Martínez-Sellés presidirá el Colegio de Médicos de Madrid

El cardiólogo arrebata el cargo a Miguel Ángel Sánchez Chillón con algo más del 50% de los votos

El Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid, Icomem, ya tiene nueva junta directiva. Este jueves se celebraron las elecciones más decisivas de los últimos años, que se saldaron con la victoria del candidato Manuel Martínez-Sellés, catedrático de Medicina y jefe de Cardiología del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, seguido por el presidente saliente, Miguel Ángel Sánchez Chillón, especialista de Atención Primaria.

Tras el recuento realizado por la Junta Electoral, los datos ratificaron que Martínez-Sellés será el director de orquesta de la institución durante los próximos cuatro años, respaldado por el apoyo de la candidatura fallida del ginecólogo Santiago Palacios, quien renunció en favor del cardiólogo en plena carrera electoral. Así, el futuro presidente del Icomen liderará la corporación con más del 52% de los votos, lo que se traduce en un total de 3.202 papeletas al cierre del escrutinio.

Por su parte, Sánchez Chillón, quien aspiraba a revalidar la presidencia tras una limpia legislatura, logró recabar el 31% de los votos, con poco menos de 2.000 apoyos hasta ese momento. Muy por detrás quedaron las otras dos candidaturas que se presentaban a la presidencia: Francisca García-Moreno Nisa, especialista en Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, reclutó el 12% de los votos, con 745 respaldos, mientras que Juan E. Ruiz Burgos, especialista en Urología y Andrología, logró 327 votos, lo que equivale al 5% del total del escrutinio.

Con estrictas medidas de seguridad derivadas de la actual situación epidemiológica, las elecciones al Icomem se celebraron bajo la sospecha de si existen compañías ajenas, con intereses puramente mercantiles, detrás de algunas candidaturas, lo que pondría en tela de juicio la independencia económica y administrativa de la corporación. De hecho, tal y como denunciaron numerosos profesionales durante toda la jornada electoral a través de las redes sociales, en algunas mesas se ofrecieron sobres con el voto ya decidido. Y a ello se sumó que algunos colegiados denunciaron ante la Junta Electoral el uso indebido de sus datos personales con propaganda en favor de una candidatura.

Baja participación

A pesar de esas estratagemas, la baja participación y la escasa implicación de los médicos colegiados fue, una vez más, la tónica general que caracterizó a la cita electoral, a pesar de la gran trascendencia que tiene para el futuro del Colegio, más aún en plena crisis sanitaria derivada de la pandemia del coronavirus que ha revelado las carencias a las que se enfrentan a diario los profesionales de la Sanidad.

Pero los números son reveladores, ya que de los 46.780 médicos llamados a las urnas, tan solo acudió el 13,1% del censo electoral, lo que se traduce en poco más de 6.145 votos que se depositaron por las 22 mesas situadas en los principales hospitales de la Comunidad de Madrid, así como en otros dos puntos de votación ubicados en la sede del propio Colegio de Médicos. Hace cuatro años, Miguel Ángel Sánchez Chillón ganó las pasadas elecciones en febrero de 2016 con el 38% de los votos, cuando el Icomem contaba con un total de 41.800 profesionales colegiados.