• La modelo Ángela Ponce en el desfile de Andrés Sardá de la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid / EFE/ Ángel Díaz
    La modelo Ángela Ponce en el desfile de Andrés Sardá de la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid / EFE/ Ángel Díaz
  • La modelo Ángela Ponce en el desfile de Andrés Sardá de la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid / EFE/ Ángel Díaz
    La modelo Ángela Ponce en el desfile de Andrés Sardá de la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid / EFE/ Ángel Díaz
  • Desfile Andrés Sardá en la tercera jornada de la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid / EFE/ Ángel Díaz
    Desfile Andrés Sardá en la tercera jornada de la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid / EFE/ Ángel Díaz
  • Desfile Andrés Sardá en la tercera jornada de la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid / EFE/ Ángel Díaz
    Desfile Andrés Sardá en la tercera jornada de la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid / EFE/ Ángel Díaz

El horóscopo sexy de Sardá

La firma catalana presentó esta mañana su colección primavera verano en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid con Ángela Ponce como protagonista y siguiendo una temática zodiacal

Nuria Sardá sabe ofrecer un buen espectáculo. La directora creativa de Andrés Sardá presentó esta mañana la más reciente colección de la firma siguiendo el modelo “see now, buy now”, lo que significa que la mayor parte de las prendas que conformaron el desfile ya están a la venta.

“Nos hemos inspirado en el horóscopo con la idea de englobar a todas las mujeres y, al mismo tiempo, resaltar la diversidad de cada una”, afirma la diseñadora, y añade: “La colección es una interpretación de los signos del zodiaco tomando en cuenta tanto lo que caracteriza a cada uno como la simbología con que se les asocia”. Por eso distingue entre los signos de fuego y tierra -aries, leo, sagitario, tauro, virgo y capricornio-, representados en las piezas de ropa íntima, y los de agua y aire -cáncer, escorpio y piscis, géminis, libra y acuario-, presentes en la colección de baño.

Sardá, que hoy mismo anunció que a finales de año lanzará una colección cápsula creada junto con Alejandro Palomo, diseñador de Palomo Spain, habla con La Razón sobre su desfile y sobre la industria de la moda en general.

-Suelen guardar alguna sorpresa para sus desfiles, y en este caso fue la presencia de Ángela Ponce, la primera mujer transgénero en competir en Miss Universo.

-Nos gusta buscar mujeres diferentes y pioneras en sus áreas. Para nosotros, el criterio para elegirlas no tiene que ver con la talla ni la edad. Este año invitamos a desfilar a Ángela Ponce porque entendemos su valor como pionera. Ha sabido ir en contra de lo que la gente dice que es posible y eso es lo que nosotros valoramos, el no dejarse vencer por lo que a priori parece imposible.

-Hace años que se cuestiona el formato tradicional de pasarela, ¿a Andrés Sardá le sigue compensando desfilar?

-Para nosotros es un esfuerzo muy grande, pero también es el momento en el que nos permitimos llevar la colección al extremo y hacer volar la imaginación. Además, los desfiles nos permiten colaborar con diferentes personas a nivel de desarrollo, como hemos hecho ahora con las joyas y los tocados, y buscar nuevas sinergias. Venimos de París y allí también se están cuestionando el modelo de pasarela, pero consideramos que las semanas de la moda siguen siendo un punto de reunión con clientes y proveedores y hasta con la competencia. Del contacto humano es de donde salen nuevas ideas. Eso no quiere decir que hay que dejar de prestar atención a cómo va a evolucionar el formato de pasarela, pero, de momento, es beneficioso para nosotros.

-La calidad es lo que distingue a Sardá. Entre otras cosas, utilizan materiales resistentes al cloro y a las cremas de sol. En un mundo dominado por el “fast fashion” y la moda desechable, ¿cómo trabajan para vender permanencia?

-El modelo de usar y tirar no es sostenible a ningún nivel. Y no solo en la industria textil, sino en cualquier ámbito; no podemos continuar generando desechos a este ritmo. Nosotros creemos en la moda, en la calidad, en la tradición y en que la gente se dedique al trabajo con amor. En Andrés Sardá creemos que todo el que interviene y trabaja en la creación de una pieza debe cobrar un salario justo y los productos deben tener calidad y permanencia. Hemos de parar esta locura de comprar cosas que, hay que recordarlo, no te regalan, sino que valen dinero. Es verdad que hay opciones más baratas, pero por lo general no son sostenibles. Además, todo el que nos prueba, nos prefiere.

-En Latinoamérica y Estados Unidos hay mayor culto por la ropa interior y se valora más un buen bikini, ¿cómo ve la evolución de este mercado en España?

-Hay un tanto por ciento de la población que aprecia la calidad en la ropa interior y hay otra que todavía lo tiene por descubrir. Dicho esto, desde que empecé en este sector hasta ahora he visto una evolución importante; ahora a muchas personas les gusta ir con la ropa interior coordinada y valora las cualidades de los distintos modelos. Para mí eso ya es mucho. El siguiente paso es que cada vez quieran algo mejor. Y no es cuestión de ser rico, sino de sensibilidad. Por eso lo valoramos muchísimo cuando una persona nos dice que ha hecho un esfuerzo por adquirir una prenda nuestra o nos comenta que prefiere ahorrar o esperar a las rebajas porque reconoce la calidad que ofrecemos. Para mí eso es la bomba.