«Instrucciones para caminar sobre el alambre» o teatro cuando el mundo parece inhabitable

Tras su interrupción en marzo, la Compañía Cuarta Pared reestrena su última producción, un grito contra el modelo de sociedad actual

En marzo, la obra «Instrucciones para caminar sobre el alambre» de la Compañía Cuarta Pared tuvo que ser cancelada con motivo de la declaración del estado de alarma.Compañía Cuarta Pared

A veces cuesta mantener el equilibrio. La cuerda que dibuja el camino entre el hoy que nadie vive y el mañana que todos persiguen es demasiado fina para lo sólido del abismo al que nos condena la tempestad que levanta la lucha de opuestos de nuestro mundo. Por eso, a veces urge encontrar las instrucciones para caminar sobre el alambre que es la existencia y no resignarse en el intento. Alba, la protagonista de la última producción de la Compañía Cuarta Pared, representa todo eso a través de un proceso de deconstrucción en el que, con la llegada de la pandemia a nivel mundial, la sociedad al completo se ha visto obligada a experimentar, sin posibilidad de elección. Como diluyendo los límites entre la realidad y la ficción, la declaración del estado de alarma en marzo cerró todos teatro del país e interrumpió sin excepción todas las carteleras; en la Cuarta Pared, «Instrucciones para caminar sobre el alambre» fue la obra que tuvo que cancelar todos sus planes, al menos, hasta ahora. A partir del 23 de octubre y durante cuatro semanas, «Instrucciones para caminar sobre el alambre» vuelve a la escena madrileña reestrenando una historia que, con los últimos acontecimientos, ha ganado oportunidad y sentido.

Escrita por Javier G. Yagüe, QY Bazo y Juanma Romero, esta obra es la continuación de una trilogía que arrancó hace años con «Nada que perder», ya en su quinta temporada tras más de 200 funciones y de 30.000 espectadores de todo el mundo. Esta característica, la de las creaciones teatrales a largo plazo, es una de las apuestas de la compañía que, de este modo, se permite explorar minuciosamente los contenidos y formas hasta agotarlos sobre el escenario. Así, «Instrucciones para caminar sobre el alambre» nace de una investigación de un año de duración como punto de partida sobre la que, tanto autores como actores, han desarrollado después las tramas y personajes mediante la experimentación.

El resultado: un retrato de la sociedad contemporánea desde la crítica sobre sus ritmos y bipolaridades a través de la experiencia de una mujer llena de vida que descubre la fealdad del mundo que la rodea cuando el esfuerzo personal ya no es una garantía de nada. Precisamente, una sensación que, desde hace unos siete meses, se ha apoderado de tantas personas como la Covid-19 ha podido abarcar con su desorden; personas que ahora buscan su lugar en un escenario nuevo de la misma forma que la protagonista busca su sitio en el mundo para escapar de la resignación frente a una realidad competitiva y cruel. Ella creyó haberlo encontrado, pero desapareció, y sobre su búsqueda se construye esta historia. Durante todo el proceso de reconstrucción de los hechos siguiendo las pistas de los días previos a la desaparición de la protagonista, el público se coloca frente a frente con una verdad más compleja que la del propio misterio en torno a Alba: la lucha por sobrevivir de una familia normal y corriente en un mundo que empieza a ser inhabitable.

Con un telón de actualidad de fondo mucho más propicio ahora que en febrero, cuando la pieza fue presentada por primera vez en la Sala Cuarta Pared, «Instrucciones para caminar sobre el alambre» regresa para incidir sobre una reflexión que este 2020 ronda todas las cabezas, que es que, cuanto más frenético, más endeble.