Un paseo por los 35 bienes de interés cultural del Paisaje de la Luz en Madrid

El flamante Patrimonio Mundial cuenta con decenas de bienes protegidos. Algunos de ellos son de sobra conocidos por madrileños y no madrileños. Otros experimentarán a partir de ahora un impulso en su popularidad

El Palacio de Cristal, uno de los entornos BIC dentro del Paisaje de la Luz
El Palacio de Cristal, uno de los entornos BIC dentro del Paisaje de la LuzJuanLufer4pixabay

La entrada en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, confirmada hace casi una semana, supone un blindaje definitivo para el «Paisaje de la Luz». Un entorno que, ya de por sí, contaba con un alto grado de protección: hasta 35 Bienes de Interés Cultural (BIC) reúne este emblemático espacio. Si bien el Parque del Retiro y el Paseo del Prado constituían el eje de la candidatura madrileña, son muchos los bienes que se encuentran a lo largo y ancho de esas 190 hectáreas. Espacios en los que la intervención, por ley, debe ser mínima y solo enfocada a la protección del conjunto.

Seis palacios

Hasta seis palacios con categoría BIC alberga el perímetro. Entre ellos, el Palacio de Comunicaciones, también conocido como Palacio de Cibeles y que constituye la sede del Gobierno municipal. Inaugurado en 1909 como sede de la Sociedad de Correos y Telégrafos de España, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1993. Basta con cruzar de acera para encontrarse con otro palacio bajo protección. En este caso, el de Linares, sede de los Marqueses de Linares desde 1877 hasta 1884. Actualmente, es la sede de la Casa de América. Mientras, a muy pocos metros, se puede acceder al Palacio de Buenavista. Un recinto encargado por la Casa de Alba hace más de doscientos años y que hoy alberga el Cuartel General del Ejército de Tierra.

Ya en Carrera de San Jerónimo, nos encontramos con el Palacio de las Cortes. Inaugurado en 1850 por la reina Isabel II, desde entonces no ha variado en su estilo neoclásico y tampoco en su uso: la representación de la ciudadanía a través de sus diputados.

Por último, los jardines del Retiro cuentan con dos palacios en los que nunca habitó la realeza. Por un lado, el Palacio de Velázquez, construido entre 1881 y 1883 con motivo de la celebración de la Exposición Nacional de Minería y construido por el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, de quien toma su nombre. Por otro, el Palacio de Cristal, también obra de Velázquez Bosco , planeado como invernadero para plantas tropicales y uno de los mejores ejemplos de la llamada «arquitectura del hierro» en Madrid.

Ruta Patrimonio Mundial FOTO: T. Nieto

Seis museos

Pocas ciudades europeas, salvo Berlín y su Isla de los Museos, pueden presumir de tener tantas pinacotecas, y de esa envergadura y calidad arquitectónica, en tan poco espacio. Sin duda, ha sido una de las grandes bazas de la candidatura del «Paseo de la Luz», con seis museos catalogados BIC dentro de su entorno. Dos de ellos son de sobra conocidos no solo por los madrileños, sino por los millones de turistas que anualmente visitaban –y esperemos que pronto vuelvan a hacerlo– la capital: el Prado y el Thyssen-Bornemisza. Sin embargo, hay otros cuatro edificios protegidos que pueden pasar más desapercibidos.

Ese es el caso del Museo Nacional de Artes Decorativas, en el número 12 de la calle Montalbán. Creado en 1912 como lugar para el aprendizaje de artesanos y artistas, se inspiró en posteriormente en salas como el South Kensington Museum (hoy Victoria and Albert Museum) de Londres o el Musée des Arts Dècoratifs de París. Entre sus colecciones, destaca la de arte oriental, atesorada por Carlos III para el Gabinete de Historia Natural.

En pleno Paseo del Arte se encuentra el Museo Naval, Situado en el Cuartel General de la Armada y gestionado por el Ministerio de Defensa, reúne todo tipo de piezas y colecciones que acreditan la historia naval de España, desde la edad media hasta la actualidad.

Mientras, sobre lo que era el Salón de Reinos del Buen Retiro se alza el Museo del Ejército, que recoge alrededor de 27.000 piezas entre armas, uniformes, documentos, banderas, pinturas y esculturas de la historia militar española.

Por último, frente al parque, en la calle Alfonso XII, se erige el Museo Nacional de Antropología. Una sala inaugurada en 1875 precisamente por dicho monarca y que acoge piezas tan singulares como la mascarilla mortuoria de un maorí tatuado.

A todas estas salas, hay que añadir otros centros con no menos historia en sus cimientos: el Real Observatorio de Madrid fundado por Carlos III y construido por Juan de Villanueva; el Archivo Histórico de Protocolos, creado por el mismo monarca y que hoy almacena las escrituras públicas de Madrid una vez que cumplen cien años; la antigua Facultad de Medicina de San Carlos y el antiguo Hospital Provincial de Madrid; y, cómo no, la Real Academia Española. Un edificio, éste último, situado junto al Museo del Prado y la iglesia de Los Jerónimos, construido entre 1891 y 1894 e inaugurado por Alfonso XIII, aún menor de edad y su madre, la regente Isabel II.

Bancos, hoteles e iglesias

Un recorrido por el Paisaje de la Luz no estaría completo sin una visita a la sede central del Banco de España. Construida en el siglo XIX con el objetivo de dotar al Banco Nacional de un centro para la emisión de monedas y billetes, es hoy uno de los edificios más aclamados de Madrid. Como también lo es el del Hotel Palace. Inaugurado en 1912, sus 400 habitaciones lo hicieron en su día el hotel más grande del continente.

Otra de las edificaciones protegidas es el claustro de los Jerónimos, del siglo XVII. Preso de la maleza y con riesgo de desplome, fue conservado a finales del pasado siglo tras un acuerdo entre el Arzobispado de Madrid y el Ministerio de Cultura.

Monumentos y arqueología

No por obvio hay que dejar de reseñarlo. La que era gran Puerta de entrada a Madrid, la de Alcalá, es, además del monumento que da entidad a la capital, otro de sus elementos protegidos. Al igual que la estatua ecuestre al General Martínez-Campos, en el parque del Retiro.

Por último, señalar dos zonas arqueológicas y que ha merecido protección: las Terrazas del Manzanares, correspondientes a las antiguas riberas del río y con cerca de un centenar de yacimientos; y el Recinto Histórico de Madrid.