6 tips para convertir tu casa en un perfecto spa y recuperarse tras la Navidad

Relájate en 3,2,1...

Roberto Nickson
@rpnickson para Unsplash
Roberto Nickson @rpnickson para UnsplashRoberto Nickson @rpnickson para Unsplash

Seguramente la Navidad te haya pasado factura. No hablamos únicamente en relación a tu cuerpo, los excesos en estas fechas son prácticamente inevitables -es el caso del alcohol, los dulces o las grandes comidas que tienen lugar estas últimas semanas del año-, sino también a nivel emocional. Estrés, cansancio, ansiedad, saturación... Esta etapa festiva es tan alegre como agobiante, no podemos evitarlo, por ello, antes de volver a la compleja rutina no está de más pensar un poco en nosotras mismas y aprovechar cualquier momento para mimarnos.

No hablamos de acudir a un salón de belleza para un buen tratamiento sino de montar tu propio spa ¡sin salir de casa! ¿Hay algo mejor que eso? Es fácil, más de lo que podrías imaginar. Toma nota de estos 6 pasos y aprovecha esta semana para desconectar por completo antes de comenzar (de verdad) este nuevo curso, este 2021.

1. Apaga el móvil

Es el primer paso y el más importante. No queremos distracciones y para eso nuestro smartphone debe estar totalmente apagado.

2. Prepara el ambiente

Elige una buena música de fondo, opta por la luz tenue o coloca algunas velas por la zona en la que vayas a estar durante este tiempo, tu habitación, el salón o cualquier zona que tú elijas y consiga relajarte.

Uby Yanes @ubyyanes para Unsplash
Uby Yanes @ubyyanes para UnsplashUby Yanes @ubyyanes para Unsplash
3. Elige bien qué productos vas a utilizar

Si quieres dedicar todo el tiempo al cuidado facial, haz una buena mascarilla o saca del armario ese exfoliante que llevas tiempo sin usar. O si el cabello va a ser el gran protagonista de la velada, deja sobre la mesa cada producto para que no se te olvide nada.

4. ¡Una buena copa!

Es cuestión de disfrutar de los pequeños placeres. Sírvete una copa de tu vino favorito o prepara tu infusión preferida y llévalos contigo a la bañera, a la habitación, al sofá... Solo con este pequeño paso conseguirás relajarte por completo

5. Es tiempo de mimarte

Disfruta de un buen baño sin tiempos, sin distracciones. Si tienes bañera, relájate, aprovecha las sales minerales que nunca has utilizado y deja que la espuma te cubra por completo; si por el contrario es la ducha la protagonista de tu cuarto de baño, no te preocupes, deja que el agua caiga durante un tiempo sobre tu rostro, la música, el ambiente y la situación hará que te sientas como en un verdadero balneario.

6. A relajarse...

Después de un buen baño, túmbate en aquel lugar que hayas elegido y opta por un buen tratamiento casero. 10/15 minutos en los que te olvidarás de todo lo demás y todo tu cuerpo lo notará.