Ofensiva PP-Cs en Madrid contra el «impuestazo» de Sánchez

Emprenden una campaña en redes sociales, en la calle y en la Asamblea, con iniciativas parlamentarias, para frenar el «tremendo error» de la armonización fiscal

El folleto repartido por Cs contra la subida fiscal del Gobierno que se está distribuyendo en los principales nodos de Madrid
El folleto repartido por Cs contra la subida fiscal del Gobierno que se está distribuyendo en los principales nodos de MadridLa RazónLa Razón

Si en algo está de acuerdo el gobierno de coalición PP–Cs en la Comunidad de Madrid es en la idea de bajar impuestos. Ambos partidos defienden que cuanto más dinero tenga el ciudadano en el bolsillo, más gasta y eso repercute positivamente en la economía de la Comunidad. A día de hoy, una persona que vive en Madrid tributa menos que otro que vive en Aragón, Asturias o Valencia en la cuota autonómica del IRPF, en impuestos sobre el patrimonio, el de sucesiones y donaciones, el de transmisiones patrimoniales o el de actos jurídicos documentados. Y tanto PP como Cs quieren que siga siendo así. Por eso han emprendido una ofensiva fiscal contra el «impuestazo» de Pedro Sánchez y su idea de armonización fiscal que, tal y como temen estos partidos, acabará derivando en una subida de impuestos en una Comunidad en la que el acuerdo de gobierno PP-Cs pasa precisamente, por todo lo contrario.

«Estamos decididos a mantener la política de rebaja de impuestos y a negarnos a la reinstauración de dos impuestos injustos y anacrónicos: el de Sucesiones y el de Patrimonio», dijo ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Es de la opinión de que «si se suben los impuestos a los comerciantes, a los autónomos, a las personas que tienen la oportunidad de heredar una casa, por pequeña que sea, lo que haces es espantar a la iniciativa privada y a las empresas». Por eso ha pedido al Gobierno que «tome conciencia del daño» con sectores como el del comercio o para los autónomos porque «si ellos caen, sus empleados también».

La presidenta regional ya ha advertido de que si no se atienden las reivindicaciones de Madrid, «miraré en qué instancias y a qué tribunales puedo pedir que se escuchen las necesidades de la Comunidad porque rompen nuestra autonomía». Y si eso tampoco funciona, «acudiré a todas las instancias necesarias: a reuniones con empresarios o con la sociedad civil para unirnos porque con estas medidas, que sólo benefician a los independentistas, se hace daño a toda la sociedad madrileña». Y «si el Gobierno de Pedro Sánchez sube los impuestos....Ya los bajaremos nosotros en Madrid por otro lado, porque es nuestro compromiso», ha manifestado recientemente.

La Comunidad aumenta la financiación de las escuelas infantiles públicas, que ascenderá a 170 millones
La presidenta de la Comunidad de Madrid ya ha anunciado que acudirá a los tribunales si Sánchez insiste en la armonización fiscal COMUNIDAD DE MADRID

El Grupo Popular en la Asamblea también está dispuesto a dar la batalla fiscal en la Cámara de Vallecas. De momento, ayer registró una proposición no de ley en la que pide un nuevo sistema de financiación autonómica y pretende blindar el sistema actual en materia tributaria. Así, insta al Gobierno de la Comunidad de Madrid a que se dirija al Gobierno de la Nación con este fin. Pide que el nuevo sistema sea más sencillo y transparente. También quiere que «se manten ga un nivel adecuado de financiación, con una distribución de financiación per cápita y que perviva el esquema competencial actual en materia tributaria de manera que solo pueda tener competencia normativa el Estado sobre aquellos impuestos que pueden afectar a la unidad de mercado, como son el Impuesto de Sociedades, el IVA y los Impuestos Especiales. Quiere que se respeten las competencias normativas vigentes sobre los tributos cedidos, como el tramo autonómico del IRPF, el Impuesto sobre el Patrimonio o el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, adoptadas desde 1996 por las Comunidades Autónomas. Del mismo modo pretende que la nueva Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas, «refuerce el principio de corresponsabilidad fiscal y establezca como mecanismo de armonización un tipo máximo a aplicar por cada impuesto».

El portavoz del PP en la Cámara regional, Alfonso Serrano, invitó a los grupos parlamentarios «a decidir de qué lado están, si del de los madrileños que no quieren que se le suban los impuestos o de quienes quieren impedir que la Comunidad, en el ejercicio de su autonomía, siga haciéndolo».

El PP también iniciará una campaña a través de las redes sociales con el lema «Que no te roben tu libertad» en la que explicará a simpatizantes y asociados las consecuencias de la política fiscal del Ejecutivo.

Ciudadanos también ha iniciado una ofensiva contra la temida subida de impuestos. De hecho, ayer repartió 5.000 ejemplares de una primera tirada de folletos en los mayores nodos de transporte de Madrid para informar sobre la subida y «pedir al PSOE de Madrid que colabore y defienda la autonomía fiscal de la región», según informaron desde el partido naranja. «Madrid no paga a independentistas», puede leerse en el díptico informativo. En concreto, el partido rechaza la posible subida del impuesto de sucesiones y patrimonio, uno de los más bajos de España, exige al PSOE que «defienda los intereses de los madrileños en lugar de los independentistas» y propone bajar los impuestos a los estudiantes universitarios, los jóvenes que se independizan y las familias con mayores o dependientes a cargo. Cs también ha dejado la puerta abierta a la posibilidad de impulsar iniciativas en defensa «modelo liberal de bajada de impuestos» en la Asamblea.

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea, César Zafra, estuvo repartiendo ayer folletos en la Glorieta de Carlos V y calificó de «indigno» que se suban los impuestos a los madrileños «para pagar las facturas y los favores que tienen con los independentistas y regionalistas». El dinero de los madrileños «es como una hucha para pagar los favores políticos a Sánchez», dijo. Por eso instó al grupo parlamentario socialista en la Asamblea que sea «valiente» y diga que trabaja para los madrileños en lugar de para el presidente del Gobierno».

«Imitar a Madrid»

El vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, tachó de «tremendo error» que el Gobierno central quiera armonizar fiscalmente España y sugirió que, de hacerlo, «debe ser a la madrileña, es decir, bajando impuestos al resto de comunidades e igualándolos a los de Madrid». Aguado tachó al Gobierno de Sánchez de ser «injusto con 6,5 millones de personas que viven en esta Comunidad acusándonos de cosas que son falsas, cuando en Madrid las cosas están marchando bien». Como ejemplo puso la tasa de paro, cuatro puntos por debajo de la media nacional, destacó que «somos la región que más PIB genera en toda España y el hecho de que una de cada cuatro empresas decida instalarse en Madrid. En lugar de imitarnos nos ataca y utiliza eufemismos como la armonización fiscal para tratar de obligarnos a subir impuestos (…) a Sánchez le puede más la ideología que los datos, en una confrontación de modelos el que sale perdiendo es el suyo porque los datos son irrefutables», sentenció. Por eso le pidió que «deje de obsesionarse» con Madrid y «nos deje aplicar nuestras políticas».