El Chiringuito de Pedrerol: El Madrid post-Cristiano, contra Messi
foto-autor

El Madrid debe ser más que nunca un equipo, con todas las letras. Debe tener paciencia. Es el Real Madrid post-Cristiano. Ha perdido a su líder en el campo. Al que levantaba al equipo cuando las cosas iban mal. Al que aparecía con un golazo cuando sus compañeros no encontraban el camino. El que hacía 50 goles por temporada. El que atraía a una legión de defensas tras su marca. El que lanzaba las faltas y tiraba los penaltis. El que asumía todo el protagonismo. Tengámoslo claro: se ha ido. Se acabó. No vale lamentarse por su ausencia y por todo lo que le ha dado al Madrid las últimas nueve temporadas. Cristiano ya es pasado.

Paso adelante

Decía que el Madrid debe ser sobre todo un equipo. Más solidario, más sacrificado, más humilde, más coral. Los jóvenes deben dar la talla y los veteranos otro paso adelante. No valen destellos esporádicos de Asensio. Ni la magia intermitente de Isco. Se tienen que acabar la fragilidad de Bale y la sequía de Benzema. Sin Cristiano, todos deben dar la cara más que nunca. Asensio decidir más partidos. Isco jugar a su mejor nivel todo el año. Ceballos demostrar que su fichaje no fue un error. Bale mostrar galones y asumir más responsabilidad en ataque. O Sergio Ramos, en su rol de capitán y líder indiscutible del Madrid, empujar y echarse el equipo a la espalda. El central sevillano desempeñará un papel importantísimo.

La mochila de Vinicius Con el mejor jugador del Mundial, Luka Modric, siendo la gran noticia del verano al quedarse en el club, la ilusión se llama Vinicius. Es un Madrid de futuro, con muchos jóvenes, y el brasileño es el más claro ejemplo. Lopetegui sabe que el chaval ilusiona. Que se han generado grandes expectativas en torno a él, un chico de sólo 18 años. Quizá por eso le dejó fuera de la Supercopa de Europa, evitándole ser el centro de todas las miradas y llevar esa responsabilidad tan grande en la mochila. Lo mismo que decía Sergio Ramos cuando explotó Asensio.

La cartera del Barça

Y mientras el Madrid se ajusta a lo que tiene, el Barça cambia cantera por cartera y ficha. Es el gran contraste. Ha hecho una plantilla de nombres, con Vidal, Arthur, Lenglet o Malcom mientras espera a Pogba, pero ante el Alavés volvió a agarrarse al de siempre. Volvió a ganar gracias a Messi. Su gran objetivo es la Champions, como reconoció el propio Leo. Territorio exclusivo del Madrid en cuatro de los últimos cinco años. ¿Se habrá recuperado de su fracaso con Argentina en el Mundial? ¿Aprovechará haberse quedado solo en la Liga sin Cristiano, su directo rival?

El gran reto

Messi sabe que sin Cristiano delante tiene una gran oportunidad. Y el Madrid se ha quedado sin el escudo de los goles del portugués. Ya no sirve. Hay que sacar los partidos de otra forma.Como un auténtico equipo. Necesita jugadores más unidos e implicados que nunca para derrotar al Barça de Messi. Aunque su gen ganador en la Champions no se ha marchado con Cristiano.