El “relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor” de Ana Botella cumple ocho años

Madrid perdió frente a Tokio la lucha por ser sede olímpica, pero el discurso de la alcaldesa acaparó todos los focos

La ex alcaldesa de Madrid, Ana Botella
La ex alcaldesa de Madrid, Ana Botella

Fue la última intentona de la ciudad de Madrid por convertirse en sede de los Juegos Olímpicos. Madrid 2020. Perdió y fue Tokio la elegida, aunque finalmente la capital japonesa, a consecuencia de la pandemia, ha celebrado este verano la cita deportiva. La designación tuvo lugar el 7 de septiembre de 2013. Se cumplen, por tanto, este martes ocho años de aquel día en el que Madrid quedó eliminada a las primeras de cambio dejando el duelo por los Juegos Olímpicos entre Tokio y Estambul.

Un día, que más allá de la derrota de Madrid, ha pasado a la historia por una frase que pronunció la por entonces alcaldesa de la ciudad, Ana Botella. Al hacer un repaso de los atractivos de la ciudad de Madrid para convertirse en sede olímpica, Botella se detuvo en la experiencia de tomar un café en la plaza de las plazas de la capital: “There is nothing quite like a relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor” (No hay nada como una relajante taza de café con leche en la Plaza Mayor)”. Una observación que Botella realizó en inglés, como el resto de su discurso, pero que llamó la atención de los espectadores y de los usuarios de las redes sociales. También mencionó Botella en su discurso el atractivo de disfrutar de una “romantic dinner en el Madrid de los Austrias”.

Ana Botella hablando inglés - Madrid 2020 - "relaxing cup of café con leche"

Una anécdota de la que la propia Botella se hizo eco sólo unos días después. En un desayuno informativo provocó las risas de los asistentes al desear que todos hubieran tomado “un café con leche”. “Yo conozco bien el sentido del humor del país y yo me río también de mí misma”, aseguró al ser preguntada sobre si le ha parecido excesiva la polémica.

La cuarta mayor metedura política de 2013, según “Time”

Ese mismo año, la revista “Time” elaboró una lista con las mayores meteduras de pata políticas del año. Y la de Ana Botella ocupó la cuarta posición. La alcaldesa compartió clasificación con el norteamericano Bob Filner, que renunció a su cargo después de recibir 17 acusaciones de mujeres por acoso sexual, el ruso Mikhail Stolyarov por extorsión, el ugandés Erias Lukwago por incitar a la desobediencia civil en forma de no pagar los impuestos, el norteamericano Barry Moore por vender oxicodina, el japonés Toru Hashimoto, quien justificó la violencia sexual contra las mujeres en la Segunda Guerra Mundial para “relajar”a los soldados, la americana Linda Thompson por sus insultos a la población y el también norteamericano Thomas Menino, por desear que su equipo de fútbol ganase un trofeo que no existe.