Acusa a Madrid de ser “como Bahamas” y le responden desde la Puerta del Sol que él ha levantado “un infierno fiscal”

Jaume Giró, consejero catalán de Economía, asegura que “no me preocupa la competitividad” mientras su homólogo madrileño le acusa de “asfixiar a las familias con su despilfarro”

El consejero de Economía, Jaume Giró, en el Parlamento catalán
El consejero de Economía, Jaume Giró, en el Parlamento catalán FOTO: jxCat

No se ha hecho esperar la respuesta desde Madrid. Todo surgió a raíz de unas palabras del consejero de Economía de la Generalitat, Jaume Giró, quien afirmó que existe un diferencial en el ámbito fiscal entre Cataluña y la Comunidad de Madrid, pero ha asegurado que es “el territorio más favorecido y privilegiado del Estado”.

Lo ha dicho preguntado en el pleno del Parlament por Antonio Gallego (Vox), sobre si Cataluña es fiscalmente competitiva, a lo que Giró ha replicado que los gobiernos en un Estado de bienestar se preocupan por la progresividad, la justicia social o la solidaridad, y no por la competitividad fiscal. “En los estados de bienestar occidentales y modernos, no preocupa la competitividad fiscal, preocupa la progresividad, justicia social y solidaridad. Y este es el camino que está tomando Cataluña”, ha sentenciado.

Giró ha añadido que la competitividad preocupa a empresas y a Estados como “Barbados, Bahamas, las Islas Caimán, Panamá, y tal vez la Comunidad de Madrid”, ha dicho citando a paraísos fiscales y a la Comunidad presidida por Isabel Díaz Ayuso.

Unas palabras que fueron respondidas esta misma mañana por el consejero de Economía, Hacienda y Empleo de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty. Apuntó que Cataluña es un “infierno fiscal” que sube “cada año” el IRPF y que es la autonomía “menos competitiva” del Estado.

Lasquetty ha rechazado que Madrid sea un “paraíso fiscal” y aseguró que la realidad es que los “socialistas e independentistas” han convertido a Cataluña en un “infierno fiscal” y que, además, va a aumentar su número de impuestos propios -actualmente cuenta con 16 según Lasquetty- frente a la aprobación este jueves en la Asamblea de Vallecas de eliminar este tipo de gravámenes en la región.

“Es la diferencia entre un gobierno liberal como el de Madrid que respeta propiedad e iniciativa de las empresas y familias. Frente a un Gobierno intervencionista nacionalista que deja a las empresas y familias asfixiadas por intervencionismo y despilfarro”, ha cargado el madrileño.