El orgullo de Villaverde durante la pandemia, plasmado en un libro

Un volumen recoge los testimonios gráficos de vecinos y voluntarios durante la pandemia. La recaudación irá destinada a financiar la Red de Cuidados del barrio

Fotos del libro con testimonios gráficos de vecinos y voluntarios durante la pandemia, en Villaverde
Fotos del libro con testimonios gráficos de vecinos y voluntarios durante la pandemia, en Villaverde FOTO: Jeosm

Cambiando ligeramente la letra de aquella canción tan conocida –y querida– por todos... «pongamos que hablo de Villaverde». Hace 17 meses, cuando la pandemia golpeó tan duramente a nuestra ciudad, encerrándonos en nuestras casas y provocando que aprendiéramos a convivir a diario con el miedo, ya estaban los titulares periodísticos para hablarnos exclusivamente de Madrid. O de París. O de Londres. Sin embargo, cada distrito, cada barrio, cada pequeña comunidad, era en sí misma un microcosmos a escala en el que se reproducía lo que estaba sucediendo en cualquier punto del globo terráqueo: familias separadas de forma forzosa durante meses; puestos de trabajo que se quedaban en el aire o, directamente, se esfumaban; y, por supuesto, el duelo por los seres queridos que nos dijeron adiós pese a que nunca nos pudimos despedir de ellos. Desde el distrito situado más al norte hasta el último ubicado en el sur, todos afrontamos los mismos temores. Pero también muchas esperanzas. Y los vecinos Villaverde, un barrio del que los medios rara vez nos hacemos eco salvo para dar malas noticias, no han sido una excepción.

Fotos del libro con testimonios gráficos de vecinos y voluntarios durante la pandemia, en Villaverde
Fotos del libro con testimonios gráficos de vecinos y voluntarios durante la pandemia, en Villaverde FOTO: Jeosm

Hoy es de justicia hablar de ellos porque han sido los principales responsables de poner en pie un proyecto que, en realidad, nadie planeó de antemano. Un libro que recoge sus historias durante este año y medio largo de pandemia. Testimonios escritos y también gráficos, gracias a los retratos realizados por el fotógrafo @JEOS, también vecino de Butarque.

Fotos del libro con testimonios gráficos de vecinos y voluntarios durante la pandemia, en Villaverde
Fotos del libro con testimonios gráficos de vecinos y voluntarios durante la pandemia, en Villaverde FOTO: Jeosm

Dejar testimonio

Durante los primeros meses de confinamiento, la Asociación Vecinal Independiente de Butarque y la Asociación Vecinal La Unidad de Villaverde Este promovieron la Red de Cuidados de Villaverde Bajo, con el objetivo de canalizar la solidaridad y el apoyo mutuo que comenzaron a brotar en el barrio. Ambas tenían claro que, de aquella experiencia, debía nacer un proyecto con ese mismo afán altruista: bien una exposición fotográfica... o bien un libro, como ha sido el caso.

Gracias a esa iniciativa, a lo largo de las páginas de «Villaverde. Resistir en Pandemia», conoceremos, entre muchos otros, a Carmen, que cuenta lo que ha supuesto cuidar de una persona dependiente durante estos últimos meses; a Juan Ramón, taxista de profesión y que relata lo que significa batallar contra el cáncer en un momento en el que los servicios de urgencias estaban saturados; a Silvia, que expresa cómo se vive el duelo cuando no puedes acompañar a un ser querido en sus momentos finales, como ocurrió con su abuelo; a Pilar, trabajadora de una asociación de alcohólicos rehabilitados, que explica cómo es vivir con adicciones durante un encierro tan prolongado... Mientras, Iván, trabajador de la planta de residuos de Valdemingómez, expresa lo que ha supuesto para él ejercer su profesión rodeado del material que, en buena parte, llegaba de los hospitales. Por su parte, Seir y Charifa relatan su experiencia como voluntarios y, a su vez, como beneficiarios de la propia red, ya que bien perdieron sus empleos, bien se encuentran inmersos en un ERTE. El libro también cuenta con la voz de cuatro mujeres que reflexionan sobre lo que ha supuesto para ellas la conciliación durante este período.

«Villaverde. Resistir en Pandemia» también muestra lo que supuso para el barrio la «otra» catástrofe, esta vez sí, sufrida casi exclusivamente por los madrileños: la borrasca Filomena. En el libro conocemos a José, vecino y voluntario a la hora de limpiar las calles de aquella nevada que parecía que no nos abandonaría nunca.

«El libro recoge lo que ha supuesto un año de pandemia en Villaverde, una situación extrapolable a cualquier barrio trabajador», explica a LA RAZÓN Miguel Rodríguez, presidente de la Asociación Vecinal La Unidad de Villaverde Este. «Es el resultado de una ola de solidaridad que nos hizo sentir abrumados. Sabíamos que es un barrio caracterizado por la solidaridad, pero nos ha sorprendido a todos. No solo por parte de los vecinos a título individual: el Hospital Doce de Octubre, los centros de salud, las AMPA de institutos, asociaciones vecinales y culturales... Los comercios del barrio se han volcado, recogiendo y donando alimentos: farmacias, colchonerías, papelerías, mercerías...», enumera Rodríguez. Para los vecinos, no solo ha sido una ayuda para los demás: también para ellos mismos. Es el caso de Charo y Loreto, que cuentan en el libro cómo la propia red les ha «salvado» no solo de estar encerradas en casa, sino de ser útiles durante esos meses. Así, con la publicación de este libro, los vecinos aspiran a «visibilizar nuestra experiencia y hacer memoria para el futuro, porque, pese a todo lo malo, a las pérdidas de familiares y a las pérdidas de empleo, ha quedado la solidaridad».

En esa línea, la recaudación obtenida con el libro, cuyo precio será de seis euros y que podrá adquirirse a partir de septiembre en los locales de las asociaciones de vecinos, irá destinada íntegramente a seguir financiando la Red de Cuidados de Villaverde Bajo. En todo caso, todos aquellos interesados en adquirir un ejemplar, pueden reservarlo a través del mail testimomiosreddecuidados@gmail.com.

Fotos del libro con testimonios gráficos de vecinos y voluntarios durante la pandemia, en Villaverde
Fotos del libro con testimonios gráficos de vecinos y voluntarios durante la pandemia, en Villaverde

Una zona señalada

Prologado por la periodista y escritora Noelia Adánez, el volumen, dividido en cinco partes, supone también una forma, por parte de Villaverde, de sacar a relucir su «orgullo de barrio». «El barrio suele ser noticia por la criminalización, por peleas, los asuntos de drogas... Queríamos reflejar que aquí la gente hace también cosas buenas», apunta Rodríguez. Y más aún en un momento tan grave como el que hemos vivido. «Villaverde no acaba de salir de una crisis cuando, de repente, entra en otra. Se trata de un distrito abocado a un abandono institucional histórico desde las décadas de los setenta y ochenta. Y ese abandono se ha ido acrecentando con cada una de las crisis», añade. Para hacerse una idea, «ahora, cuando todavía no habíamos notado la recuperación de la crisis de 2008, llega la crisis del coronavirus. Mucha gente que veíamos en el banco de alimentos en 2012 nos la volvemos a encontrar ahora. La gente no sale de ese bucle, de esa situación de precariedad. Se ven abocados a vivir de esas redes. Y no es plato de buen gusto para ellos». De hecho, su asociación no fue creada para repartir alimentos, sino para emprender «actividades más culturales y reivindicativas. Pero cuando las necesidades básicas apremian, nos tenemos que enfocar en ellas», concluye.