Madrid instalará más de 250 módulos prefabricados en colegios para desdoblar aulas por el Covid-19

Salida directa al patio y aseo adosado tendrán estos habitáculos. Educación instalará 65.000 mamparas de protección individual y financiará 550 obras para adecuar centros

Hay que abrir clases con un máximo de 20 alumnos, donde hasta ahora había 25, y no todos los centros disponen de espacio suficiente para garantizar la distancia interpersonal ni desdoblar grupos y permitir que se pongan en marcha las «aulas burbuja», en las que se ha pensado para Infantil y Primaria. Es decir, grupos de estudiantes que se relacionan sólo entre ellos y no tienen contacto con el resto del centro para evitar la transmisión de Covid-19. Para solventar los problemas de espacio, la Comunidad de Madrid tiene previsto instalar alrededor de 250 módulos prefabricados en aquellos centros que presenten necesidad de generación de espacios adicionales. «Se trata de unas aulas en las que los alumnos se pueden agrupar sin que haya pasillos en los que los diferentes grupos estables de convivencia tengan contacto entre sí, algo muy útil para prevenir los contagios por el virus», aseguran desde Educación.

Una de las ventajas será que tendrán salidas directas al patio de los colegios, un aseo adosado, ventilación natural y aislamiento térmico y acústico.

Estas construcciones modulares «tienen la misma vida útil que las convencionales, se instalan de una forma rápida y limpia, pueden adaptarse a las necesidades de los centros, según las circunstancias, y cumplen con todos los estándares técnicos», añaden.

De momento, los centros ya han empezado a habilitar gimnasios, bibliotecas... Pero también son numerosos los Ayuntamientos que han contactado con el Ejecutivo regional para ofrecer sus instalaciones, como centros culturales, bibliotecas, polideportivos y Centros de día. Entre ellos se encuentran los municipios de Madrid, San Martín de Valdeiglesias, Pozuelo de Alarcón, Arroyomolinos, Paracuellos del Jarama o Colmenar Viejo...

Esta cesión de espacios se realizará en dotaciones cercanas a los centros educativos, para los casos en que no puedan generar los espacios necesarios por sí mismos, para hacer frente a la situación actual. Para equipar a estos nuevos lugares que albergarán a alumnos en las mejores condiciones posibles, el Gobierno de Díaz Ayuso ha adquirido un total de 5.000 pupitres escolares, que se suman a los que ya forman parte del mobiliario que tiene en propiedad la Comunidad de Madrid.

También las iglesias madrileñas han puesto a disposición de la Administración y de los centros educativos sus instalaciones de manera que se pueda comenzar el curso de la forma más segura posible.

Además, esta reorganización de los espacios y la necesidad de mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros, ha llevado a la Consejería de Educación a comprar 65.000 mamparas de protección individuales para aquellas aulas que precisen medidas adicionales de protección.

Obras de mejora

Mientras, los centros que han podido, se han embarcado en obras durante el verano para habilitar nuevas aulas y espacios donde no los había y dar respuesta a la nueva situación provocada por la pandemia. De hecho, la Comunidad de Madrid tiene previsto destinar cerca de 35 millones de euros para la realización de obras de adaptación, reparación y mejora de los colegios e institutos que lo precisen.

Educación calcula que este esfuerzo inversor servirá para poder ejecutar alrededor de 550 actuaciones en centros educativos.

Las mejoras abarcan obras para facilitar que la higiene de los alumnos sea mayor, ahora que se ha acordado que se debe extremar la higiene y que, al menos, los alumnos deben lavarse las manos cinco veces al día. Por eso, gran parte de las reformas serán obras de fontanería y de aseos.

Además, se han emprendido obras de climatización y ventilación de aulas y de otros espacios.

Para mejorar el distanciamiento social, se harán obras de accesibilidad, adecuación y recuperación de espacios, tanto interiores como adecuación de gimnasios, reparación de cubiertas y humedades y mejoras de instalaciones eléctricas o de protección contra incendios. En el exterior de los centros, se harán mejoras en pérgolas, marquesinas o pistas deportivas.

El objetivo es que todas las obras estén concluidas antes de que termine el curso. Educación prevé que sean ejecutadas por procedimiento de emergencia por la empresa pública Tragsa. De hecho, ya han comenzado las primeras actuaciones en los colegios Antonio Machado (Leganés) y Alfredo Di Stéfano (Madrid), y en los institutos Velázquez (Móstoles), Mirasierra (Madrid) y Rosa Chacel (Madrid).

Además, Comunidad de Madrid tiene previsto destinar más de 107 millones de euros para obras e infraestructuras educativas hasta el final de 2021. Esa partida va a servir para la realización de 30 obras, de las que nueve corresponden a la construcción de nuevos centros y 21 a ampliaciones.