Los asesinos de Isaac se grabaron un vídeo después del crimen

Se jactaban rapeando de que la Policía no les cogía y aparecen con los patinetes que usaron para huir del asesinato. Su GPS sirvió a la Policía para llegar hasta ellos

Arriba, los presuntos asesinos de Isaac en el videoclip. Abajo, la imagen que grabaron con los patinetes
Arriba, los presuntos asesinos de Isaac en el videoclip. Abajo, la imagen que grabaron con los patinetes

No solo no se escondían sino que, según fueron pasando los días, los asesinos de Isaac López Tirado, el joven rapero con Asperger conocido como «Little Kinki», se iban mostrando más confiados de que la Policía no iba a cogerles. Tanto se relajaron que llegaron a grabar un videoclip en el que salían los cuatro autores del crimen: David Bárcenas, apodado «Barce», de 18 años, y los otros tres arrestados, todavía menores de edad. En el video, colgado en YouTube y llamado «Frenamo», aparecen «rapeando» amenazas a los «enemigos del barrio» y en otro, publicado también en redes sociales, salen con los famosos patinetes que utilizaron el día del crimen y que sirvieron para identificarles. Bárcenas, que también tiene cuenta en TikTok, intenta hacerse un nombre en el mundillo de rap madrileño sin demasiado éxito, ya que apenas contaba con 400 seguidores antes de entrar en prisión.

“Me andan buscando”

Aun así, es él quien lleva la voz cantante y dice cosas como: «Me andan buscando y aún no me han “topao”», en una posible referencia a que la Policía todavía no le había arrestado, ya que el video se grabó días después de acabar con la vida de Isaac en el túnel de la calle Comercio. «Si no quedan balas, te la recargamos. La “forty” en la cara a ti te la vaciamos», son algunas de las rimas que cantan también los acusados de acabar con la vida de Isaac, ya en prisión el mayor de edad y en un centro de menores los otros tres. «Quisiste escaparte pero te saqué el bate. Quisiste escaparte y te sacamos el filo», cantan.

Isaac, conocido como «Little Kinki» en el ambiente del rap madrileño fue apuñalado por la espalda por estos cuatro chicos el pasado 12 de julio cuando iba a grabar un videoclip con un amigo. Él sí se había hecho ya un nombre en la escena rap madrileña y, según fuentes de la investigación, las bandas latinas Dominican Don’t Play (DDP) y Trinitarios pugnaban por ficharle, aunque él nunca quiso pertenecer a ninguna. Sin embargo, por las canchas de baloncesto de la calle Ramírez de Prado, donde paraban todos, se corrió el rumor de que los Trinitarios habían conseguido convencerle y, aunque era mentira, los Dominican quisieron castigar esa «traición» acabando con su vida. Fueron los cuatro arrestados la semana pasada los autores materiales, según la investigación desarrollada por el Grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional.

Armas compatibles

Durante los registros practicados en las viviendas de los chicos los agentes se incautaron de un par de navajas de mariposa, cuyas hojas coincidirían con las heridas de arma blanca que los forenses examinaron durante la autopsia del cadáver de Isaac. También se llevaron camisetas que habrían utilizado el día del crimen, según captaron las cámaras de videovigilancia de la zona. Porque, si bien el túnel donde ocurrieron los hechos no dispone de videovigilancia, los agentes sí pudieron ver a los presuntos autores momentos antes y después de los hechos.

Juzgado de menores

También les vieron con unos patinetes, que utilizaron para desplazarse a atacar a Isaac por al espalda y para huir del lugar. Éstos, que aparecen también en algún videoclip grabado por ellos, fueron alquilados con la tarjeta de crédito de un quinto individuo que, al parecer, no tiene relación con los hechos. Los investigadores pudieron analizar el recorrido que hicieron con los patines gracias al GPS que llevaban instalados y que les situaba en el lugar del crimen. Para el abogado que lleva la acusación particular de la familia, Juan Manuel Medina, las pruebas que hay contra los acusados son más que evidentes de cara a una futura condena por asesinato. El caso, recordemos, se juzgará en dos “escenarios” de forma paralela al ser tres de los cuatro arrestados menores de edad en el momento de los hechos, por lo que tendrán que ser condenados por un juzgado de menores.