Aumentan los casos de “gusano del ojo” en toda España, especialmente en Madrid (así puede identificarlos)

En nuestro país existen zonas endémicas, por lo que es necesario controlar de manera exhaustiva una enfermedad que puede transmitirse a los humanos

Voz de alarma ante el incremento de casos en los últimos meses en toda España, y especialmente en provincias como Madrid o Cáceres. La thelaziosis se extiende. Es un proceso parasitario causado por un nematodo (gusano redondo) denominado Thelazia callipaeda. Una enfermedad que atemoriza tanto a los amigos de los perros como la del llamado “gusano del corazón”.

Este agente puede afectar a diferentes especies de carnívoros y también a las personas, generando un cuadro ocular llamativo porque es posible apreciar los movimientos de los vermes en el globo ocular del animal o la persona parasitada, por lo que se denomina también “enfermedad del verme ocular” o “gusano del ojo”. Además de su presencia, creciente en perros fundamentalmente, también se citan casos en gatos y en especies silvestres como liebres, conejos o zorros. Por otra parte, y aunque es menos frecuente, se trata de una zoonosis, por lo que pueden encontrarse también en las personas.

Un reciente estudio realizado en la Universidad Complutense de Madrid y publicado en 2020 proporciona información sobre la propagación del parásito en perros en España desde su descripción inicial en 2010 hasta 2018.

En total, se detectaron 1.114 casos de thelaziosis en 121 municipios de España.

El estudio destaca además zonas endémicas, como la provincia de Cáceres, donde la prevalencia en perros alcanzó un 61,3% o Madrid con una prevalencia cercana al 30%, aunque aquí se debe de tener también en cuenta el número de personas con perro en una población numerosa.

Según los autores, “los resultados destacan la necesidad urgente de estrategias de prevención para controlar la propagación de esta posible enfermedad zoonótica”, concluyen los investigadores, que aseguran que, a tenor de los datos, está infradiagnosticada.

Identificación de la enfermedad

Esta parasitosis aparece más frecuentemente en perros que pasan más tiempo en el exterior, como los perros de caza, puesto que su transmisión se realiza a partir de una especie de mosca que deposita los huevos de los parásitos en el entorno del ojo.

Entre los síntomas más habituales se encuentran el lagrimeo y movimientos anómalos del animal por las molestias constantes que causan los parásitos, generando habitualmente rascados que pueden ser intensos hasta provocar lesiones graves e incluso la pérdida de visión.