Las empresas españolas se unen al metaverso

Varias compañías nacionales se han introducido en el universo digital, preparadas para mostrar sus productos a un nuevo público más tecnológico

Gilmar en Decentraland.
Gilmar en Decentraland. FOTO: Be energy

El metaverso sigue sonando como un concepto futurista, pero ya sea una moda temporal o realmente la revolución tecnológica por la que muchos apuestan, este mundo digital ya es una realidad.

Este universo ofrece lugares digitales a disposición de los compradores para que se asienten en esta realidad paralela desde la que muchos usuarios pueden disfrutar de sus productos. Por esta razón, en los últimos meses no son pocas las empresas que han decidido obtener una parcela para no quedarse sin un espacio privilegiado donde quizás en un futuro puedan interactuar con millones de posibles compradores.

El cambio de nombre de Facebook a Meta parece haber sido uno de los determinantes para que muchas compañías inviertan en este sector. Tanto es así, que el precio promedio de las parcelas digitales se duplicó en los últimos seis meses de 2021, de 6.000 a 12.000 euros, según el informe de JPMorgan sobre oportunidades en el metaverso.

En total, el año pasado las compraventas en el metaverso superaron los 500 millones de dólares y, según apunta CNBC, en los próximos años el mercado inmobiliario online seguirá creciendo vertiginosamente.

Con esta previsión, no es de extrañar que hayan sido bastantes las compañías españolas que se han querido subir al boom tecnológico. Metaverse Property, la primera inmobiliaria virtual, ya ha ofrecido a las empresas espacios en plataformas virtuales como Decentraland, The Sandbox, Somnium o Cryptovoxels. Y, en el terreno nacional, destaca Uttopion, un metaverso impulsado por Lanzadera, empresa del presidente de Mercadona, Juan Roig.

La última gran empresa en sucumbir a los encantos del metaverso es Gilmar que ya ha inaugurado su primera sede en una de esas parcelas digitales. La empresa ha abierto las puertas de una oficina comercial de 20 metros de altura, la Gilmar Tower, en Decentral. En ella, los clientes pueden vivir una nueva experiencia en la que comercializar online sus viviendas físicas.

Como explica su CMO, Ignacio Mallagray, esta decisión es estratégica en todos los sentidos: “El metaverso es un espacio único en el que podemos brindar experiencias memorables a nuestros clientes y, sobre todo, aprender cómo la generación Z interactúa con nuestra marca y ser capaces de adaptar nuestra propuesta de valor a sus necesidades”.

No sabemos si en España llegará a ser una revolución tecnológica en los próximos años, lo que sí podemos asegurar es que ya hay adquisiciones millonarias. Dentro de la plataforma Ertha se han pagado 120.000 dólares por la adquisición de Roma, 59.000 por Tokio y 50.000 por Suecia, unas cantidades que aseguran que a este universo le queda mucho recorrido en el terreno empresarial.