MENÚ
sábado 17 agosto 2019
00:19
Actualizado

Los incumplimientos de Carmena barrio a barrio

La falta de ejecución del presupuesto deja decenas de proyectos anunciados por la alcaldesa en papel mojado y espacios deteriorados

  • Los incumplimientos de Carmena barrio a barrio

Tiempo de lectura 5 min.

09 de mayo de 2019. 20:46h

Comentada
Nuria Platón 7/5/2019

En las postrimerías de la legislatura, la alcaldesa Manuela Carmena se deja un montón de «debes» en los barrios de la capital. Ya sea por incapacidad de ejecutar sus propios presupuestos o porque ha centrado el interés de su mandato en otras cuestiones, lo cierto es que proyectos que anunció que iba a realizar a lo largo de sus cuatro años de Gobierno no han llegado a ver la luz o se han quedado en papel mojado a falta de, lo que ya usa como lema electoral, «cuatro años más». Es revelador cómo en sus proclamas de precampaña se limita a temas generalistas y de lo poco que presume, como las 11 escuelas infantiles, no ha logrado ponerlo en marcha hasta los últimos meses de Gobierno y, de hecho, algunas de esas guarderías se abrirán después. No hay más que mirar distrito a distrito para encontrar más que un puñado de «botones» que muestran lo que se iba a hacer, y no se ha hecho.

Así, recientemente la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que recurre a una Inversión Financieramente Sostenible (que son de las que se puede disponer según el superávit obtenido en el ejercicio anterior) para poner en marcha el aparcamiento de Santo Domingo que lleva prometiendo toda la legislatura, de tal manera que las obras comenzarán ya con la nueva Corporación, y quizás un nuevo primer edil, al frente. También en los últimos meses de Gobierno se ha iniciado la tramitación para la adjudicación del Polideportivo y Piscina de La Cebada que han marcado en sucesivos presupuestos como para inaugurarse antes de las siguientes elecciones, sin que llegue a ponerse la primera piedra.

En Arganzuela, donde el Partido Popular ya ha anunciado que va a volver a abrir la presa número 9 del río Manzanares para que se reinicie la práctica de la Escuela Municipal de Remo que Carmena expulsó del cauce, la polémica está en el proyecto que, a medias, se ha puesto en marcha en el Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi. A medio rehabilitar se ha asignado al Espacio Vecinal Arganzuela (en el que están integrados los miembros del Centro Social Okupado La Traba) para desarrollo de proyectos vecinales.

En la línea de los incumplimientos, los agentes de Policía Municipal de Retiro continúan en barracones puesto que nunca se ha llegado a ejecutar el acuerdo entre Ahora Madrid y PSOE para levantar una nueva Unidad de Policía Municipal del Distrito. Lo mismo sucede con los vecinos de Salamanca, que esperaban que Carmena cumpliese con lo aprobado en la pasada legislatura, en 2015, para ampliar el Centro Cultural Buenavista. En cambio, la regidora optó por montar un huerto urbano gestionado por colectivos afines.

Que los vecinos no estén de acuerdo con las medidas que, sin ir en el programa, se ha sacado de la manga Carmena, ocurre en todos los distritos. El ejemplo más claro es el espacio Galileo en Chamberí, sobre el que ha habido protestas constantes, y que el PP de José Luis Martínez-Almeida ya adelanta que recuperará el tránsito habitual de vehículos. También en la Avenida de San Luis en Chamartín se ha reformado con un nuevo carril bus que los vecinos reclaman que se revierta.

Las reclamaciones de los habitantes en algunos barrios han sido deliberadamente retrasadas y no ejecutadas por innumerables motivos. Un ejemplo de ello son las cámaras de seguridad en el barrio de Bellasvistas de Tetuán, que se elevó al pleno del distrito en noviembre de 2016 y ratificado por el pleno municipal en abril de 2018 pero que, por constantes dificultades técnicas, no se han llegado a instalar. De hecho, el permiso de la Delegación del Gobierno para instalarlas caducó y se tuvo que volver a iniciar su tramitación.

Sin Madrid Nuevo Norte

Entre los distritos más afectados están los que se han quedado paralizados al mismo tiempo que la Operación Chamartín, redenominada como Madrid Nuevo Norte. No se trata sólo de obras como el nudo norte de la M-30, que Carmena decidió acometer con inversión municipal en lugar de que lo hiciesen los promotores de desarrollo urbanístico y cuyo proyecto de reforma ha quedado aparcado a la espera de la aprobación por parte del Pleno municipal. En el caso de Fuencarral-El Pardo, además de quedarse sin la conexión con los distritos adyacentes, la pelea por la parcela para construir un colegio en Montecarmelo entre Comunidad y Ayuntamiento ha llegado hasta el final de la legislatura, sin que se pongan sobre la mesa los necesarios equipamientos deportivos y culturales en este nuevo barrio y en las Tablas, que el PP promete que realizará si gobierna.

Otras promesas incumplidas son los aparcamientos disuasorios, de los cuales tan sólo en Latina debían haberse levantado dos, uno en Aviación Española y otro en Colonia Jardín. Y en Carabanchel, Ahora Madrid prometió un Centro Cultural en el barrio de San Isidro, un Centro de Mayores en el barrio de Comillas, un aparcamiento en Blasa Pérez y una biblioteca en el PAU. También en San Blas se han dejado sin ejecutar los polideportivos de Las Rosas y del barrio del Salvador, así como la remodelación de la plaza Cívica del Gran San Blas que fue una petición de los vecinos de la zona. También en El Cañaveral, en Vicálvaro, están esperando que les llegue algún equipamiento que el rival de Carmena a la izquierda del PSOE, Carlos Sánchez Mato, ya ha prometido que llevará.

En cuanto a las zonas verdes, los vecinos de Usera continúan esperando que se rehabiliten los parques de Pradolongo y Olof Palme, mientras que los de Moratalaz no verán ampliada antes del fin de la legislatura la Cuña Verde de O'Donnell, donde se está produciendo un crecimiento descontrolado de un asentamiento chabolista. Desde el PP recuerdan que Carmena será la única regidora madrileña que no legue una nueva zona verde. Incluso en los distritos donde sí se han iniciado proyectos, como la rehabilitación del Barrio Aeropuerto en Barajas, las convocatorias del Plan Mad-RE para reformar inmuebles, no han ejecutado más que un pequeño porcentaje de las ayudas, de las que se han beneficiado 33 familias de las más de quinientas posibles.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs