MENÚ
jueves 19 septiembre 2019
11:07
Actualizado

El hermano de Garzón venga a Sánchez Mato

El ex asesor de Sánchez Mato y hermano del líder de IU, cesado ayer, advierte a Carmena que «negar que el PEF contiene recortes es mentir»

  • Carlos Sánchez Mato y Eduardo Garzón, ya ex asesor municipal de Economía y Hacienda, el pasado día 12 en el Congreso de los Diputados
    Carlos Sánchez Mato y Eduardo Garzón, ya ex asesor municipal de Economía y Hacienda, el pasado día 12 en el Congreso de los Diputados

Tiempo de lectura 4 min.

20 de diciembre de 2017. 02:41h

Comentada
Pablo Gómez 19/12/2017

Izquierda Unida cerró ayer filas con Carlos Sánchez Mato tras su destitución como delegado de Economía. La Coordinadora Regional de la formación se reunió ayer para expresar su total apoyo al concejal. A su llegada al encuentro, fue recibido con una cerrada ovación durante más de un minuto. Su compañero de bancada en el Palacio de Cibeles Mauricio Valiente también le respaldó con un mensaje publicado en las redes sociales: «Seguimos con Carlos construyendo alternativa política y unidad popular».

Pero sin duda, el apoyo más significativo fue el de Eduardo Garzón, hermano del máximo responsable de Izquierda Unida a nivel nacional. Eduardo Garzón ocupó hasta el lunes el cargo de asesor de la concejalía de Economía y Hacienda. La salida de Sánchez Mato implicó, de forma automática, su cese al tratarse de un cargo de confianza. Ayer, el ex asesor se desquitó a través de su perfil en Twitter. Publicó una serie de mensajes en los que explicó la posición de Sánchez Mato de no apoyar el Plan Económico Financiero y en los que aprovechó para cargar con dureza contra la gestión que Carmena ha realizado del conflicto entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Hacienda. Garzón explicó en los tuits que Montoro exigió la realización de un plan económico que recogiera recortes de más de 533 millones euros, lo que a su juicio supone «una salvajada que no se atiene a la legislación».

Según el relato de Garzón, «no había prisa por presentar el documento», pero «inexplicablemente a la alcaldesa le entraron prisas y ordenó al Área de Economía hacer ese plan económico». Precisó que el plan fue confeccionado por los técnicos del Área, pero no por Carlos Sánchez Mato, puesto que ni era su plan ni estaba de acuerdo con su aprobación. En este escenario, «la alternativa que proponía Carlos Sánchez Mato era no hacer todavía el plan económico y esperar a que terminara 2017, ya que lo más probable era que el Ayuntamiento de Madrid cumpliese ese año la regla de gasto y se librase así de la tutela del Ministerio de Hacienda». «Ganar tiempo era la mejor estrategia, porque se podían ganar los recursos en los tribunales o se podía cambiar la regla de gasto en el Congreso de los Diputados gracias a una proposición de Unidos Podemos en cuyo diseño participó el propio Sánchez Mato», afirmó. No obstante, destacó que «la alcaldesa ordenó que el plan económico se llevase cuanto antes al Pleno», mientras que Izquierda Unida pidió que, debido a la gravedad del asunto, esa decisión fuese consultada a Ahora Madrid. Pero esta petición fue «ignorada».

Frente al discurso de Carmena y de la primera teniente de alcalde, Marta Higueras, negando que la aprobación del PEF tenga como resultado la aplicación de recortes en los proyectos e inversiones previstos por el Gobierno de Ahora Madrid, Garzón aseguró lo contrario con números: habrá recortes de 533 millones de euros, un 13 por ciento del presupuesto, y tijeretazo «bestial» del 71 por ciento en inversiones: «Negar que el plan contiene importantes recortes es mentir descaradamente. ¿Por qué si no seis concejales de Ahora Madrid no lo votaron? ¿Por qué si no hasta el PSOE y Ciudadanos votaron en contra? ¿Por qué si no Montoro se ha dado por satisfecho?», se preguntó.

Efe

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs