MENÚ
viernes 14 diciembre 2018
12:43
Actualizado

Turistas bajo la polución

La capital inicia su fin de semana de mayor ocupación con el escenario de contaminación activado y previsiones adversas de la Agencia de Meteorología.

  • La infame «boina» de contaminación no abandonará el cielo de la capital hasta que cambie el tiempo
    La infame «boina» de contaminación no abandonará el cielo de la capital hasta que cambie el tiempo

Tiempo de lectura 2 min.

06 de diciembre de 2018. 00:48h

Comentada
Nuria Platón Madrid. 6/12/2018

El Puente de la Constitución es habitualmente en el que mayor número de turistas, especialmente nacionales, deciden visitar Madrid, mucho más que en otras épocas del año. Con una ocupación hotelera prevista de casi el 80 por ciento, según informó ayer la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM), quienes lleguen a la capital se van a encontrar con las medidas del escenario 1 del protocolo anticontaminación que ayer confirmó la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, quien también explicó que sigue vigente el protocolo de 2016.

Debido a las mediciones por encima del límite de los 200 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno registrados el pasado martes, el consistorio aplica, con 24 horas de antelación, el escenario 2 de dicho protocolo. Sin embargo, debido a que se trata de un día festivo, las medidas en vigor son las mismas que en escenario 1, ya que no funciona el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) –y cuyo uso se prohibiría en caso de estar activado el escenario 2–. Por lo tanto, se mantiene la reducción de velocidad en la M-30 y accesos desde la M-40, así como el fomento del uso del transporte público que ya se activó el lunes al comenzar el episodio de contaminación.

Además, la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología para todo el puente es más que halagüeña para los turistas con cielos despejados, prácticamente nulas posibilidades de precipitación y ausencia de viento, lo que permitirá que las temperaturas se mantengan altas durante el día, llegando a los 15 grados, pese a que de madrugada las mínimas alcancen los 2 grados. Un panorama que, en cambio, es funesto para la polución puesto que favorece que los gases contaminantes no se eliminen gracias a las precipitaciones o se desplacen con el viento y se concentren sobre la atmósfera en la ya infame «boina» de contaminación que corona el cielo madrileño estos días.

Con todo, el éxodo de madrileños que también aprovechan para visitar otros lugares durante los días festivos contribuyó ayer a que los límites de dióxido de nitrógeno no llegasen a hacer saltar los avisos de contaminación, pese a que hubo varias estaciones que estuvieron por encima de los 180 microgramos por metro cúbico de límite. Así, lo más probable es que hoy el Ayuntamiento de Madrid de por terminado el episodio de contaminación y el viernes ya se pueda circular con normalidad por las calles de la capital. Falta comprobar si la llegada masiva de turistas y también de los aficionados del Boca Junior y River Plate, equipos que disputarán la final de la Copa Libertadores el próximo domingo en el estadio Santiago Bernabéu, contribuyen a un aumento del tráfico que incida en la concentración de contaminantes y haga saltar de nuevo las alarmas.

Últimas noticias