MENÚ
viernes 18 octubre 2019
23:12
Actualizado

«Me preocupa que mi bebé necesite un suplemento»

Consulta Lactancia Materna -- Cintia Borja /Enfermera, consultora lactancia materna certificada IBCLC

  • «La leche materna es el nutriente más completo entre todos alimentos que existen. No existe ningún alimento industrial, ni ningún otro alimento natural, capaz por si solo de satisfacer las necesidades nutricionales del niño, por lo menos hasta los seis meses de edad»
    «La leche materna es el nutriente más completo entre todos alimentos que existen. No existe ningún alimento industrial, ni ningún otro alimento natural, capaz por si solo de satisfacer las necesidades nutricionales del niño, por lo menos hasta los seis meses de edad» /

    La Razón

Valencia.

Tiempo de lectura 5 min.

13 de septiembre de 2019. 19:18h

Comentada
Cintia Borja Valencia. 14/9/2019

Pregunta: He leído un artículo sobre lactancia y la falsa hipogalactia colectiva, y la presión que ejerce el entorno sobre algunas mamás que se encuentran dando el pecho. Me encuentro en esta situación. Tengo un bebé de 4 meses que hasta el momento ha sido alimentado de leche materna. En la última visita realizada al pediatra me ha aconsejado sacarme leche y suplementarlo con cereales sin gluten o introducir algún biberón de leche de fórmula. Me encuentro en un conflicto y un dilema. Yo veo sano a mi hijo. Tengo otra niña de 22 meses a la cual amamanté con LME hasta los seis meses y después fui introduciendo otros alimentos. Se destetó sola cuando me quedé embarazada de mi segundo hijo. Me gustaría poder hacerlo así también con mi segundo bebé, pero no encuentro demasiado apoyo en el tema de la lactancia con mi pediatra y me preocupa que verdaderamente mi bebé necesite un suplemento y yo me esté obcecando con dar el pecho. ¿Podéis darme algún consejo? Gracias de antemano y un saludo.

Respuesta: La situación que planteas no es tan inusual. Parece habitual, que cuando no hay problemas y la madre disfruta de la lactancia y el lactante crece sano y feliz, hay que rizar el rizo con los percentiles de peso, que dicho sea de paso no son más que una forma de definir una medida de posición estadista que compara el peso de un bebé frente al peso de otros de su misma edad. No son un indicador de salud, sino que proporcionan información de si se mantiene dentro del rango de su percentil más o menos. Lo primordial no es el percentil que tenga, lo conveniente es diferenciar cuando ha habido un cambio importante de peso y saber averiguar la causa de ese descenso para subsanar el problema.

Desconozco el percentil que tenía en las revisiones anteriores al pediatra. Pero según su edad, con el peso y la talla que indicas, tu bebé está en un percentil nada despreciable. En mi opinión no necesita otra leche, sino continuar con la que ha estado tomando considerando que la lactancia materna debe ser exclusiva hasta los 6 meses, y es a partir de esta edad cuando se recomienda añadir otros alimentos para complementar, y no sustituir, ya que lo indicado es prolongar la lactancia materna hasta los dos años o más. A pesar de que cada vez son más los profesionales sanitarios que se preocupan de actualizar conocimientos y no se mantienen en el uso de protocolos obsoletos que nada tienen que ver con las recomendaciones de los expertos ni con la evidencia actual, lamentablemente sigue habiendo profesionales que no están ni actualizados en lactancia, ni en alimentación infantil.

Parece ser que la introducción de la papilla de cereales para bebés es un paso que las madres no deberían de saltarse. Ante estas recomendaciones me gustaría decir que este tipo de cereales no suelen gustar a la gran mayoría de lactantes alimentados exclusivamente al pecho. A los bebés de lactancia materna exclusiva, a diferencia de los alimentados con lactancia mixta, les resulta desconocido el sabor de los cereales, ya que la leche materna no sabe a ellos, a no ser que la madre sea aficionada a consumirlos. Por lo tanto, gran parte de los niños suelen rechazarlos de entrada. Además, contienen aditivos (sacarosa, aromas de vainilla...) que los hacen poco recomendables a edades tan tempranas. Es más, todos los bebés puede tomar cereales preparados en casa sin necesidad de recurrir a dar este tipo de papillas comerciales. Puede tomar arroz, avena o incluso pasta (trigo).

Me parece incoherente obligar o acostumbrar al lactante a este alimento comercial, para más adelante ofrecerle cereales de forma natural (arroz, trigo, maíz, tapioca, quinoa). ¿No es más razonable dárselos de entrada a partir de los seis meses, cuando sin lugar a dudas ya puede tomarlos? Las papillas de cereales para bebés engordan más porque tienen más calorías que la leche materna. Pero cuidado, su valor nutricional es muchísimo más pobre. Contienen menos cantidad de proteínas, vitaminas y minerales.

No tiene sentido sustituir leche de formula por leche materna, de hacerlo, estarías ofreciendo al bebé un alimento de peor calidad y con un valor energético similar. La leche materna aporta unas 70 Kcal por cada 100 ml y la leche de formula entre 60 y 70 Kcal por 100 ml. Pero, además, la leche de fórmula tiene más proteínas que la leche materna cuya concentración es de 0,9 gramos de proteínas por cada 100 ml, la leche artificial, según marca aporta entre 1,2 y 1,8 gramos por cada 100 ml. Los riñones del lactante no están completamente desarrollados para digerir tanta cantidad de proteínas. Un menor contenido proteico es un factor importante para prevenir en un futuro problemas de obesidad. La mayor ambición de los fabricantes de leches de fórmula es conseguir equiparar sus leches a la cantidad de proteínas de la leche materna. En mi opinión, el pediatra te está diciendo que cambies un alimento sano por comida «junk food». La leche materna es el nutriente más completo entre todos alimentos que existen. No existe ningún alimento industrial, ni ningún otro alimento natural, capaz por si solo de satisfacer las necesidades nutricionales del niño por lo menos hasta los seis meses de edad. Injusto que no tenga más defensores, ¿no?

Mi recomendación es que continúes con la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, porque cada niño tiene un ritmo de crecimiento y los lactantes alimentados con leche materna no son diferentes en este tema. Hay bebés más altos, más bajos, más gordos y más delgados. Lo destacable es que esté sano y sin lugar a duda están tomando el mejor alimento para proteger su salud.

¡Ah!, por cierto, no quiero que se me olvide. El pesar a un bebé de cuatro meses todas las semanas conlleva a que unas semanas no haya variaciones de peso, ya que su ritmo de crecimiento es mucho más lento a esta edad. Y por último añadir una cosa más, olvídate del sacaleches, ya que, este nada tiene que ver con la extracción que hace el bebé, o ¿acaso tú abrazas, acaricias o llenas de besos al sacaleches?

Pueden enviar sus preguntas a consultalactancia@larazon.es

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs