MENÚ
lunes 24 junio 2019
03:51
Actualizado

Los candidatos y sus marcas: Estrategas por quince días

Los partidos han movido sus bazas condicionados por los resultados del pasado 28 de abril. Un experto analiza lo equivocado o acertado de las tácticas seguidas por los aspirantes.

  • Los candidatos y sus marcas: Estrategas por quince días
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

26 de mayo de 2019. 18:31h

Comentada
J.V. Echagüe Madrid. 25/5/2019

Cada gesto, mirada y mensaje lanzado durante estas dos últimas semanas por los doce candidatos que aspiran a ser decisivos en el Ayuntamiento y en la Comunidad de Madrid ha respondido a una estrategia. Equivocada o acertada lo dirán las urnas la noche de mañana. Ahora bien, ¿qué han intentado transmitir hasta el último día para «cazar» a los indecisos? Antonio Sola, experto en campañas electorales, con participaciones en comicios de toda América Latina, África y Europa –así como la campaña de Felipe Calderón en México– analiza para LA RAZÓN las bazas que han jugado las formaciones. En líneas generales, para él, de forma errónea, «replicando las estrategias de sus partidos a nivel nacional, con baja creatividad, continuando la misma línea de los comicios de abril y que llevaron a Sánchez de nuevo a la Moncloa». Y es que, en su opinión, los madrileños «miran sus problemas en metros cuadrados y quieren que se los resuelvan». De ahí que vivamos en «la política de la trituradora: la fragmentación del voto ha llevado a una renovación constante de las formaciones. Y a los pocos años o incluso meses, los líderes ya son cuestionados o sustituidos».

Así, por parte del PSOE, Ángel Gabilondo ha jugado el «papel de moderado» y ha ejercido de nexo de unión para evitar «que la izquierda se rompa». Sobre Pepu Hernández, aspirante al Ayuntamiento, cree que se ha limitado a «dejarse arrastrar por la marca del PSOE», por lo que sus logros serán «los logros de Pedro Sánchez». En cuanto a Manuela Carmena, ha planteado una campaña «nada agresiva y moderada», centrada en cerrar «heridas internas». En cambio, su compañero de camino en Más Madrid, Íñigo Errejón, habría desaprovechado una oportunidad. «Su salida fue una gran operación política desde el punto de vista del márketing, pero se ha desinflado. No ha sabido combatir a Gabilondo en su estrategia. Muchos votarán por Carmena y, a su vez, optarán por el PSOE en la Comunidad».

En cuanto al PP, el problema es que «no ha sabido contener la hemorragia de votos por la falta de liderazgo nacional». Sola cree que tanto Martínez-Almeida como Díaz Ayuso han intentado virar al centro una vez consumado el batacazo en las generales, algo que sucedió, en su opinión, por el giro a la derecha por Vox: «El problema que tienen es la marca del PP, ahora mismo a la baja».

Sobre Ciudadanos, asegura que se han enfocado «en la caída de los populares con vistas a arañarles votos». Cree que la formación de Rivera ha incurrido en el mismo pecado que el resto: «Plantear las elecciones del 26-M en clave nacional». De ahí que tanto el liderazgo de Ignacio Aguado como el de Begoña Villacís –«que tuvo su gran oportunidad de ser la alternativa real a Carmena»– sean, a día de hoy, un experimento.

¿Y Vox? Sus esfuerzos han ido encaminados a «potenciar su marca: un nacionalismo práctico con el que tratan de recoger lo que le cae del PP, jugando a desequilibrar a la derecha. Es lo que antes suponía votar a Podemos: los candidatos no son tan importantes como la propia marca». En ese sentido, su campaña ha sido «muy sencilla, básica e instalada en el espacio de Santiago Abascal. Ha sido disciplinada, casi militar».

Sobre Madrid en Pie en la capital y Podemos en la región, sus campañas han estado tan encauzadas «a su nicho que se van a quedar ahí, en el nicho». Su estrategia, como Vox, es la ideología, «lo que puede despertar temores».

Últimas noticias