MENÚ
miércoles 13 noviembre 2019
00:17
Actualizado

Arce sería cesada con el nuevo código ético de Más Madrid

La plataforma copia las normas de su predecesora que Carmena ha incumplido.

  • La alcaldesa, Manuela Carmena, justificó el martes no haber cesado a Arce en contra del código ético
    La alcaldesa, Manuela Carmena, justificó el martes no haber cesado a Arce en contra del código ético

Tiempo de lectura 4 min.

27 de febrero de 2019. 22:31h

Comentada
Nuria Platón 27/2/2019

Hace dos años, el código ético de Ahora Madrid desapareció de su página web tras la imputación de Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer por malversación, prevaricación y delito societario por el «caso Open». En él, se obligaba a la «renuncia o cese de forma inmediata de todos los cargos, ante la imputación por la judicatura» de delitos relacionados con corrupción entre los que se cita textualmente los de malversación y prevaricación. Entonces, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, enredó a todos los que reclamaron que echase a los ediles imputados con los detalles técnicos de si son «imputados o querellados». Es más, el pasado martes precisó al portavoz del PP, José Luis Martínez-Almeida, que Rommy Arce no se iba de su puesto porque «no hay auto de procesamiento», sino «tan sólo» la apertura de juicio oral por las injurias que habría realizado contra la Policía Municipal.

Un detalle muy preciso que Carmena tomó como una lección a sus díscolos alumnos de la oposición que no se saben el ordenamiento jurídico. Ayer, se presentó el código ético de Más Madrid, que copia, en algunos casos literalmente, muchos apartados del de Ahora Madrid. En concreto, es prácticamente idéntico el que se refiere a la obligación de renuncia de los cargos electos por delitos relacionados con la corrupción, con una precisión: «Tras la apertura de juicio oral». Es decir, según el código ético de Más Madrid, la regidora debería cesar a la concejala Rommy Arce.

El nuevo compendio de normas de la plataforma con la que Carmena se deshizo de los ediles y partidos políticos que le resultaban incómodos en Ahora Madrid, también ha tomado de su formación predecesora el texto que reclama un «compromiso de renuncia o cese de todos sus cargos» en caso de ser «imputado-encausado» por delitos relacionados con casos de corrupción, que es el caso de Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer. Igualmente, contempla esta circunstancia en casos de delitos de odio, que fue lo que llevó a renunciar no a todos sus cargos pero sí al de concejal de Cultura a Guillermo Zapata por unos «tuits» sobre el Holocausto y las víctimas del terrorismo, nada más comenzar la legislatura.

Y es que Carmena se ha saltado el código ético de Ahora Madrid desde que se sentó en el sillón de alcaldesa, primero con Zapata y luego con su propia portavoz, Rita Maestre, que fue procesada por su asalto a la capilla de la Universidad Complutense. Ambos ediles superaron sin cargos sus respectivos procedimientos judiciales en tanto en cuanto la alcaldesa «toreaba» con diversas interpretaciones jurídicas cada vez que los grupos de la oposición le reclamaban, como el pasado martes, que cesase a sus concejales imputados.

El desapego de la ex jueza al código ético del que es casi copia el de su nueva plataforma, no se ha limitado a los encontronazos con la Justicia, también se ha saltado desde el día 1 de su gobierno el mandato de defender «lo establecido en el programa político», que está reflejado exactamente igual tanto en las normas de Ahora Madrid como en las de Más Madrid. Nadie olvida aquel «conjunto de sugerencias» que fue la calificación que hizo Carmena del programa que la había aupado a la alcaldía poco después de asumir su cargo.

Otra de las similitudes entre ambos compendios de normativas tiene que ver con los sueldos. Una polémica en la que también ha estado envuelta la alcaldesa que más cobra de toda España. Según el compromiso de Ahora Madrid, se reducían los emolumentos de cargos públicos y personal eventual a cuatro veces el salario mínimo interprofesional (SMI), debiendo donar el resto tanto a la formación como a proyectos sociales. No sólo Carmena y sus concejales no han donado lo que exigía el código ético de Ahora Madrid, sino que las donaciones que han ido realizando estos años se han ido reduciendo progresivamente hasta bajar un 53% respecto a 2015, a falta de conocer los datos de 2018 que aún no ha publicado Ahora Madrid. Además, la gran mayoría de las donaciones se han efectuado a las formaciones de cada concejal como Equo o IU.

La exigencia de aportar parte del sueldo generó un conflicto de intereses cuando el comité de garantías de Podemos reclamó al edil Guillermo Zapata que aportase lo correspondiente a la formación morada según su código ético. Zapata y otros seis ediles se revolvieron justificando que ya aportaban por Ahora Madrid. Esta vez, el sueldo se reduce a tres veces el salario mínimo interprofesional pero, debido al aumento del SMI, cobrarán lo mismo que hasta ahora. Con todo, en Más Madrid diferencian las cartas financieras municipal y autonómica, con exigencias distintas al respecto. En concreto, los munícipes no mencionan el SMI.

Eso sí, también hay diferencias entre los códigos éticos de ambas formaciones. Así, en el de Más Madrid se reduce a cinco años el tiempo de espera de quien haya sido cargo público para poder incorporarse a cargos de responsabilidad en empresas «creadas, reguladas y supervisadas por la institución que abandonan», así como en las que se hayan beneficiado de algún contrato público. Esta medida, que busca evitar las «puertas giratorias» entre la política y la empresa, era más dura en Ahora Madrid, que exigía una década de incompatibilidad.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs