En una suite de primera clase de la aerolínea Cathay Pacific, querrás que el vuelo sea más largo

Con el objetivo de ser la mejor aerolínea del mundo, Cathay Pacific implementa servicios de lo más exclusivos en su categoría de primera clase.

Desde su sede de Hong Kong, Cathay Pacific busca darse a conocer a nivel internacional haciendo incesantes inversiones para desarrollar la industria de la aviación china. Su planteamiento es que, a bordo de sus naves insignia B777-300ER, los pasajeros, además de sentirse mejor que en uno de sus hoteles de cinco estrellas favoritos, deseen que el vuelo sea más largo. Solo seis plazas por avión se destinan a esta clase.

Los servicios de lujo que ofrece esta categoría de Cathay Pacific, incluyen todas las comodidades posibles que el viajero pueda imaginar. Desde una majestuosa suite, pasando por servicio de atención personalizada, opciones gastronómicas a la carta y una experiencia de entretenimiento sin igual.

Nada más adentrarte en la primera clase de uno de los aviones de la aerolínea china, lo primero que recibirás será un trato excelente por parte de los miembros de tripulación, quienes después de saludarte por tu nombre y ofrecerte una bebida de bienvenida, te dirigirán a la suite de la que no querrás salir en todo el tiempo que dure el vuelo.

El habitáculo se caracteriza por su gran espacio y la calidad de sus acabados. Allí, se puede experimentar todo lo mejor del lujo en el aire gracias al asiento acolchado, cómodo y suave elaborado con los mejores materiales del mercado, que se controla mediante una pantalla táctil, y que incluso tiene opción de masaje.

Este asiento de primera clase pasa a convertirse en cama cuando el cliente lo requiera. Una persona del servicio será quien prepare milimétricamente la maravillosa cama diseñada por Bramford, una de las más anchas para aeronaves, mientras que te sorprenden con un edredón con más de 600 hilos y una mullida colección de cojines.

Podrás relajarte disfrutando de la tecnología en las nubes, con aparatos electrónicos como las pantallas de alta definición y auriculares BOSE disponibles, además de aprovechar para convertir tu suite en oficina y adelantar trabajo. El espacio está equipado con enchufes y puerto USB para disponer de todo lo necesario durante una jornada laboral en pleno vuelo.

Otra de las opciones que Cathay Pacific está implementando para distinguirse del resto de sus competidores en su primera clase, es el botón No Molestar para el servicio, muy característico de los hoteles, así como el servicio de despertador para hacérselo saber al personal y dormir sin preocupaciones.

Todo esto, además, va acompañado de un exclusivo pack para un relajante tratamiento de cuidado facial, que incluye productos naturales seleccionados de la firma Bamford, y que la compañía pone a disposición del huésped, y un lote con pijama, zapatillas y antifaz de la mejor calidad e inspirados en los diseños de la moda de Hong Kong de la firma Hong Kong Pye.

Para completar una fantástica experiencia, nada mejor que elegir entre uno de los platos a la carta de cocina refinada, en colaboración con un prestigioso chef con Estrella Michelin, y elaborados en base a los mejores productos frescos que celebran los sabores de Hong Kong y de los lugares a los que vuela el avión, sea la hora que sea. Un buen vino, postre o digestivo corona la comilona.

Con todo y con esto, solo nos surge una pregunta, ¿no estás deseando volar en la primera clase con Cathay Pacific?