Esto es lo que te vas a encontrar en las tiendas de lujo en este nuevo mundo

Hay quien dice que esta crisis nos está incitando a empezar de cero. Y no nos extraña, cuando todos los titulares hablan de la nueva normalidad, del nuevo mundo. Este es el caso de las tiendas de moda. Hablamos de las grandes cadenas pero también las del segmento lujo.

Para analizar esta situación en el mundo que nos atañe, el del lujo, recurrimos al estudio “Altagamma Retail Evolution”, realizado por Luca Solca, analista sénior del segmento premium de Bernstein. Ha sido realizado bajo encargo de la asociación italiana de compañías de lujo.

En él, Luca enumera una lista de los múltiples factores que han influenciado en estos meses al tráfico de los puntos de venta físicos. Este estudio afirma, a grandes rasgos, que el crecimiento del mundo digital aplicado a las ventas de lujo es indiscutible. Una alternativa más segura en este contexto de emergencia sanitaria que, en ocasiones, supone un coste menor para las tiendas.

En los últimos años, el ascenso de las tiendas digitales que reúnen varias marcas de lujo, ha motivado el descenso del flujo de compradores a las tiendas monomarca. Situación que se ha potenciado más que nunca en estos últimos meses.

Y es que, en palabras de Solca, “la narrativa de las marcas y el conocimiento del producto ahora se hacen con las redes sociales y los influencers, de modo que el cliente ya no necesita ir a la tienda para descubrir el producto y aprender sobre él. Todos estos elementos han convergido y han distanciado a los clientes de las tiendas de lujo y de su oferta a precio completo”.

Solca afirma también que “la productividad del espacio o la rentabilidad por metro cuadrado es la clave de la actividad de la industria del lujo”. Esta caída evidente del tráfico, ha hecho que las marcas tengan que multiplicar las inversiones para dar con nuevas estrategias que impulsen el tráfico en las tiendas. También la fuerza y presencia de sus webs y redes sociales.

Del otro lado, para Scott Malkin, fundador y presidente del outlet de lujo Value Retail, “el futuro de las compras es digital, el futuro de las marcas es físico”.

Un buen ejemplo del éxito futuro de las tiendas monomarca es el de Louis Vuitton, al que se refiere Luca Solca. Gracias a sus grandes recursos, la firma cuenta un sistema cerrado, que le permite distribuir sus productos a través de su propia red de tiendas. Exclusividad en estado puro. Esto nos ratifica que es esencial que una marca pueda controlar la distribución directa de sus propios productos.

“También existe una tendencia hacia la diferenciación entre las tiendas de una ciudad a otra, haciendo que cada una sea interesante y atractiva a través de su especificidad y un mayor arraigo con la cultura local", afirma Solca. Desde el lado de la marca, Sabina Belli, directora ejecutiva de la marca de joyería Pomellato, enuncia que “el mundo del lujo reforzará este aspecto humano más que nunca. Las boutiques se transformarán en salones reales, donde se podrán admirar nuevas creaciones, comprender su historia, con presencia virtual o en eventos exclusivos de maestros orfebres”. En definitiva, que la visita a la tienda física tenga excepcionales valores añadidos.