es de Huelva, mi abuela es súperindia… Entonces, yo creo que viene de familia. Utilizo protección 50 siempre pero aún poniéndome protección total me pongo negra.

Ver esta publicación en Instagram

Post siesta 💛

Una publicación compartida de LUCIA (@luciariveraromero) el

LRL: Al margen de trucos de belleza y estilo, ¿qué aportas a tus seguidores por medio de tus redes sociales?

Lucía Rivera: La verdad es que cada vez uso menos las redes sociales porque creo que es muy insano en la vida real. Vivimos en la era de que Instagram es la vida real y eso es lo que intento transmitir a la gente. Primero, que soy modelo y que al final no soy influencer y no soy nadie para decir qué tiene que hacer nadie ni nada. Yo doy algún consejo esporádico cuando me lo piden. A muchas niñas les doy consejos para empezar en la moda. Les digo qué tienen que llevar a las polas de las agencias, por ejemplo pero no soy de dar consejos.

LRL: ¿Te suelen pedir mucho este tipo de consejos?

Lucía Rivera: ¡Sí! ¡Mucho! Es que la gente no sabe qué hacer para empezar a ser modelo y yo lo entiendo.

LRL: ¿Y qué trucos les das?

Lucía Rivera: Nada, pues les digo que se pongan un pitillo negro porque te estiliza y necesitan ver tu forma física y cómo te queda la ropa. Les digo que no vayan demasiado maquilladas, que vayan lo más naturales posible, que lleven tacón… Cosas simples pero necesarias. Las polas al final son algo súpersencillo, fotos de agencia en las que tienes que posar como si te acabaras de levantar de la cama. Las niñas en Instagram tienen la tendencia de maquillarlo todo, de ponerle filtros, de poner efectos… Creen que cuanto más mejor y es al revés… ¡menos es más!

LRL: ¿Crees que el secreto para triunfar es ese, el de ser más sencilla?

Lucía Rivera: Yo creo que el secreto de triunfar también es ser buena persona, tener valores, ser consciente de tus valores, respetarte y respetar los valores de los demás, tener la mente abierta…Yo creo que hacen falta muchos factores para triunfar.

LRL: ¿Y cuál es tu lema?

Lucía Rivera: Vive y deja vivir.

Lucia Rivera durante un evento de Anekke en Madrid.
Lucia Rivera durante un evento de Anekke en Madrid. FOTO: Daniel Gonzalez GTRES

LRL: Imaginamos que aunque en las redes sociales se te vea siempre feliz, también tendrás días malos. ¿Qué haces para sobrellevarlos?

Lucía Rivera: Los llevo como cualquier persona. Al final soy de carne y hueso y esto son cosas que en Instagram tampoco se entienden. Parecemos juguetitos. Pero nada, no sé, hago deporte, quedo con mis amigos, me tomo un café… Al final es todo más sencillo de lo que la gente cree. Soy como cualquier otra persona. Intento hacer deporte porque es mi método de descarga.

LRL: ¡Y bailar! ¡Mucho! ¿No?

Lucía Rivera: Bueno lo de bailar… ¡es otro rollo! Me encanta bailar. A veces me levanto y me apetece bailar. ¡Así llego tarde a todos los sitios! Digo “¡ostras!, ¿qué hora es?, ¡que me tengo que ir!”.

LRL: Está claro que el baile te ayuda a mantener una actitud positiva pero ¿practicas algún otro deporte?

Lucía Rivera: Pues no practico deportes como tal. El baloncesto me encanta pero soy de cosas más funcionales como correr, irme a caminar, bailar… Todo lo que sea más funcional y no tan establecido. Sin normas. ¡Hombre! También tengo un entrenador que me hace mis tablas. Gracias a él sé cuáles son los ejercicios que tengo que hacer para tener bien el cuerpo.

LRL: ¿Los haces todos los días?

Lucía Rivera: Casi todos. Los días que trabajo, por ejemplo, si acabo bien sí pero si acabo reventada… Al final cuando eres modelo estás constantemente moviéndote, de pie y en tacones. ¡Y eso es deporte! Yo he llegado a tener los gemelos cargados por los tacones o sea que si no acabo cansada hago deporte pero sobre todo por eso, porque para mi es más mental que físico.

LRL: ¿En qué proyectos estás inmersa ahora?

Lucía Rivera: Están llegando opciones de París. Mi idea era irme fuera así que cuando se abra el proyecto, en cuanto me abran la frontera, me escapo.

LRL: ¿A dónde tienes pensado ir?

Lucía Rivera: No me gusta decirlo porque después se chafa pero bueno… - Risas.- Me gustaría irme a París una temporada, a Australia o a Los Ángeles. Son los tres destinos que tenía pensados. No están definidos pero me gustaría.

LRL: Y ahora que este verano mucha gente se plantea no salir de España, ¿cuál es tu lugar de España favorito? ¿A dónde te irías?

Lucía Rivera: No te lo voy a decir porque si te lo digo tengo a mis amigos esperándome. - Risas.- Así que me lo voy a quedar para mi.

LRL: ¿Cómo te ves en cinco años?

Lucía Rivera: ¡Uf! No sé ni cómo me veo mañana o sea que… Además esto de la pandemia me hizo pensar más y centrarme más en el ahora que en el futuro. El futuro ahora como que me da un poco de ansiedad, incluso. Hace unos días me preguntaban: “¿te das cuenta de todo lo que has hecho desde los 16 hasta los 21?” Y no sé… creo que las modelos todo lo vemos poco. La gran mayoría, al menos. Así que en cinco años no sé cómo me veo pero internacionalmente reconocida por lo menos y con alguna que otra campaña y portada más.

LRL: ¡Y no es poco!

Lucía Rivera: Risas.- ¡No es poco, no!

Lucia Rivera durante un evento de Anekke en Madrid.
Lucia Rivera durante un evento de Anekke en Madrid. FOTO: Daniel Gonzalez GTRES

De Lucía Rivera hemos aprendido que el carácter, como el camino, se hace al andar. Lucía madura con rapidez, impulsada por su profesión y las ganas de comerse el mundo. Aún no sabe qué le deparará el futuro pero se deja llevar y confía en su equipo. Su representante ha estado sentado a nuestra vera durante toda la conversación. Sus miradas cómplices daban a Lucía de tiempo en tiempo un halo de comodidad. Sin perder la inocencia que se desprende de sus 21 años de edad, Lucía pisa firme y decidida. Como buena asturiana, tira para delante con una meta fija: la de ejercer como modelo. Crecer, crecer y crecer. Eso es Lucía.