Fuentes de energía renovables y autoconsumo: la receta de los hosteleros murcianos frente a la crisis energética

Se aboga en la crisis por la eliminación de peajes y búsqueda de fórmulas de contratación así como rebajar los impuestos eléctricos y los costes regulatorios

Un camarero atiende a unos clientes en la terraza de un bar de la calle Santa Teresa de Murcia
Un camarero atiende a unos clientes en la terraza de un bar de la calle Santa Teresa de Murcia FOTO: Marcial Guillén EFE

La patronal de hostelería y turismo de la Región de Murcia, HoyTú, se ha sumado al manifiesto propuesto por Hostelería España para hacer frente a la situación de “extrema gravedad” que atraviesan los establecimientos. “Ante la subida de precios de la energía y la situación de extrema gravedad que atraviesan la mayoría de establecimientos hosteleros, creemos necesario que desde Presidencia del Gobierno y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico se pongan en marcha una serie de medidas consensuadas con el sector”.

Por ello, el sector hostelero asegura que se han puesto en marcha acciones de mejora y eficiencia en el consumo, pero instan a mejorar y creen que es “necesario contar con más ayudas y apoyos para la reconversión de instalaciones y equipos, así como ayudas para la implantación de fuentes de energía renovables y sistemas de autoconsumo”.

Así lo ha puesto de manifiesto el presidente de HoyTú, Jesús Jiménez, quien ha asegurado que el coste medio de un local de restauración “puede situarse actualmente en una media de entre 3.000 y 6.000 euros”, dependiendo del tamaño, la localización y los servicios que se realicen. Así, el porcentaje de subida del recibo de la electricidad dependerá del tamaño y tipo de negocio hostelero, “que podría situarse entre un 20 y un 40 por ciento”, afirma el presidente de la patronal.

En este sentido, la patronal se adhiere así al manifiesto de Hostelería de España, donde vienen recogidas una batería de medidas ante la gravedad de la situación, que reclama una reclasificación por los cambios en su estructura de costes y disponer de un estatuto similar al de consumidor electro intensivo.

También reclama la aprobación y puesta en marcha de bonos eléctricos: aplicando los remanentes de las ayudas COVID-19 al sector, no aplicadas, y valoradas en estos momentos en 3.000 millones de euros. “Es necesario que desde las diferentes administraciones; nacional, autonómica y local en Diputaciones y Ayuntamientos, diseñen medidas de apoyo al consumo, reducción de costes y transición hacia fuentes de energía renovables”.

Se aboga en la crisis por la eliminación de peajes y búsqueda de fórmulas de contratación adaptadas a la realidad de sector. Se deben revisar los sistemas de contratación en términos de potencia, discontinuidad a lo largo de diferentes periodos en el año y eliminación de penalizaciones.

Se reclama rebajar los impuestos eléctricos y los costes regulatorios, estableciendo suspensiones temporales, moratorias y aplazamientos, así como otorgar avales públicos para poder acceder a compras de suministros renovables a largo plazo por parte de grupos de usuarios.

Finalmente, se ha propuesto la promoción de los sistemas de compra agrupada y subastas de contratación en el sector.