Renault comienza su revolución y asegura su rentabilidad en 2025

Luca de Meo presenta un plan estratégico que reducirá sus costes fijos en 3.000 millones y los variables en 600 euros por coche. Se convertirá en una marca de tecnología, servicios y energía limpia

Renaulution.
RENAULT
07/01/2021
Renaulution. RENAULT 07/01/2021Servicio Ilustrado (Automático) RENAULT

La rentabilidad, por encima del volumen de ventas, será el principal objetivo de la totalidad del grupo Renault, según explicó su director General, Luca de Meo, en la presentación del plan estratégico de futuro de la compañía, que contempla una importante racionalización de los recursos del grupo y una apuesta clara por las tecnologías de futuro del automóvil orientados a asegurar una alta rentabilidad de la empresa en el horizonte del año 2025. Dentro de este plan, la producción mundial de Renault y sus marcas se reducirá de 4 a 3,1 millones de unidades, habrá una fuerte reducción de los costes fijos, de las plataformas de construcción y de las familias de motores.

Frankfurt Main (Germany).- (FILE) - Then Seat CEO Luca de Meo gestures during the presentation of the Cupra Travascan during the IAA motor show in Frankfurt, Germany, 10 September 2019 (reissued 13 January 2021). Groupe Renault CEO Luca de Meo will present the French carmaker's strategic plans called 'Renaulution' at the group's headquarters on 14 January 2021. (Francia, Alemania) EFE/EPA/RONALD WITTEK *** Local Caption *** 55456747
Frankfurt Main (Germany).- (FILE) - Then Seat CEO Luca de Meo gestures during the presentation of the Cupra Travascan during the IAA motor show in Frankfurt, Germany, 10 September 2019 (reissued 13 January 2021). Groupe Renault CEO Luca de Meo will present the French carmaker's strategic plans called 'Renaulution' at the group's headquarters on 14 January 2021. (Francia, Alemania) EFE/EPA/RONALD WITTEK *** Local Caption *** 55456747RONALD WITTEKEFE

Este plan, bautizado como “Renaulution”, permitirá, en palabras de De Meo, restablecer la competitividad del grupo automovilístico francés y para ello en una primera fase se centrará en recuperar los márgenes comerciales para generar liquidez y se racionalizará la producción reduciendo el número de plataformas, que pasarán de 6 a 3, y familias de motores, que pasarán de 8 a 4, para, además de poder enriquecer la gama de productos, mejorar la rentabilidad de las diferentes marcas del grupo. Respecto a la innovación, la visión del futuro estará puesta en la atención a las nuevas tecnologías, donde Renault espera ser uno de los líderes en soluciones de movilidad impulsadas tanto por electricidad como por hidrógeno.

Dentro de esta nueva organización, De Meo ha establecido cuatro unidades de negocio, una por cada marca del grupo que, aunque tengan en común la ingeniería de vanguardia del grupo, cada una de ellas será plenamente responsable de su gestión y rentabilidad. De esta forma se logrará una reducción de los costes fijos y una mejora de los variables en todo el mundo ya que, desde ahora, la empresa ya no medirá su rendimiento a través de la cuota de mercado alcanzada y el número de coches vendidos, sino a través de la rentabilidad, la generación de liquidez y la eficiencia de las inversiones.

Desde el punto de vista de los objetivos financieros, el grupo se plantea generar unos tres mil millones de “cash Flow” operaciones hasta 2023, que se elevarán hasta los seis mil en el horizonte de 2025, reducir las inversiones en I+D, que pasarían de un 10% a un 8% de la facturación y aumentar un 15% el beneficio operativo por automóvil.

Ahorro de costes

El plan presentado por Luca de Meo tiene un importante apartado de reducción de costes y racionalización de la producción para alcanzar los objetivos de resultados previstos. Dentro de esta política, a nivel industrial, se propone una racionalización de las plataformas de construcción, que pasarán de las seis actuales a sólo 3 y de las familias de motores, que se reducirán de las ocho actuales a la mitad, cuatro. Además de plantear una reducción de la producción, que pasará de los 4 millones actuales a sólo 3,1, se busca conseguir una mayor eficiencia con los proveedores de la industria auxiliar. Esta nueva organización permitirá crear una cartera de productos reequilibrada y más rentable con 24 lanzamientos en el horizonte 2025, de los cuales la mitad de los cuales serán en los segmentos C / D y al menos 10 vehículos serán eléctricos.

En el capítulo de la reducción de los costes fijos, se plantea una disminución de 2.500 millones hasta el año 2023, ampliables a 3.000 millones en 2025, además de una mejora de los variables de hasta 600 euros por vehículo. En el plano comercial, las acciones se orientarán a trabajar en mercados con mejor margen, como los sudamericanos, India y Corea y aprovechando la competitividad de la marca en países como España, marruecos, Turquía o Rumanía. Hay que destacar que el grupo Renault está presente en 130 países y cuenta con 180.000 trabajadores en todo el mundo.

En palabras de Luca de Meo, este plan, bautizado como Renaulution, , “consiste en orientar a toda la empresa del volumen al valor” Explica el director general de Renault que se trata de una profunda transformación del modelo de negocio. “Hemos simplificado nuestras operaciones, comenzando con la ingeniería, ajustando nuestro tamaño cuando era necesario, reasignando nuestros recursos a productos y tecnologías de alto potencial”. El futuro del grupo parece claro para De Meo, que afirmó que “pasaremos de ser una empresa automovilística que utiliza tecnología a ser una empresa de tecnología que utiliza automóviles, donde al menos el 20% de los ingresos provendrán de servicios de datos y comercio de energía para 2030.”

Para ejecutar este último proyecto de energías de futuro habrá un centro en el norte de Francia, con la capacidad de fabricación de vehículos eléctricos más grande del Grupo en el mundo, se establecerá una “joint-venture” sobre el hidrógeno para los vehículos de pila de combustible y además la mitad de los lanzamientos de nuevos modelos en Europa serán vehículos eléctricos, cuya aportación al margen será más fuerte que la de los vehículos térmicos.

Finalmente, el plan marca el futuro asimismo para las marcas Dacia, Lada, Alpine y una nueva división denominada Mobilize. En el caso de las dos primeras, continuarán dirigiéndose a un mercado de productos robustos y asequibles y, en la línea de reducción de costes, se pasará de 4 plataformas a 1 y de 18 tipos de carrocería a sólo 11, con el lanzamiento de 7 nuevos modelos hasta 2025, de los cuales dos de ellos estarán orientados al segmento C y con utilización de combustibles alternativos como el GLP o la electricidad.

Respecto a Alpine, se plantea una marca 100% eléctrica que construirá vehículos deportivos exclusivos y, en su faceta de competición, además de la Fórmula 1, pone en marcha un proyecto de construcción de un coche de competición eléctrico de nueva generación en colaboración con Lotus. Por último, Mobilize es una nueva apuesta de movilidad que deberá generar el 20% de los ingresos del grupo en el año 2030 y que, dentro de sus objetivos, construirá cuatro vehículos de cero emisiones, dos para compartir, otro para servicio con conductor y otro para la movilidad de último kilómetro.