Cuáles son los mejores productos faciales para cada tipo de piel: seca, mixta y grasa

Dar con los tratamientos idóneos puede ser de gran ayuda para mantener la luminosidad del rostro.

Kalos Skincare
@kalosskin para Unsplash
Kalos Skincare @kalosskin para Unsplash FOTO: Kalos Skincare @kalosskin para Unsplash

Mantener una piel firme y tersa con el paso de los años no es fácil. Una buena alimentación y un estilo de vida saludable son claves, además de una rutina facial exigente donde cada producto que apliques debe ser acorde a las necesidades de tu rostro. Ese precisamente es uno de los problemas más frecuentes, utilizar hidratantes, limpiadores o demás tratamientos que no cuenten con los ingredientes y activos que tu piel, sea grasa, mixta o seca, necesita.

Por ejemplo, ¿sabes con exactitud cuál es la crema hidratante perfecta para tu piel? ¿y el sérum? Posiblemente no y todavía sean innumerables dudas las que vengan a tu cabeza cada vez que acudes a la farmacia a comprar un producto nuevo. Para encontrar la solución perfecta, el Dr. Ramon Pigem, dermátologo, nos ha dado algunas claves para acertar sí o sí con la elección de tu próxima crema facial.

En la imagen, una mujer presume de una piel joven.
En la imagen, una mujer presume de una piel joven. FOTO: Unsplash Unsplash

“Por motivos prácticos solemos diferenciar entre tres tipos de piel y cada una tiene una pauta cosmética recomendable. La piel grasa suele ser más frecuente en hombres y personas jóvenes; la piel seca es típica de personas de más edad y por último el término mixtas se utiliza para todo el espectro restante”, explica. “Hay otro tipo de piel que suele considerar que es la piel reactiva, es decir aquella que responde normalmente con irritación, descamación y rojeces a cambios de temperatura, clima o aplicación de ciertos productos”, apunta.

Pieles grasas

“En rasgos generales podríamos decir que a una piel grasa es recomendable el uso de exfoliantes químicos y físicos de forma rutinaria”, explica Ramon. “En cuanto a hidratación es ideal usar geles ligeros o serum que no sean grasos y para la noche es clave utilizar algún producto con alfa-hidroxiácidos o retinol. Considero que los derivados del retinol son ideales para este tipo de pieles ya que el cambio es espectacular cuando se usa de forma regular, la formulación del retinoide influye en la profundidad y la duración del efecto”, resalta.

Pieles mixtas

“Son las más frecuentes y hay que ajustar según necesidad del momento”, apunta. El doctor habla de una rutina exhaustiva cada mañana en la que no puede faltar “un jabón suave que no reseque, una crema ligera emoliente junto con un serum antioxidante”.

Para lograr una piel más estable y firme, el dermatólogo aconseja “una crema con exfoliante suave para tratar de regular la epidermis” cada noche. (Recomendación: son útiles los productos que tengan en cuenta el microbioma de la piel con ingredientes prebióticos)

Pieles secas

El doctor lo tiene claro: hidratación constante y productos naturales. “Para las pieles secas agradecen una crema hidratante algo más grasa como las ‘cremas ricas’, especialmente durante los meses de invierno. Se puede combinar perfectamente con un serum antes de la crema”, señala. En cuanto a los meses de frío, donde este tipo de pieles sufren más, Pigmen recomienda “aplicar hidatantes después del baño y antes de acostarse”. (Recomendación: productos con ingredientes naturales como aceites y derivados de plantas como el aloe vera como los de Masderm)

Además de todo lo anterior, Pigem pone el foco en la radiación solar, culpable de múltiples problemas de la piel. “Para tener una piel sana hay varias cosas importantes que debemos tener en cuenta. Para empezar hay que tener en mente que la mayoría de problemas dermatológicos que pueden dar problemas médicos graves aparecen por el daño producido por el sol/radiación UV a lo largo de la vida. Es muy frecuente en nuestro medio desarrollar cáncer de piel a partir de los 60 años, aunque cada vez vemos casos en gente más joven. Por eso es importante evitar quemaduras solares, especialmente durante la infancia y adolescencia”, apunta. “Además de problemas de salud, la radiación solar también puede producir cambios en la apariencia y calidad de piel como por ejemplo: arrugas, manchas o atrofia cutánea. Justamente por este motivo y para prevenir todos estos efectos nocivos suelo recomendar un fotoprotector por la mañana en cualquier pauta cosmética para el cuidado de la piel sana”, señala.