Así aterriza un avión con una rueda menos y un motor dañado

El aparato que sobrevuela Barajas está preparado para tomar tierra en estas condiciones

Aterrizar sin una de sus ruedas y con un motor averiado. Ese es el desafío al que se enfrenta el comandante del Boeing 767-300 de Air Canada que se encuentra en estos momentos sobrevolando el cielo de Madrid para quemar combustible antes de tomar tierra en Barajas, que ya tiene preparado todo el dispositivo para acoger el aterrizaje de emergencia del aparato. Aunque no se trata de las mejores circunstancias para aterrizar, Francisco Cruz, portavoz técnico del Sindicato de Pilotos Españoles (Sepla), considera que el avión puede tomar tierra “en condiciones de seguridad, aunque siguiendo un protocolo”. Cruz explica que el aparato, que calza ocho ruedas en su tren de aterrizaje trasero, de las que ha perdido una, está preparado para acometer la maniobra en el aeropuerto de Madrid Barajas. “No es el primero que se hace en estas condiciones”, asegura. Antes de hacerlo, la tripulación “al detectar que el tren de aterrizaje no subía, lo habrá liberado y se habrá dirigido a un punto de reunión seguro que le habrán indicado. Allí, habrá evaluado los daños con ayuda de la compañía, que también recibe información del aparato”.

Una vez evaluada la situación, los pilotos proceden, como están haciendo, a deshacerse del combustible para “minimizar los riesgos" a la hora de tomar tierra. Aunque el hecho de tener una rueda menos y un motor dañado supone que el avión se encuentre en una situación “crítica”, el aterrizaje es posible en condiciones de seguridad porque el aparato “está preparado” para hacerlo con las restantes. En el caso del propulsor, el problema está en que afecta a la altitud del avión, pero no le impide maniobrar, explica Cruz. Los pilotos también lo están porque han entrenado estas situaciones en los simuladores, añaden otras fuentes del sector.

Llegado el momento de tomar tierra, el comandante de Air Canada reducirá el máximo la velocidad del aparato para que el impacto contra el suelo sea el menor posible y reducir así los riesgos.