MENÚ
lunes 12 noviembre 2018
17:20
Actualizado

Becky G: «A las mujeres nos tratan diferente, te dicen que no puedes»

  • Foto: Gonzalo Pérez
    Foto: Gonzalo Pérez

Tiempo de lectura 8 min.

30 de agosto de 2018. 10:30h

Comentada
Ulises Fuente.  29/8/2018

Es una de las actuales reinas de la canción latina y se autodefine «de barrio». Becky G (Rebecca Mrie Gómez, Los Ángeles, 1997) desató la polémica con «Sin Pijama» por ser una letra subida de tono con frases como «siempre he sido una dama, pero soy una perra en la cama», un texto en el que hay quien percibe empoderamiento femenino. La diminuta cantante llega tarde, como corresponde, con muchísimo maquillaje y una adorable espontaneidad.

¿Cuándo escribió su primera canción?

Pues fue en una fiesta de pijamas con mi prima...

¡Vaya, en pijama!

(Risas) Sí, en serio.. se llamaba «Stay» (Quédate) y trataba sobre un chico que se iba a vivir a Miami y yo, claro, me quedaba en Los Ángeles. Era un poco mala.

¿Cuándo decidió que quería ser artista?

Pues en mi niñez era normal que Becky se subiera a las mesas a cantar solita... y llegó el momento cuando tenía nueve años que decidí hacerlo profesionalmente.

¿Nueve años?

Sí, hay niñas que juegan con muñecas y yo sentí que tenía que ayudar a mi familia, y no muchos lo saben, pero pasamos por tiempos difíciles. Perdimos nuestra casa y fuimos a vivir con mis abuelitos a su garaje, de unos tres metros por tres, mis padres y sus cuatro hijos.

¿Los seis en un garaje?

Sí.

¿Cuánto tiempo?

Tres años y medio, algo así.

Pero...

Fue un tiempo difícil, pero también fue parte de mi historia y muy divertido. No teníamos nuestro espacio, pero es cierto que cada noche hacíamos como «piyamada» («fiesta de pijamas»).

Vaya con los pijamas...

(Risas) Sí, pero es que era una fiesta porque mis papás eran súper jóvenes. Mi mamá con 23 años ya tenía a sus cuatro hijos. Por eso nunca sentí que mis papás no me entendieron. Más bien sentí que yo no les entiendo a ellos, porque no sé cómo nos tuvieron tan pronto.

¿Siempre le apoyaron para ser artista?

Sí. Y era una decisión muy difícil. No tenían dinero. ¿Cómo iban a llevar a una niña a audiciones? Pero me ayudaron porque algo debieron ver. Estaba todo el día cantando.

¿Cómo lo consiguió?

Internet. Cuando tenía nueve años entré en internet a buscar cuál era la agencia que representaba a las chicas jóvenes que estaban en el entretenimiento. Y tenía una lista de todas las importantes para que me llevaran mis padres. Yo, a cambio, les escribí un contrato. Uno que decía que si en seis meses no conseguía un contrato, les dejaba en paz. Y lo escribí: «Mom, dad, give me six months...».

¿Hizo eso con 9 años?

Lo juro. Y que si algo pasaba, pues hablábamos. Empecé trabajando así de rápido.

¿Con ellos habla en español o en inglés?

En inglés, porque mi español es muy malo.

En absoluto. ¿Cómo lo aprendió?

Mis papás cantaban rancheras, cumbias, merengues y pop rock, reguetón... Porque soy chica de barrio, ¿vale? Soy de Inglewood, y escuché «a lot of hip hop» y para mí era muy difícil expresarme en español porque pienso y sueño en inglés. Y no es mi idioma emocional. Pero con mis abuelos no puedo hablar en inglés porque me matan. Puro español «nomás». Y creo que más o menos estoy mejorando. Pero, claro, cuando voy a Miami o hablo con los cubanos (imita el acento como si tuviera algo dentro de la boca) es completamente diferente. En casa hablamos inglés porque mi hermanito Alejandro tiene autismo y fue decisión de que solo hablásemos un idioma para que él pudiera aprender a hablar y no se retrase en la escuela. Vivimos en EE UU y él va a hablar con sus amigos y con sus maestros en inglés, pues en inglés todos. A mí me encanta el español, es súper romántico y sexy, y es para mí la llama del amor.

¿Cómo se percibe al latino en la era de Trump?

Mis abuelitos vinieron de México para buscar una vida mejor y tener oportunidades y el sacrificio era para las siguientes generaciones. Ellos no querían que sus hijos hablasen español o inglés con acento para no ser discriminados y poder conseguir trabajo. Eso era entonces, pero hoy, si quiero hablar y expresarme en español, debería poder hacerlo como si lo hago en inglés. Hay personas que pagan sus impuestos y les acosan. Muchas veces he tenido que hacer de traductor con mis abuelos cuando van a tratar con una administración.

Es decir, que hay discriminación.

¡Sí! Totalmente. Mucho más ahora.

¿Y qué piensa?

Pues mira, que los EE UU es un lugar que está construido en inmigración, todos somos inmigrantes. Todos. Y no deberían decir que eso es algo malo cuando tú tienes diferentes sangres dentro. Me da tristeza. Rezo para que llegue el día que volvamos a tener más perspectiva.

Oiga, que ha publicado una canción un poco caliente.

Sí, es totalmente reguetón y un poco más atrevida y sexy. Pero eso me encanta, significa mucho en la música latina porque no hay muchas mujeres.

Está en las dos luchas, la feminista y la de los inmigrantes, ¿es difícil ser ambas cosas?

Desde luego. Yo soy casi una mexicana cantando reguetón. Cuando fui a México a hacer promoción, ahora sí que entienden el mensaje. Pero si un hombre lo puede cantar, por qué no una mujer. ¿Tú quién eres para decirme a mí cómo debo expresarme?

¿Se refiere a que han dicho que la letra es un poco de mal gusto?

Exacto. Es un mensaje como mujer que quiero compartir. Si tú tienes un sueño y una ambición y tienes una manera de expresarte, ¿por qué no? Si quieres ser súper estrella del reguetón, ¿por qué no? Te lo dicen porque eres mujer. Y eso empieza en la niñez. Te dicen que ellas tienen la responsabilidad de ser buena mamá o buena esposa y buena ama de casa, pero a los niños no. Ellos pueden hacer lo que les dé la gana. Y cuando llega el momento de ser mujer, y has conseguido llegar allí segura de ti misma y fuerte, todavía te dicen que no puedes.

¿Se ha sentido discriminada?

Tengo un equipo muy fuerte que me ha ayudado y me ha protegido de situaciones porque cuando entro a un estudio y solo hay hombres no me tratan diferente. (Alza la voz) Porque ellos ya pueden sentir que Becky no va a estar calladita en una esquina del cuarto. A mí me gusta estar involucrada en todo el proceso creativo.

¿Por qué cuando una mujer hace una canción de sexo la critican?

Pues es increíble que un hombre lo puede decir, pero si digo yo que me siento sexy y segura, me dicen que se está acabando el mundo. Una mujer no debería hablar así y vestirse así y cantar canciones así, me dicen. Pero yo llevo muchos años escuchando la música de los hombres con la misma letra y aquí no pasa nada. Y no hay problema, les ponen en la radio y salen en TV. Pero como somos mujeres nos tratan de forma diferente. Y muchas mujeres se sienten mal. Yo tengo que sentirme bien con lo que hago. Hago horas de prensa y canto en todas partes, y si no lo siento de verdad, no lo voy a hacer. Esta canción es de verdad. Yo me siento muy sexy, ¿ok? ¿Eso está bien?

¿Qué lleva en la maleta?

¿Saben qué no falta en su maleta? «¡¡Pues mi pijama!!!», dice y se echa a reír. ¿Y qué mas? «Unos aparatos para hacer ejercicios que son súper ligeros y que los puedo usar en cualquier parte, tanto en el aeropuerto o en cualquier lado, para no tener excusa». ¿Y qué no guarda nunca? «Jamás meto la mala energía».

Últimas noticias