MENÚ
lunes 14 octubre 2019
07:19
Actualizado

Montero utiliza las entregas a cuenta para presionar a favor de la abstención para Sánchez

«Bloqueo» para la elaboración de los presupuestos de la junta de 2020. La ministra pide a las comunidades del PP que animen a Casado a reconsiderar su voto porque sin Gobierno no cobrarán

  • La ministra María Jesús Montero en su última sesión en el Parlamento de Andalucía y Juanma Moreno /Foto: Manuel Olmedo
    La ministra María Jesús Montero en su última sesión en el Parlamento de Andalucía y Juanma Moreno /Foto: Manuel Olmedo
Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

08 de agosto de 2019. 21:19h

Comentada
Miguel González Q. Sevilla. 9/8/2019

Cuando las cábalas electorales den paso a las cifras presupuestarias, como han alertado los empresarios, los dirigentes caerán en la cuenta del tiempo perdido y del bloqueo institucional, por más que, de momento, la economía por sí sola esté tapando la incapacidad para formar Gobierno. Mientras que desde la Junta de Andalucía se clama por conocer el dato de las entregas a cuenta para poder confeccionar el segundo presupuesto en un año –el de 2020–, la ministra del ramo en funciones, María Jesús Montero, utiliza esta necesidad como contrapartida para solicitar una abstención para Pedro Sánchez. Montero, directamente, pidió a las comunidades autónomas del PP que animen a su líder, Pablo Casado a no bloquear a Sánchez porque sin Gobierno no cobrarán las entregas a cuenta. El consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo, ya exigió al Gobierno que «haga las entregas a cuentas» porque, a pesar de estar en funciones, «debe ser ejecutor en aquellas partes que le corresponde».

La llamada a la responsabilidad y el malestar del consejero andaluz –«Cualquier empresa, alcalde, consejero requiere seguridad sobre cuáles son sus recursos. Nosotros a día de hoy no sabemos que va a pasar con los pagos a cuenta, con el mes 13 del IVA. Necesitamos saber cuales son nuestros pagos», reclamó Bravo– es entendible, según la ministra, pero supone uno de «los efectos secundarios» y «consecuencias» de contar con unos presupuestos prorrogados. La contrapartida que el Ejecutivo socialista no desvela es que, en tanto prosigue el caldo de cultivo electoral, las cuentas prorrogadas de la época de Rajoy garantizan la reducción del déficit. Montero, no obstante, recordó que ella vivió «en carne propia» el problema de la confección de las cuentas sin conocer las entregas a cuenta, como le pasó con Montoro de ministro cuando ella misma era la consejera de Hacienda. Montero aseguró que el Gobierno tenía «casi convencida» a la Abogacía del Estado de la posibilidad de articular un mecanismo para actualizar las entregas a cuenta mediante decreto ley y sin contar con Presupuestos. Finalmente, con el Gobierno en funciones no es posible, por lo que Montero pidió «a las comunidades del PP que animen a su partido a la abstención para posibilitar un desbloqueo de las cuentas de las autonomías».

Galicia y Andalucía, con Feijóo y Juanma Moreno como principales barones populares, ya han alertado de la necesidad de que se liberen las entregas a cuenta del Ejecutivo central. Todo apunta a que la Junta tendrá que esbozar los Presupuestos del próximo ejercicio sin conocer el dato exacto, como ya ocurrió con el bloqueo a Rajoy coincidiendo con la elaboración de las cuentas para 2017. Al término del pasado año, la Junta acumula 4.665 millones en derechos pendientes de cobro; 1.500 se arrastran desde hace más de seis años.

Por su parte, el PP-A reclamó la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) «para despejar» cuestiones vitales para la comunidad y recordó que Montero en su etapa como consejera «reclamó mucho la financiación autonómica para Andalucía pero ahora lleva un año en el cargo y no quiere saber nada de la cuestión». Pedro Sánchez, señaló, lleva 100 días como presidente en funciones y ha «sumido a España en la parálisis de la gestión de lo público, de la iniciativa y de las reformas que Andalucía y España necesitan». «Sánchez ha encargado un relato en el que quiere aparecer como el perjudicado, cuando en realidad es el problema. Está viviendo con unos presupuestos prorrogados del PP, ha paralizado la inversión pública y está afectando a los servicios públicos con la financiación de las comunidades», añadió. El Ejecutivo de Pedro Sánchez «aún no ha comunicado a las comunidades el objetivo de déficit tal y como aparece en el artículo 15 de la Ley de Estabilidad Presupuestaria». «Tampoco ha comunicado las entregas a cuenta y no podemos conformar los Presupuestos de 2020 con seguridad jurídica. Es lamentable que no lo haya hecho en plazo y forma tal y como dice la ley», apuntó Venzal. El Gobierno sigue sin dar respuesta a los 400 millones del mes 13 del IVA, «cuestiones esenciales para los servicios públicos», abundó.

El Ministerio de Montero defiende que con investidura se conocerán las entregas a cuenta por la vía de urgencia. Una suerte de «chantaje» con sordina. Con todo, el consejero Juan Bravo mantiene que el «Gobierno del cambio» va a seguir «bajando impuestos en 2020, pero lo primero es que no tuviésemos los impuestos más altos». «El ámbito presupuestario, como dice la Airef, dificulta la falta de un Gobierno y de un Presupuesto», explicó Bravo, recordando que «no saber las liquidaciones siempre lleva a hacer previsiones a la baja».

Últimas noticias