MENÚ
viernes 16 noviembre 2018
04:25
Actualizado

Mis huesos no me dejan atrás

Que tu perro sufra displasia de cadera no significa para nada que no pueda viajar contigo. Vigila que sus paseos no sean excesivos, que no suba escaleras o procura ir al agua a nadar y las vacaciones serán estupendas.

  • Mis huesos no me dejan atrás

Tiempo de lectura 4 min.

26 de agosto de 2018. 08:32h

Comentada
Por EMERRE IGLESIAS/ Ladridos.es.  26/8/2018

ETIQUETAS

Un alto porcentaje de perros sufre displasia de cadera, una enfermedad genética hereditaria ósea y no congénita (no se manifiesta al nacer). A veces puede ser muy dolorosa y condicionar tanto la vida de los perros como la de los dueños, que temen llevárselo de viaje. Hay una serie de medidas que puede aliviar esta situación. Una son los masajes. Cuando observamos que el can no apoya una de las patas, existe riesgo de acabar en una atrofia muscular. Para reducir este problema, se pueden realizar masajes para favorecer la recuperación del músculo, así como también corregir la mala postura de la columna. El movimiento se debe hacer a lo largo de ésta con cierta presión, pero sin que el animal se queje. No se debe tocar la columna, sino los laterales. Este ejercicio es bueno hacerlo dos veces al día, por la mañana antes de disfrutar de nuestras vacaciones y por la noche antes de descansar.

Una segunda medida son los estiramientos pasivos. El dueño ha de realizar una serie de ejercicios pasivos para que poco a poco vaya recuperando el movimiento. Lo que sirve para corregir disfunciones articulares. El can ha de quedarse tumbado y quieto. Tras unos masajes ligeros, se realizan estiramientos, rotaciones y flexiones de la pata afectada. Estos estiramientos también son buenos cuando vemos que a nuestra mascota le cuesta andar. Tras los masajes antes de dormir, se pueden realizar estos ejercicios, por la mañana estará mucho más ágil.

Si vemos que el nivel de daño en los huesos no es pequeño y tiene dificultades para moverse y tiende a sentarse, se deben realizar ejercicios estabilizadores como paseos cortos y andar lento. El dueño deberá sostenerle desde atrás (desde la columna) para evitar que se vaya de lado.

Una medida para ayudar al perro que sufre esta dolencia es la hidroterapia. Aprovechando las vacaciones y nuestros viajes a sitios con agua, hay que potenciar el baño de nuestras mascotas. La hidroterapia es perfecta para peludos amantes del agua como el labrador, ya que sin que lo note, estará fortaleciendo su musculatura y aumentando el movimiento de las articulaciones sin sobrecargarlas.

Síntomas que dan pistas

Cojera, dolores y dificultad para caminar, sentarse o subir escaleras. Permanece sentado más rato que el resto de cachorros. Por lo general, es bilateral, es decir, que afecta a ambas patas traseras por igual.

Mis huesos no me dejan atrás
Cómo darle una pastilla

Muchos perros son totalmente reacios a tomarse las medicinas, por lo que hay que inventar trucos. Esconderla entre la comidad puede servir, pero muchos acaban encontrándola y dejándola de lado en su plato. Otra medida puede ser envolverla en un pequeño trozo de salchichón, de tal forma que no pueda sacarla de dentro y acabe tragándosela sin darse cuenta.

Mis huesos no me dejan atrás
La vena canina de las famosos

La cantante Katy Perry, una de las celebridades que más seguidores tiene en Instagram y Twitter, es fanática de las mascotas y pidió ella misma realizar la gráfica de su nuevo disco acompañada de sus entrañables amigos. Fiel defensora de los derechos de los animales, ha participado en varias campañas contra el abandono de perros y gatos.

Últimas noticias