MENÚ
lunes 16 septiembre 2019
10:24
Actualizado

Así serán los trabajos arqueológicos en Plaza de España

Conventos, caballerizas y cuarteles de unos 300 años de antigüedad son algunos de los vestigios que buscarán los arqueólogos. Será al norte y al sur de Bailén, así como por Ferraz.

  • Las obras de Plaza de España fueron paralizadas hace unas dos semanas, debido a que el Ayuntamiento no había presentado un proyecto arqueológico. Foto: Cristina Bejarano
    Las obras de Plaza de España fueron paralizadas hace unas dos semanas, debido a que el Ayuntamiento no había presentado un proyecto arqueológico. Foto: Cristina Bejarano
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

19 de junio de 2019. 22:21h

Comentada
J.V. Echagüe Madrid. 19/6/2019

Finalmente fue en «juniembre», pero el Ayuntamiento de Manuela Carmena terminó haciendo los deberes poco antes de su adiós y aprobando, bien es verdad que en el último suspiro y, por los pelos, la asignatura de Patrimonio. Dos semanas después de su paralización, las obras de Plaza de España, y más concretamente el levantamiento de tierras, se retomaron ayer con normalidad y, sobre todo, con plenas garantías de que cualquier hallazgo arqueológico que se encuentre en las mismas será tratado con el debido rigor científico.

La Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, liderada por Paloma Sobrini, dio luz verde a los trabajos después de que el pasado día 13 llegara el demandado proyecto de intervención arqueológica que se precisaba para las obras. El día 18 se completó el resto de la documentación. «Se subsanaron las deficiencias y se pueden desarrollar los trabajos cumpliendo lo estipulado en el documento de control arqueológico», aseguró ayer Sobrini. Una vez revisado el expediente aportado por el Ayuntamiento y relativo a la realización de sondeos y controles arqueológicos y paleontológicos, ¿cuáles son las labores científicas que deberán cumplirse en la remodelación de Plaza de España?

Conventos, caballerizas...

Este proyecto, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, incluye diez sondeos arqueológicos, ejecutados en unas dimensiones de 3x2 metros y que tendrán en cuenta tres ámbitos.

La primera, la zona norte de la calle Bailén, con tres catas para documentar las tapias u otras estructuras de los huertos del convento de la Encarnación, conjunto de los siglos XVI-XVII y cuyo interés arqueológico ya fue adelantado por este diario. La segunda, la zona sur de Bailén, donde podrían documentarse restos de las Caballerizas de la Regalada, enorme complejo encargado por Carlos III a Sabatini que apesebró hasta 500 caballos, así como «las estructuras de sustentación de los rellenos de la Calle Nueva». La última es la zona de Plaza de España-Ferraz, con cuatro catas a fin de localizar estructuras de la Plaza de San Marcial –anterior a la construcción de Gran Vía– y el Cuartel de San Gil –en Leganitos, proyectado también por Sabatini y demolido a principios del siglo XX–. Estos controles tendrán duración de un año.

Control intensivo a pie de obra

El «seguimiento arqueológico y paleontológico» se llevará a cabo «de forma permanente» y «a pie de obra». Un control que será «intensivo» mientras dure la «extracción de tierras en la zona de acceso de las autoridades al Senado desde la calle Bailén», así como en las «nuevas rampas de acceso al aparcamiento subterráneo en la zona sur de Plaza de España». En caso de que los arqueólogos hallen restos, deberán comunicarse a la Dirección General de Patrimonio Cultural, «que marcará las directrices a seguir».

Análisis de microfauna

Las obligaciones no sólo atañen a la vida pasada: también a la de nuestro presente. Deberá realizarse un muestreo de por lo menos 200 kilos de sedimento «para su tratamiento destinado a la búsqueda de microfauna en cada uno de los frentes de trabajo que sean susceptibles de contener restos fósiles. Y es que cualquier hallazgo puede ser clave a la hora de datar los restos potenciales que pueden encontrarse allí.

Tres días para informar

Patrimonio de la Comunidad de Madrid recabará asimismo informes mensuales que deberán presentar «el desarrollo y pormenores» tanto de la obra como de la intervención arqueológica. Además, cualquier aparición de «restos materiales singulares» deberá comunicarse «en el plazo de tres días naturales». Un requerimiento que se recoge en el artículo 31 de la Ley de Patrimonio Histórico de la región. En un plazo de tres días, a partir de la finalización de los trabajos», será cuando se presente un Informe Preliminar. La extensión del mismo deberá ser, como mínimo, de quince páginas.

Museo Arqueológico Regional

¿Cuál sería el destino de estos potenciales vestigios? En caso de hallarse, y una vez inventariados y siglados, deberán ser depositados en el Museo Arqueológico Regional.

Derechos de explotación

La Comunidad de Madrid queda autorizada para la divulgación de «Informes y Memorias» que genere la investigación. Del mismo modo, se ceden al Ejecutivo regional «todos los derechos de explotación referidos a dicho material, y en particular, los de reproducción, distribución y comunicación pública» que culminarán en último escalón: el paso de la obra al «dominio público».

Multas de hasta un millón

Por supuesto, el incumplimiento de cualquiera de estas disposiciones acarreará las sanciones que vienen reflejadas en la ya citada Ley regional de Patrimonio. En su artículo 42 se recogen las infracciones leves –no comunicar los traslados de bienes ni custodiarlos, disgregar conjuntos sin autorización, etc.–, graves –no entregar los bienes hallados, uso de medios de detección de metales sin autorización administrativa, entre otros– o muy graves –la pérdida o destrucción de los bienes, o bien daños irreparables sobre los mismos–. En el artículo 44 quedan reflejadas las sanciones: multas de hasta 60.000 euros para las leves; de entre 60.001 y 300.000 para las graves, y de entre 300.001 y 1.000.000 para las muy graves. En este caso último, podría incrementarse la cuantía «cuando el beneficio obtenido como consecuencia de la infracción sea mayor».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs