Contenido patrocinado

Motivos para contratar una tarjeta de crédito que no sea de tu banco

El banco en el que se recibe la nómina cada mes no siempre ofrece la tarjeta de crédito con las características más interesantes

FOTO: JOEL SAGET EPA

Ya sea que se utilicen para organizar las finanzas o para fraccionar ciertas compras, lo cierto es que las tarjetas de crédito son medios de pago especialmente flexibles. Y, en muchos casos, se trata de productos con ventajas interesantes como seguros gratuitos, devoluciones en compras o descuentos.

Sin embargo, el banco en el que se recibe la nómina cada mes no siempre ofrece la tarjeta de crédito con las características más interesantes, pero si queremos contratar una tarjeta de otro banco, lo más probable es que tengamos que cambiar la nómina de entidad. Por suerte, existe otra alternativa. Se puede contratar una tarjeta de crédito sin cambiar de banco, según indican los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com. En efecto, esta última podría ser una buena solución para aquellas personas que no están interesadas en cambiar la nómina de entidad bancaria, pero que quieren disfrutar de las ventajas de una tarjeta de crédito de otro banco.

Conseguir ventajas más atractivas

Contratar una tarjeta de crédito en otra entidad nos permitirá acceder a ventajas que nuestro banco no ofrece sin necesidad de abrir una cuenta nueva ni de cambiar la nómina de banco. Una de las entidades que destaca en este aspecto es WiZink. Esta entidad ofrece condiciones interesantes al contratar tarjetas de crédito y no exige cambiar la nómina de entidad. Según los expertos de HelpMyCash, es una buena opción para aquellos que no quieren renunciar a las ventajas que brinda el banco en el que se tiene el salario y, al mismo tiempo, se desea disfrutar de ventajas como devoluciones en compras.

Con la tarjeta de crédito WiZink Me se podrá obtener un 3% de devolución en dos de las cuatro categorías siguientes: ocio, moda, viajes o alimentación. Eso sí, el importe máximo de devoluciones será de 6 euros cada mes, con un máximo de 72 euros al año. Además, WiZink ofrece un bono regalo de 60 euros para gastar en Amazon.es para todos los usuarios que obtengan la tarjeta y realicen una compra el primer mes desde su aprobación.

Dejar de pagar comisiones

Algunos bancos tradicionales pueden cobrar comisiones por la emisión o el mantenimiento de las tarjetas. Así pues, otra razón por la que podría ser interesante contratar una tarjeta de otro banco sería dejar de pagar.

Actualmente, varios bancos comercializan tarjetas de crédito sin costes que pueden ser una buena alternativa si nuestro banco nos cobra por el mantenimiento de este medio de pago. Además, las tarjetas de crédito gratuitas que no requieren cambiar de banco también son una buena opción para aquellos que quieran tener un par de plásticos, el de su banco y uno adicional, por si uno deja de estar operativo.

Eliminar la vinculación excesiva

Hay entidades que exigen a sus clientes una vinculación excesiva para no cobrar comisiones por los productos básicos como las cuentas o las tarjetas de crédito. De hecho, en algunos casos no basta con domiciliar la nómina para tener una tarjeta de crédito sin costes. Hay bancos que tienen como requisito adicional la contratación de productos adicionales o que requieren hacer un consumo mínimo con el plástico o domiciliar un mínimo de recibos. En estos casos, tal y como señalan desde HelpMyCash, hay que valorar si conviene asumir los requisitos del banco o, directamente, cambiar de entidad y solicitar una tarjeta en un banco distinto.

Un proyecto de LR Content