Engracia Hidalgo: «Salvo hecatombe, bajaremos el IBI al mínimo en 2023»

El Ayuntamiento espera aprobar las cuentas municipales antes de Navidades, con Vox como «socio preferente». Entre otros motivos, por sumar una nueva rebaja de impuestos de más de 60 millones

Con suspense y algo de incertidumbre, después de la eliminación de la tasa de plusvalía por parte del Constitucional, la capital ya cuenta con un proyecto de presupuestos para 2022. Unas cuentas que crecen más de un 8% y que incluyen una nueva bajada de impuestos. El equipo liderado por Engracia Hidalgo espera aprobarlos en Pleno antes de navidades. Para ello, necesitarán el apoyo de otro grupo.

¿Con qué ánimo han afrontado la redacción de estos presupuestos en comparación con los de 2021?

Los hemos elaborado por y para la recuperación. Venimos de una crisis sanitaria, social y económica sin precedentes. Y el año pasado hicimos unos presupuestos para atender a las personas que peor lo estaban pasando. Los presupuestos crecen un 8,2%, hasta los 5.481 millones. Pero si me preguntaran cuáles son sus pilares básicos, lo primero es que es mantienen la rebaja impositiva a la que nos hemos comprometido, como la del IBI, en un cuarto de punto. Eso afecta no solo a un millón y medio de recibos de todos los madrileños, sino también, y muy importante a 96.300 autónomos, empresas... los sectores que han sido más castigados. Es un presupuesto donde hemos apostado por el gasto social, porque hay personas que necesitan que se les atienda desde los servicios públicos, como las personas mayores, las personas sin hogar.. Destinamos por primera más de 1000 millones al gasto social. Es un presupuesto que apuesta por la inversión, que crece un 23%. Hay inversiones tan importantes como acabar el Nudo Norte, la cubrición del Calderón, la Avenida de la Ilustración... Muchas inversiones que, al final, tienen un incremento en productividad. Pero también se recogen 40 equipamientos municipales como escuelas infantiles, bases del Samur, centros de mayores... Y eso, en cada uno de los 131 barrios, va generando ese tejido social que contribuye a la cohesión territorial. Y, como último eje básico, unos servicios públicos de calidad: 272 millones para la limpieza viaria, con 2.000 personas más que trabajarán limpiando la ciudad.

Las cuentas para 2022 han estado condicionadas por la eliminación del impuesto de plusvalía, tras la sentencia del Constitucional. Por otro lado, el decreto del Gobierno permitirá seguir cobrándolo pero adecuándose a la sentencia ¿Cuánto deja de ingresar Madrid?

El Gobierno ha aprobado un Decreto Ley, desde mi punto de vista, de forma acelerada. El Constitucional llevaba avisando desde hace tres años. Nosotros no hemos sido consultados. Pero se ha hecho un primer cálculo. Y el impacto sería de unos 200 millones menos de recaudación para 2022. Teníamos inicialmente previsto recaudar 608 y ahora serán unos 400 millones. A esto se ha que sumar, también derivado de sentencia, todos los expedientes bien recurridos, bien que estaban proceso, sin ser firmes. Son unos 17.000 expedientes: alrededor de 363 millones. Espero que por parte del Gobierno del señor Sánchez haya una sensibilidad hacia los ayuntamientos, aunque, hasta la fecha, no ha sido mucha. Son cuantías muy importantes. y hemos hecho una previsión prudente, tanto en ingresos como en gastos.

La rebaja fiscal prevista supera los 60 millones. ¿En algún momento han visto que peligraba por esta circunstancia?

La rebaja estaba planteada y es un compromiso que tenemos con todos los ciudadanos. Obviamente, cuando salió esta sentencia hicimos números. Pero es un compromiso electoral que vamos a seguir cumpliendo.

Bajarán el IBI al 0,428% en 2022.

Son unos 60 millones que, si se suman a las rebajas anteriores, serán 350 millones los que han dejado de pagar los madrileños. A esto hay que unir el resto de impuestos: durante el tiempo que llevamos, han sido 500 millones menos. Hicimos un cálculo muy interesante: de esos 500 millones, 180 están ligados con las empresas, los autónomos, los emprendedores... La gente que realmente genera empleo. Estamos cumpliendo el programa en materia de impuestos y de forma equilibrada: generando crecimiento y empleo, pero también, y muy importante, prestando los mejores servicios públicos.

¿Reducirán el IBI al mínimo posible, al 0,4%, en este mandato?

Ese es nuestro compromiso Y a no ser que ocurra una hecatombe, los compromisos están para cumplirlos: el 0,4% en 2023. Siempre que se aprueben los presupuestos.

Comentaba antes que, en los tres últimos años, había indicios de que algo así podía suceder con el impuesto de plusvalía.

Han ido cayendo sentencias al respecto. Es más, en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), en la Comisión de Hacienda y en el Pleno se ha solicitado de forma reiterada una regulación que diera seguridad jurídica a los contribuyentes y también a los ingresos de los ayuntamientos por plusvalía. Si se hubiera regulado antes, nos hubiera evitado muchísimos problemas y muchísima inseguridad para los contribuyentes. Y, por otro lado, no se ha consultado a los ayuntamientos. Una quinta parte de los ingresos por plusvalía se recaudan en Madrid. Pero bueno, a fecha de hoy, tenemos un decreto ley que nos permite presupuestar este impuesto.

Cuando hablaba antes de la falta de sensibilidad del Gobierno se refería a este caso...

No, me refería a la falta de sensibilidad durante la pandemia. Los ayuntamientos hemos jugado un papel protagonista de cara a la atención de los más vulnerables. Y también a través de la FEMP se ha solicitado, por parte de todos los alcaldes, la obtención de ayudas para poder afrontar el incremento de gastos derivados de la pandemia. Nosotros, en el marco de nuestras competencias, fuimos de los primeros ayuntamientos que puso en marcha un paquete de medidas fiscales ligado a los sectores más afectados: comerciantes, bares, restaurantes, hoteles... Y no pusimos límites a la hora de atender a todas aquellas personas que tenían necesidades económicas y de alimentación. Y también, y muy importante, reforzamos los servicios sociales. Su trabajo se ha multiplicado durante la pandemia y hemos abordado el incremento de personal. Es en estos paquetes de medidas donde los ayuntamientos no han recibido el apoyo del Gobierno de la nación. Únicamente, hemos recibido ayudas en materia de transporte, por las bajadas de ingresos durante la crisis sanitaria. Y quiero recordar que a la pandemia se sumó Filomena...

Ya que lo menciona, ¿van a llegar las ayudas por Filomena?

En lo que respecta a la solicitud que presentamos para las ayudas de emergencia, ya nos han dicho que el informe estaba pendiente de tramitarse, pero serán unos 63 millones. Se hará efectiva en los próximos meses.

Ahora se abre la rueda de negociaciones con el resto de partidos. Necesitan un grupo más para poder aprobar las cuentas. ¿A quién tienen más cerca?

Siempre que acometemos los presupuestos tenemos presente el pacto de Gobierno. Y hemos tenido como referencia los Acuerdos de la Villa: 900 millones de los presupuestos corresponden a esas medidas. Y también hemos tenido como referente al acuerdo de investidura con Vox, de 81 puntos. El año pasado, cuando aprobamos los presupuestos, se formó una comisión de seguimiento de esos puntos, con lo cual, nuestro socio preferente para aprobar los presupuestos es Vox. Eso está claro. Nos encantaría tener aportaciones de todo el mundo. La prueba es que no hemos pasado el «rodillo»: en estos dos años se han aprobado más enmiendas que en toda la legislatura anterior. Espero que nuestro socio preferente sea capaz de ver que gran parte de esos acuerdos están concedidos en estos presupuestos.

¿Es en los presupuestos cuando se ve que PP y Cs son dos partidos diferentes?

La dinámica de elaboración ha sido exactamente igual con los concejales del PP que con los de Cs. Se hacen las solicitudes, se mandan a Hacienda, empiezan las reuniones... Eso lo decían tanto el alcalde como la vicealcaldesa. Estos son los presupuestos de la Junta de Gobierno y a mí eso me parece un valor añadido. Nadie se ha enterado de que los estábamos haciendo. En otros sitios, cada día sale una noticia o una discrepancia entre los socios de Gobierno. Me parece un signo de estabilidad.

Crecen los presupuestos de los distritos, sobre todo los del sur. Supongo que la oposición de izquierdas estará de acuerdo en esto...

Imagino que sí. Lo que le pasa muchas veces a la izquierda, con todo mi respeto, es que ellos pintan los presupuestos con muchos números, pero luego no los ejecutan. Esos equipamientos, esos centros de mayores, esos centros de día, esas instalaciones deportivas... tienen que acabar siendo una realidad en el distrito. La operación asfalto –nunca se ha asfaltado tanto como el último año– o las aceras que se están reformando... Las inversiones hay que ejecutarlas y ayudan en ese reequilibrio territorial.

¿Se confirma entonces que el PP no solo gobierna para los «ricos», como suele decirse desde la oposición?

La ayuda a domicilio –263 millones con los que atendemos a 115.000 personas–; los 19 millones de euros, que se ampliarán, para la Tarjeta Familias; los programas a la atención de la soledad no deseada para los mayores; el dinero invertido para atender a personas sin hogar... Es demagogia, porque diseñas los presupuestos para atender a las personas que más lo necesitan. Es un mantra de la izquierda. Desde mi partido hemos trabajado en este país por los servicios públicos y por la gente más vulnerable igual o más que ellos.