• Kim Kardashian
    Kim Kardashian

El cuerpo Kardashian arrasa en España

Kim Kardashian es una de las mujeres más famosas y envidiadas en todo el mundo, entre otros motivos, por su cintura de avispa y sus voluminosos glúteos, moldeados con cirugía estética. Hasta tal punto causa admiración en nuestro país, que las consultas de cirugía estética se llenan en los últimos tiempos de mujeres jóvenes que buscan una réplica del cuerpo de la celebrity.

El doctor Ángel Martín, director médico de la Clínica Menorca, en Madrid, nos asegura que cada vez son más las pacientes que llegan a su clínica con fotografías de Kardashian pidiendo tener sus curvas de infarto. Pero, ¿cualquier mujer puede remodelar su cuerpo para reducir al máximo su cintura y potenciar sus caderas y sus glúteos? ¿Con qué técnica se consiguen esos resultados?

Kim Kardashian

Según el experto, «no es necesario aumentar el volumen con prótesis. Se puede conseguir con lipofilling que es una de las técnicas más avanzadas en el ámbito de la cirugía estética y que requiere de mucha pericia por parte del cirujano. Yo llevo 30 años realizando lipoesculturas y ese bagaje te da la experiencia de cómo hacerla diferente en cada caso según el paciente. Sabes dónde puedes tocar, dónde no, cuánto tejido adiposo eliminar, cómo realizar el lipoinjerto... Tanto la lipoescultura como el lipofilling son técnicas que requieren creatividad: moldeas el cuerpo quitando de un lado y de otro y se extraen los depósitos de grasa localizados de diferentes zonas del cuerpo para injertarlas posteriormente donde sea necesario. El objetivo, obtener una silueta contorneada y homogénea, aportando unas proporciones más armoniosas al cuerpo. Pero siempre teniendo en cuenta los deseos de la paciente». El lipofilling es una intervención mínimamente invasiva que se realiza en quirófano y tiene una duración de dos o tres horas. Requiere anestesia local y sedación, aunque no es necesario el ingreso hospitalario. El postoperatorio, siempre según cada paciente, dura entre 7 y 10 días y los resultados son definitivos. La técnica consiste en la extracción de grasa mediante liposucción en las «zonas donantes» donde se encuentra acumulada, para transferirla a la zona receptora, con el fin de dar volumen tras una técnica selectiva de manipulado y centrifugado de las células grasas o adipocitos. En el caso de los glúteos, la intervención permite redistribuir la grasa de forma personalizada para darle la forma que cada paciente considere oportuna. La ventaja principal de esta técnica es que, al ser grasa autóloga favorece la regeneración celular y no existe riesgo de rechazo. Además, otra ventaja es que no se realizan incisiones, por lo que no quedan cicatrices. Actualmente y gracias a los avances en la investigación médica, las nuevas técnicas para extraer los adipocitos sin dañarlos y la fase de preparación y centrifugación para obtener la grasa depurada, permiten una mayor supervivencia del lipoinjerto, que se integra en la nueva localización y mantiene entre el 70 y el 80 por ciento de su volumen. Como en todas las cirugías, debe existir un criterio quirúrgico. En este caso, para realizar un lipofilling se deben tener acúmulos de grasa en las zonas donantes. Las zonas más ricas en células madre (ASC) son la torácica y la zona baja del abdomen; pero también se pueden obtener los injertos de la espalda, las caderas, los brazos o la cara interna de los muslos. La remodelación de los glúteos tiene una limitación en lo que se refiere a la proyección y el volumen que puede alcanzarse, por lo que se debe estudiar cada caso en particular.