¿Cuál es el elemento del coche que más sufre en verano?

Las altas temperaturas que vive España en las últimas semanas están provocando un aumento significativo en la sustitución de esta pieza clave para el funcionamiento del vehículo

FOTO: IREKIA IREKIA

Estamos sufriendo varias semanas de olas de calor intenso que pueden afectar a diversos sistemas del automóvil, pero, sobre todo, al funcionamiento de la batería. El órgano indispensable para la puesta en marcha del motor y, en consecuencia, para el funcionamiento de todos los sistemas. A veces se nota que en el verano a los coches les cuesta más arrancar porque las baterías son muy sensibles a los cambios bruscos de temperatura y, sobre todo, al calor.

El incremento de la temperatura exterior puede provocar que el ácido del interior de la batería se seque con más facilidad y, si, además, la batería está cerca del final de su vida útil, tiene muchas más posibilidades de estropearse. Una avería que es especialmente molesta en estos días, ya que suele fallar en el caso de viaje o cuando nos encontramos lejos de casa y de nuestro taller de confianza. Es cierto que su sustitución no es complicada y se puede llevar a cabo en los talleres de servicios rápidos, que están muy preparados para ello ya que se trata de una avería muy habitual. Por ejemplo, en la cadena Norauto, realizan más de 5.000 servicios de cambio e instalación de baterías a domicilio durante los meses de julio y agosto.

FOTO: Lidl

Para evitar esta avería inoportuna durante el verano es aconsejable revisar la batería y comprobar que está en buen estado, que los bornes no estén sulfatados. Una revisión visual para comprobar que no hay desgaste. Muchas baterías cuentan con un testigo que muestra su estado. Y si ya se perciben problemas al arrancar o si tiene 4 años o más, lo mejor es cambiarla. De hecho, si se superan los 20º se puede producir un envejecimiento más rápido. Si se ha optado por esta opción, hay que recordar que en algunos casos es necesario realizar una reprogramación del sistema de gestión de la energía.

Otra prevención necesaria es no dejar el coche estacionado todo el verano. Hay que moverlo. Cada pocos días debemos tratar de arrancar y circular con el coche o, en su defecto, usar un mantenedor de baterías. De esta forma, se evita su descarga. Y para evitar las temperaturas extremas, lo ideal es tratar de dejar el vehículo estacionado en zonas cerradas como puede ser un garaje donde las temperaturas no son tan altas.

Nos puede sacar de más de un apuro el hecho de llevar en el maletero un arrancador o pinzas por si tiene poca carga, y así poder hacer un puente con otro coche con batería en buen estado. Recuerde que se deben conectar los bornes positivo con positivo y negativo con negativo. Además, la batería que intenta arrancar la de otro coche debe ser igual o superior que la que debe arrancar. Es recomendable revisar la batería en un centro especializado posteriormente. El arrancador realiza la misma función que las pinzas, pero cuenta con un sistema de protección para evitar posibles daños.

Un detalle que no debemos olvidar es que la batería de un coche normal no es la misma que la de un automóvil con sistema Start-Stop. Son baterías especiales, con más capacidad y más potentes. Si se descarga la batería de este tipo de coches, no se pueden conectar las pinzas a otro vehículo que no tenga el sistema Start-Stop. El propio sistema para conectar las pinzas es diferente. Para la sustitución de baterías en vehículos con sistema Start- Stop, es necesario conectar un equipo de diagnosis electrónica para configurar las centralitas. Si se realiza el cambio sin el equipo, el circuito de carga no funcionará correctamente. Por ello, en este caso lo mejor es acudir a un taller especializado.