¿Sabes qué es el ’maskstress’? Hablamos con expertos sobre el nuevo efecto secundario de la mascarilla que afecta nuestra piel

Es posible que tú también lo sufras y todavía no lo sepas.

Michael Cox
@miketmofficial para Unsplash
Michael Cox @miketmofficial para UnsplashMichael Cox @miketmofficial para Unsplash

Quizás hayas notado que desde hace algunas semanas, meses incluso, tu piel está más sensible. No nos referimos a los temidos granitos en el rostro, el denominado maskné -acné por el uso de la mascarilla-, uno de nuestros grandes quebraderos de cabeza desde principios de verano, hablamos de rojeces e irritaciones en la piel, incluso inflamación en algunas zonas, aspectos antes poco frecuentes y que por desgracia para algunas personas ahora se han vuelto un habitual, hablamos del maskstress, un nuevo concepto directamente relacionado con la pandemia, otra consecuencia directa.

Nunca estuvo la piel tan estresada como ahora. Y la culpa se le puede echar a la pandemia. El uso de la mascarilla protectora obligatoria facilita que se cree un microambiente en el rostro que está caracterizado por un aumento de la humedad, de los niveles de CO2, de la temperatura y del número de bacterias y microorganismos procedentes de la boca y el sistema respiratorio”, Pedro Catalá, cosmetólogo, doctor en Farmacia y fundador de Twelve Beauty, “En contacto con nuestra piel, esta situación acarrea distintos problemas. Y lo que ha vivido hasta ahora no es nada comparado con lo que viene”, señala.

Si la situación en la que estamos inmersos es compleja, debemos sumar el descenso de las temperaturas, o los cambios bruscos tan frecuentes en invierno, un hecho que según el doctor es determinante “ya que cambiamos constantemente de ese microambiente húmedo propiciado por la mascarilla al calor seco de la calefacción al llegar a casa y retirarla”

¿Qué debo hacer ante este nuevo efecto secundario de la mascarilla?

Más allá de relajarnos, actuar de forma tranquila e intentar, pese a todo, ver la situación desde un lado positivo, el experto recomienda poner hincapié en el cuidado de la piel, en este caso la clave está en la elección de la crema hidratante que usamos a diario. Y como bien resalta Pedro Catalá, los ingredientes humectantes que la componen son determinantes. Aquí va una lista de aquellos más importantes, según explica Catalá, para hacer frente al maskstress:

  1. Ácido Hialurónico. “El tamaño sí importa y cuanto mayor peso molecular tenga, mejor en este caso ya que crea una película permeable que mantiene la piel elástica y lubricada. Por el contrario, el de bajo peso molecular (aparece en las etiquetas como ácido hialurónico hidrolizado) es básicamente una molécula de ácido hialurónico de tamaño normal cortada en partes para favorecer la penetración de estas en la piel”, señala.
  2. Ácido Láctico. Quizás desconocías este ingrediente pero “es un imprescindible que se encuentra en el Factor de Hidratación Natural de la piel”. Mientras en dosis bajas actúa como humectante, en aquellas más altas tiene una acción exfoliante.
  3. Glicerina. “Es el humectante más conocido y se le considera el ingrediente de referencia. Solo hay que tener cuidado con las dosis altas, que dejan una sensación pegajosa en la piel”, apunta
  4. Propanodiol. Es muy similar a la glicerina pero en este caso “tiene una textura más atractiva”.
  5. Saccharide Isomerate. Hidratación, y más hidratación. “Es un azúcar presente en distintas plantas y tiene la particularidad de ser capaz de unirse a las moléculas de agua de la piel garantizando la hidratación durante 72 horas y mejorando el estado de la piel”, apunta Pedro.
  6. Sodium PCA. “También conocido como carboxilato de pirrolidona de sodio, es otro de los componentes del Factor de Hidratación Natural y el responsable de dejar ese aspecto de tez fresca e hidratada”, resalta.
  7. Sorbitol. Es otro de los ingredientes más importantes. ¿El motivo? Su capacidad para extraer la humedad del aire.
  8. Urea. En este caso, esta aporta una sensación “muy reconfortante cuando se extiende y es rica en nitrógeno”, un hecho que logra estimular las proteínas clave para la piel.