Pacho: El marajá de la moda

A sus 20 años, el heredero del último «gran rey» de Jaipur, en India, compagina su amor por el polo con las pasarelas

  • Pacho en la última edición de la Semana de la Moda de Milán, donde desfiló para la firma Dolce&Gabanna
    Pacho en la última edición de la Semana de la Moda de Milán, donde desfiló para la firma Dolce&Gabanna

Tiempo de lectura 2 min.

21 de agosto de 2018. 05:45h

Comentada
Raquel Rodríguez 21/8/2018

ETIQUETAS

En 1971 los marajás dejaron de tener poder efectivo en India. Sin embargo, siguen causando furor gracias a sus fortunas y palacios. Es el caso de Sawai Padmanabh Singh, conocido como Pacho, apodo que le puso su abuela siendo un bebé tras un viaje a Machu Pichu. El joven de 20 años es uno de los solteros más cotizados de la realeza. Con tan solo 12 fue coronado de manera simbólica en el palacio de la Ciudad Rosa de la capital del estado indio de Rajastán, heredando así el título de su abuelo, último marajá del citado estado con autoridad reconocida, así como una fortuna de 600 millones de euros. Estudió en un exclusivo colegio inglés y ahora se forma en la Universidad de Nueva York. Sin embargo, su nacimiento no fue propio de un heredero al trono. Era concebido de una relación no bien vista, ya que su madre se casó con el hijo de uno de los trabajadores del servicio. Finalmente, su abuelo lo adoptó en 2002, nombrándolo su sucesor.

UNA VIDA PLENA

Aunque conserva sus raíces orientales, no duda en ampliar relaciones con el mundo occidental y ya ha dejado huella en el panorama internacional. Y es que, además de ser un experto jugador de polo, se lleva bien con otros miembros de la realeza. De hecho, Carlos, el príncipe de Gales, es su padrino, y con sus dos hijos, Guillermo y Enrique, ha coincidido en el campo de juego. Pero lo que de verdad ha causado sensación de Pacho ha sido su participación en la última edición de la semana de la moda de Milán: desde ocupar los puestos más exclusivos del «front row» hasta subirse a las pasarelas. Y es que su figura atlética y sus rasgos orientales han cautivado a firmas como Dolce&Gabanna, que contó con él para la presentación
de su temporada primavera-verano del próximo año. Su debut histórico en las pasarelas –es el primer miembro de la realeza india en hacerlo– no dejó indiferente a nadie. Lució un traje negro de pantalón y chaqueta ceñida a la cintura que simulaba un batín, un conjunto al que acompañaban unos elegantes mocasines y una pajarita. Cumpliendo su función de «marajá millenial», publicó en Instagram una imagen en la que aparece junto a Armani y otra con su sobrina Roberta, haciendo alarde de su evidente relación con el mundo de la moda. Una faceta que se ha visto reflejada además sus apariciones en revistas como «Harper’s Bazaar»
y «Vogue Paris», así como por trabajos con reconocidos fotógrafos como Mario Testino. Su actividad en la redes son el reflejo de una vida de lujos, de los que destacan sus fiestas en palacio. A pesar de ello, intenta quitarle importancia y aclara que la familia es la parte esencial de su vida: «Mi abuela dice que lo más importante en la vida es la familia y las personas de las que somos responsables. Me tomo estas cosas muy en serio».

Últimas noticias